Tendencias21
El cambio climático puede impedir la próxima glaciación

El cambio climático puede impedir la próxima glaciación

Las glaciaciones pueden no volver a la Tierra porque las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera prolongarán por lo menos en 70.000 años más el actual momento interglaciar y pueden incluso derretir los polos, evitando así un nuevo enfriamiento del planeta. Por Eduardo Martínez.

El cambio climático puede impedir la próxima glaciación

El calentamiento global causado por las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero podría provocar un clima completamente nuevo en la Tierra en el que no volverán a repetirse los ciclos de glaciación y deshielo, lo que de ser cierto supondría que no volvería a haber una nueva era glaciar en el planeta.

La hipótesis es planteada por dos científicos belgas en la revista Science y se basa en el hecho comprobado de que un período interglaciar dura alrededor de 10.000 años, tiempo que nuestra época ya ha superado, sorprendentemente, sin mayores sorpresas.

La explicación podría estar en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, que en la actualidad es un tercio más alta que en cualquier otra era interglaciar. En dos siglos incluso este nivel de concentración podría duplicarse, lo que supondría que la actual era interglaciar duraría al menos 70.000 años.

Para los científicos belgas la consecuencia de estos cambios climáticos puede incluso ser más dramática, ya que si los glaciares de Groenlandia y la Antártida se derritieran completamente, no habría una nueva era glaciar.

Las eras glaciares dependen no sólo de los cambios orbitales de la Tierra, sino también de los sistemas climáticos. Las capas de hielo son esenciales al proceso de enfriamiento del planeta.

Otro científico, interrogado por la revista Nature, duda de que la masa de hielo de la Antártida llegue a fundirse totalmente algún día, incluso mucho tiempo después de que la especie humana haya quemado todas las energías combustibles del planeta. La misma situación podría no darse, sin embargo, en Groenlandia, y de esta forma limitar el enfriamiento de la Tierra.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente