Tendencias21
Determinan cómo el cerebro pierde y recupera la conciencia

Determinan cómo el cerebro pierde y recupera la conciencia

Una investigación sobre la actividad cerebral de sujetos anestesiados ha revelado los patrones cerebrales asociados con las diferentes etapas de la anestesia general. Según los autores del estudio, los resultados obtenidos ayudarán a los anestesistas a evitar la posibilidad de que los pacientes despierten en medio de una operación. Anne Trafton/MIT/T21.

Determinan cómo el cerebro pierde y recupera la conciencia

Desde mediados de la década de 1800, los médicos han usado medicamentos de anestesia general en pacientes sometidos a cirugía. Pero, a pesar de su uso generalizado, poco se sabe acerca de cómo estos medicamentos provocan una profunda pérdida de la conciencia.

En un nuevo estudio de seguimiento de la actividad cerebral de participantes anestesiados durante dos horas, tiempo en que los voluntarios perdieron y recuperaron su conciencia, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y del General de Massachusetts Hospital (MGH) han identificado patrones cerebrales distintivos, asociados con las diferentes etapas de la anestesia general.

Los hallazgos arrojan luz sobre cómo un fármaco comúnmente utilizado como la anestesia ejerce sus efectos, y podrían ayudar a los médicos a realizar un mejor seguimiento de los pacientes durante la cirugía, así como evitar los casos excepcionales de pacientes que se despiertan durante las operaciones.

En la actualidad, los médicos anestesistas basan su trabajo en un sistema de monitoreo basado en la información que produce la electroencefalografía (EEG). Esta técnica genera patrones inconfundibles, siendo el más frecuente el aumento progresivo en la actividad de baja frecuencia y alta amplitud, a medida que el nivel de la anestesia aumenta.

Sin embargo, la información del EEG en realidad oculta otra información que podría ser más útil, según los autores del nuevo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

«Cuando los anestesiólogos están cuidando a una persona durante una operación, pueden utilizar la información presentada en nuestro artículo para asegurarse de que el paciente está inconsciente, y para tener una idea concreta de cuando la persona podría recobrar el conocimiento», afirma Emery Brown, autor principal de la investigación, profesor de ciencias cognitivas y del cerebro del MIT y anestesista en el MGH, en un comunicado del MIT.

El autor principal del artículo ha sido Patrick Purdon, un instructor de anestesistas del MGH y de la Escuela Médica de Harvard.

Patrones cerebrales distintivos

El otoño pasado, Purdon, Brown y sus colaboradores publicaron un estudio sobre la actividad cerebral de pacientes epilépticos sometidos a anestesia.

Gracias a electrodos implantados en el cerebro de los pacientes -como parte de su tratamiento para la epilepsia- los investigadores pudieron identificar un patrón de EEG surgido durante la anestesia.

En la nueva investigación, los científicos analizaron a voluntarios sanos, midiendo su actividad cerebral con un conjunto de 64 electrodos colocados en su cuero cabelludo.

Así, no sólo hallaron patrones que parecían corresponder a los detectados en el estudio anterior, sino que además lograron discernir muchos más detalles porque suministraron a los participantes una dosis de un agente anestésico intravenoso llamado propofol durante un período más largo de tiempo, e hicieron un seguimiento de los sujetos hasta que estos salieron de la anestesia. Los investigadores monitorearon la capacidad de respuesta a los sonidos de los pacientes que recibieron este medicamento. Cada cuatro segundos, los voluntarios escucharon un tono mecánico o una palabra, por ejemplo, su nombre.

Los investigadores midieron la actividad EEG durante todo este proceso, durante el cual los sujetos apretaron un botón para indicar que habían escuchado el sonido. Cuando se fueron volviendo menos sensibles, en sus cerebros emergieron distintos patrones de actividad.

Al principio, cuando los voluntarios estaban empezando a perder el conocimiento, los investigadores detectaron una oscilación de la actividad cerebral de baja frecuencia (0,1 a 1 Hz) y de frecuencia alfa (8 a 12 Hz), en la corteza frontal.

También hallaron una relación específica entre las oscilaciones en ambas frecuencias: las oscilaciones alfa alcanzaron su punto máximo, mientras que las ondas de baja frecuencia alcanzaron su punto más bajo.

Cuando los cerebros llegaron a un nivel un poco más profundo de anestesia, se produjo una transición notable: las cotas más altas de oscilaciones alfa se dieron cuando las ondas de baja frecuencia también alcanzaban su máximo.

Los investigadores creen que estas oscilaciones alfa y de baja frecuencia, también detectadas en el estudio del año pasado, propician la pérdida de conocimiento mediante la interrupción de la comunicación normal entre las diferentes regiones del cerebro.

Dichas oscilaciones parecen limitar la cantidad de información que pasa entre la corteza frontal y el tálamo, dos áreas del cerebro que normalmente se comunican entre sí a través de una banda muy amplia de frecuencias, para transmitir información sensorial y garantizar el control de la atención. Las oscilaciones también evitarían que las diferentes partes de la corteza cerebral se coordinen entre sí.

En el estudio anterior, los investigadores constataron que, durante la anestesia, las neuronas en regiones cerebrales pequeñas y localizadas están activas durante unos pocos cientos de milisegundos, y luego se apagan de nuevo durante unos pocos cientos de milisegundos.

Este parpadeo de la actividad neuronal, que crea el patrón de oscilación lenta, evita que las regiones del cerebro se comuniquen de forma corriente.

Un cambio que anuncia el despertar

Cuando los investigadores comenzaron a disminuir gradualmente la dosis de propofol, para sacar a los sujetos de la anestesia, observaron una inversión de los patrones de actividad cerebral surgidos al perder el conocimiento.

Unos minutos antes de recobrar este, las oscilaciones alfa cambiaron hasta alcanzar su punto más alto, al tiempo que las ondas de baja frecuencia se encontraban en su punto más bajo.

«Esa es la señal que podría indicar a los anestesistas si un paciente está saliendo de la anestesia demasiado pronto, con este medicamento «, afirma Purdon.

Los casos en los que los pacientes recuperan la conciencia durante la cirugía son alarmantes pero muy raros, se dan una o dos veces cada 10.000 operaciones. Por tanto, según Brown, «no es algo a lo que nos enfrentemos todos los días, pero cuando ocurre se genera un miedo visceral y comprensible entre la gente”.

Sin embargo, los anestesiólogos no tienen manera de responder a estas situaciones, porque realmente no saben cuando los pacientes están inconscientes. Gracias a este nuevo sistema, este problema “quedaría ahora resuelto”, afirma el investigador.

Referencia bibliográfica:

Patrick L. Purdon, Eric T. Pierce, Eran A. Mukamel, Michael J. Prerau, John L. Walsh, Kin Foon K. Wong, Andres F. Salazar-Gomez, Priscilla G. Harrell, Aaron L. Sampson, Aylin Cimenser, ShiNung Ching, Nancy J. Kopell, Casie Tavares-Stoeckel, Kathleen Habeeb, Rebecca Merhar, y Emery N. Brown. Electroencephalogram signatures of loss and recovery of consciousness from propofol. PNAS (2013). DOI:10.1073/pnas.1221180110.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente