Tendencias21

El cerebro toma el ritmo de la música automáticamente

El sentido del ritmo sólo está en nuestro cerebro, el de los humanos, y además es inconsciente. Una investigadora de Países Bajos ha demostrado que para coger el ritmo de una canción no hace falta escuchar con atención ni tener formación musical, aunque ambas cosas ayudan. Además, coger el ritmo no significa que se pueda bailar a su son.

El cerebro toma el ritmo de la música automáticamente

El sentido del ritmo es una característica exclusivamente humana. La científica en Cognición Musical Fleur Bouwer ha descubierto con escáneres cerebrales que el sentido del ritmo -también conocido como el compás- es tan fundamental para los seres humanos que reconocemos patrones en la música incluso sin prestar ninguna atención o recibir ningún tipo de formación.

Sobre la base de estos hallazgos, Bouwer obtendrá su doctorado en la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos) el miércoles 8 de junio, informa la institución en una nota.

Lo que la mayoría de la gente llama el sentido del ritmo -el mecanismo que nos permite dar palmas o bailar al son de la música- es una habilidad intangible exclusiva de los seres humanos. Por ejemplo, imagine el cilindro de un organillo antes de colocarlo. En él se puede ver exactamente qué tonos se reproducirán y por cuánto tiempo serán audibles.

Sin embargo, la regularidad del ritmo no se puede leer en el cilindro. Este ritmo existe sólo en nuestras cabezas, donde nuestro cerebro reconoce patrones en los sonidos. Esto nos ayuda a predecir la música, lo que nos permite sincronizar nuestras acciones con ella, es decir, bailar, aplaudir, cantar o tocar el violín.

Los seres humanos son la única especie que reconoce estos patrones y los científicos sospechan que un desarrollo evolutivo está en la raíz. La música puede funcionar como lubricante social dentro de una comunidad y el sentido del ritmo nos permite hacer música con otros, o balancearnos de un lado a otro en las gradas de un estadio de fútbol.

Durante cinco años, Fleur Bouwer sondeó las profundidades del sentido humano del ritmo con el fin de trazar los procesos cerebrales fundamentales que se encuentran en sus raíces. Descubrió que tanto el entrenamiento -es decir, las clases de música- como la concentración -es decir, prestar atención a la música- no es necesarios para reconocer el ritmo.

Incluso los cerebros de los oyentes no entrenados pueden reconocer el ritmo de una pieza de música, aunque se esté realizando una tarea completamente diferente.

Parkinson

Sin embargo, la estudiante de doctorado querría evitar un malentendido: el hecho de que casi todo el mundo sea capaz de reconocer el ritmo musical no significa que todo el mundo puede bailar a ese ritmo. «Esto requiere habilidades motoras más complejas que la capacidad de reconocer el ritmo, y, lamentablemente, estas habilidades no son tan universales a los seres humanos como el sentido del ritmo.»

A pesar de que la formación y la atención no son necesarios para coger el ritmo, sí ayudan. Los músicos profesionales han demostrado ser mejores que la gente normal prediciendo notas de un ritmo basándose en el ritmo que reconocen en un extracto de música. Esta capacidad era más fuerte cuando los músicos se concentraban duramente.

Bouwer explica: «Mis resultados muestran que, en cierta medida, el sentido del ritmo es un proceso cerebral fundamental que se desarrolla de manera inconsciente. Sin embargo, el entrenamiento puede también ayudar a hacer predicciones basadas en el ritmo. Esto es útil cuando se reproduce música o se baila».

Bouwer espera que el conocimiento de la percepción musical en última instancia pueda ser utilizado para ayudar a la gente. «Los escáneres cerebrales muestran actividad en las redes motoras cuando la gente escucha música con un ritmo claramente discernible. Me parece particularmente interesante. Tal vez con el tiempo podamos utilizar esta relación entre la experiencia musical y el sistema motor para ayudar a las personas con trastornos del sistema motor, como la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, antes de explorar esta posibilidad, debemos tener una mejor comprensión de los procesos fundamentales. Mi investigación contribuye a ello».

El 7 de junio se llevará a cabo un simposio con motivo de la concesión del doctorado de Bouwer, en el que científicos internacionales compartirán nuevos conocimientos sobre el sentido del ritmo y el cerebro.

Referencia bibliográfica:

Ms F.L. Bouwer: What Do We Need to Hear a Beat? The Influence of Attention, Musical Abilities, and Accents on the Perception of Metrical Rhythm. Supervisor: H.J. Honing. Co-supervisor: J.A. Grahn (University of Western Ontario).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sensor cuántico revoluciona la arqueología, la geología y la seguridad 1 marzo, 2022
    Un sensor cuántico puede dibujar con una precisión inédita el subsuelo terrestre: no solo localiza objetos y estructuras, sino que también predice terremotos y erupciones volcánicas en la décima parte del tiempo requerido por otras tecnologías.
    Redacción T21
  • Descubren los secretos de la muerte cerebral 1 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha podido observar en directo por primera vez lo que pasa en el cerebro humano en el momento de la muerte: unas ondas cerebrales especializadas nos preparan en segundos la película de la vida que se ha relatado en las experiencias cercanas a la muerte.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El canto tiene su propia firma neuronal en el cerebro 28 febrero, 2022
    Un nuevo estudio ha profundizado sobre la relación del cerebro con la música, al descubrir que el canto tiene una firma neuronal distinta en comparación con el habla o la música instrumental. De esta forma, se avanza en una mayor comprensión en torno a la cognición musical humana, que nos diferencia claramente de otras especies.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un mineral con forma de flor en la superficie de Marte 28 febrero, 2022
    Una extraña estructura en forma de flor fue detectada por el rover Curiosity en Marte. Aunque su forma puede engañar al observador, este objeto es en realidad una formación mineral, con estructuras delicadas formadas por la precipitación mineral del agua. 
    Pablo Javier Piacente