Tendencias21
El cerebro nunca duerme

El cerebro nunca duerme

Aunque todavía no sabemos a dónde va la mente mientras dormimos, lo que hemos descubierto es que soñar tiene un cometido específico para la evolución de la especie: procesar el aprendizaje del día y aplicarlo a la solución de los problemas cotidianos, según se desprende de dos investigaciones diferentes realizadas en las universidades de Lübcek y Durham que reivindican un valor en decadencia en nuestra sociedad global y productiva: dormir lo necesario porque es fuente de salud y de creatividad. Por Eduardo Martínez.

El cerebro nunca duerme

La creatividad tiene una relación directa con la calidad del sueño, ya que el cerebro permanece activo mientras dormimos ayudándonos a resolver los problemas cotidianos a través de un proceso de reestructuración de los recuerdos de las experiencias vividas.

Según la revista Nature, investigadores de la Universidad de Lübeck han comprobado por primera vez que el cerebro continúa pensando en los problemas cotidianos cuando alcanzamos el estado de sueño, propiciando el alumbramiento de las soluciones que en ocasiones percibimos al despertar.

A través de pruebas realizadas con 106 voluntarios, hombres y mujeres de entre 18 y 32 años de edad, los investigadores descubrieron que los que dormían ocho horas triplicaban las posibilidades de resolver problemas matemáticos, frente a los otros estudiantes que habían pasado la noche en vela.

La investigación pudo determinar que los cambios cerebrales que mejoran la creatividad y la capacidad de resolver problemas ocurren durante las cuatro primeras horas del ciclo del sueño, si bien este fenómeno no tiene todavía una explicación clara.

Recuerdos reestructurados

Para los investigadores de la Universidad de Lübcek, dirigidos por Jan Born, la experiencia confirma que los recuerdos son reestructurados antes de ser almacenados en la memoria, tal como han establecido los estudios bioquímicos del cerebro.

Se cree que esta reestructuración de los recuerdos es la que contribuye también a encontrar las soluciones en las que el cerebro trabaja durante el sueño, así como a desarrollar la creatividad de las personas.

De esta forma podemos decir que durante el día efectuamos las acciones cotidianas como el comer o respirar y que, cuando aprendemos algo nuevo, la memoria de estas cosas nuevas las archivamos y procesamos durante el sueño, aplicándolas cuando procede a la solución de problemas.

Esto es lo que ha comprobado una segunda investigación realizada en la Universidad de Duke en Durham (Carolina del Norte), y publicada en la Public Library of Sciences, según la cual amplias regiones del cerebro están implicadas en el procesamiento de la memoria durante una determinada fase del sueño, la de onda lenta.

El cerebro nunca duerme

Nuevo patrón de actividad cerebral

El equipo de Miguel Nicolelis, profesor de Neurobiología e Ingeniería Biomédica de la citada universidad, ha explicado cómo para el estudio se situaron cerca de 100 electrodos de grabación infinitesimal en el cerebro de las ratas, concretamente en cuatro regiones implicadas en la formación de memoria y el procesamiento sensorial.

Tal como explica al respecto Diario Médico, los objetos eran una pelota de golf, una lima de uñas, un palo de madera con agujas y una bolsa de cereales. Los científicos grabaron y analizaron las señales cerebrales de las ratas antes, durante y después de la exploración de estos objetos, en distintos momentos del ciclo circadiano.

El análisis de estas señales reveló reverberaciones de patrones de onda específicos por todas las áreas cerebrales que habían sido monitorizadas hasta 48 horas después de la experiencia.

Según uno de los autores, Sidarta Ribeiro, del laboratorio de Nicolelis, «encontramos que cuando el animal se encuentra en un ambiente familiar la actividad cerebral no es estática. Sin embargo, cuando el animal explora un nuevo ambiente, la novedad impone un determinado patrón de actividad, que se extiende a todas las áreas estudiadas. Asimismo, observamos que este patrón era mucho más prevalente durante la fase del sueño de onda lenta que durante la REM (rapid eye movement)”.

Antecedente

En 1999, una investigación de la Universidad Rockefeller había demostrado ya que mientras dormimos el cerebro se dedica a cimentar los recuerdos de nuestras experiencias.

Según describían en la revista Learning & Memory Sidarta Ribeiro y Constantin Pavlides, de la universidad neoyorquina, la exposición a los recuerdos del entorno obliga al cerebro a activar un gen llamado Zif-268.

Este gen está considerado como el responsable de fortalecer la comunicación entre las células nerviosas del cerebro y ahora se sabe que también pone en marcha el archivo en la memoria de las nuevas experiencias.

Ribeiro y Pavlides, junto con otros colegas de la Universidad Rockefeller, indicaban que la activación del gen Zif-268 es capaz de alterar el comportamiento de las células y ofrece por tanto una aproximación al modo en que el «cerebro durmiente» forma la memoria.

Recuperar el sueño

De todo ello se desprende que, aunque todavía no sabemos a dónde va la mente mientras dormimos, lo que hemos descubierto es que soñar tiene un cometido específico para la evolución de la especie: procesar el aprendizaje del día y aplicarlo a la solución de los problemas cotidianos.

Un descubrimiento que recupera un valor en decadencia en nuestra sociedad global y productiva: dormir lo necesario porque es fuente de salud y de creatividad, frente a la tendencia a reducir las horas de sueño para intensificar las experiencias y aprovechar mejor el tiempo. Algo que la ciencia desaconseja.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente