Tendencias21
Dos experimentos realizados con bacterias refuerzan la teoría de la evolución

Dos experimentos realizados con bacterias refuerzan la teoría de la evolución

Dos nuevos descubrimientos científicos, realizados en torno a bacterias, refuerzan la teoría de la evolución porque han permitido reconstruir el árbol genético humano y confirmado que las especies evolucionan a partir de sus cromosomas. Aunque los descubrimientos han suscitado debates sobre la autonomía de la naturaleza para generar toda forma de vida, la ciencia todavía no es concluyente sobre la validez del evolucionismo o del creacionismo. Por Eduardo Martínez.

Dos experimentos realizados con bacterias refuerzan la teoría de la evolución

Dos nuevos descubrimientos científicos refuerzan la teoría de la evolución y minan la teoría de la creación, ambas recurrentes del pensamiento científico.

Según explica en la revista Science un equipo dirigido por Daniel Falush, del Instituto Max-Planck de Biología de Berlín, ha podido establecerse un nuevo escenario de la evolución humana a partir de la genética.

Siguiendo la trayectoria de la bacteria Helicobacter pylori, que coloniza el estómago y que aparentemente se transmite a través de la madre durante la gestación, han descubierto que la evolución de esta bacteria ha sido paralela a la de la especie humana, al menos durante los últimos 100.000 años.

Dado que esta bacteria apenas varía de una generación a otra, los investigadores han seguido la pista de la H. Pylori a través de 27 etnias repartidas por todo el mundo.

Han descubierto que las diferencias genéticas de esta bacteria se corresponden con las diferencias genéticas de los siete grupos humanos básicos.

Eso significa que el árbol genético de la bacteria se corresponde con el de la especie humana, lo que ha permitido a estos científicos establecer el parentesco entre grupos humanos remotos entre sí, como entre los Inuits, habitantes del Polo Norte, y algunas poblaciones asiáticas.

Levadura reversible

La otra investigación que refuerza la teoría de la evolución es relatada por un equipo británico en la revista Nature.

Ellos han trabajado con la levadura, un hongo que permite elaborar la cerveza. Han conseguido invertir su evolución reduciendo a una sola dos variedades diferentes de levadura. La variedad resultante no es otra que la que tuvo antes de diversificarse en su proceso evolutivo.

Lo han conseguido mezclando cromosomas de las dos especies de levadura, lo que ha venido a confirmar que las especies evolucionan a partir de modificaciones en sus respectivos cromosomas.

Entusiasmo evolucionista

Ambas investigaciones han provocado un entusiasmo renovado entre los científicos que pretenden explicar la naturaleza únicamente mediante los procesos evolutivos.

La realidad es que la evolución biológica de las especies sigue siendo una teoría científica que, como tal, tiene todavía zonas oscuras, a pesar de lo cual se esgrime como argumento frente a la teoría creacionista, cada vez más debilitada por los nuevos descubrimientos científicos.

La reciente identificación de una zona del cerebro como la que genera conciencia, realizada por el Premio Nobel [Francis Crick]article:, ha venido también a reforzar la creencia de que los procesos superiores de la naturaleza son producto de la evolución y que no necesitan por tanto ninguna explicación externa al ámbito científico.

Ciencia y doctrina

Sin embargo, tal como explica el filósofo de la Universidad de Florida, Michael Ruse, en la revista Science, donde hace una síntesis de este debate, las doctrinas deben mantenerse alejadas del conocimiento científico y no intoxicarlo con interpretaciones y debates que enturbian la difusión del conocimiento.

Ruse señala que es falso por ejemplo que el evolucionismo justifique normas morales y sociales, como pretenden algunas corrientes de pensamiento, y destaca que en cierta forma el evolucionismo se ha convertido en una alternativa a la religión.

Sin embargo, añade que desde el punto de vista científico estas lecturas no dejan de ser extrapolaciones de un conocimiento sobre la naturaleza que todavía es limitado y en absoluto concluyente respecto a cuestiones, como las doctrinas, que escapan al ámbito científico.

Tema relacionado:

[La genética permite reconstruir la historia de las migraciones humanas]article:

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente