Tendencias21
El código del ADN da forma a nanopartículas de oro

El código del ADN da forma a nanopartículas de oro

Un sorprendente estudio en el que han convergido metales y biología ha revelado que el código del ADN no solo da forma a los organismos, sino que también puede dárselo a las nanopartículas de oro (critales finísimos de este metal con aplicaciones en diversas disciplinas). El hallazgo abre la posibilidad a la producción de nanopartículas con formas y propiedades específicas, destinadas a múltiples aplicaciones. Otro reciente estudio ha aportado también nuevas claves sobre la relación entre las nanopartículas de oro y el material genético, aunque en la dirección contraria. Por Yaiza Martínez.

El código del ADN da forma a nanopartículas de oro

El Ácido desoxirribunocleico o ADN contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria. Ahora, en una investigación sorprendente, se ha descubierto que, además, el ADN puede dar forma a estructuras metálicas del mismo modo que conforma la síntesis de proteínas.

Un equipo de científicos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, constató en diversos experimentos realizados que segmentos de ADN dirigen la conformación de, concretamente, nanopartículas de oro, que son cristales finos de este metal cuyas aplicaciones se extienden ya a la medicina, la electrónica o la catálisis.

Dirigidos por Yi Lu, profesor de química de dicha Universidad, el equipo ha publicado sus descubrimientos en la revista Angewandte Chemie.

Controlar la producción de nanopartículas

“La síntesis de nanopartículas codificadas por ADN nos puede proporcionar una fórmula sencilla aunque novedosa de producción de nanopartículas con formas y propiedades predecibles”, explica Lu en un comunicado de la Universidad de Illinois.

“Un descubrimiento de estas características tiene un impacto potencial en bio-nanotecnología, así como aplicaciones en nuestra vida cotidiana, en terrenos como la catálisis o la medicina”, añade el investigador.

Actualmente, las nanopartículas de oro tienen amplias aplicaciones tanto en biología como en ciencias de los materiales gracias a sus propiedades fisicoquímicas únicas.

Dado que estas propiedades vienen determinadas principalmente por la forma y el tamaño de las nanopartículas, resulta clave poder controlar sus características para adecuarlas a aplicaciones específicas.

“Nos preguntamos si diferentes combinaciones de secuencias de ADN podrían constituir ‘códigos genéticos’ que dirigieran la síntesis de los nanomateriales de manera similar a como dirigen la síntesis de proteínas”, explica Zidong Wang, uno de los investigadores del equipo de Lu y autor principal del artículo de Angewandte Chemie.

El efecto del ADN en las nanopartículas

En general, las nanopartículas de oro se producen introduciendo diminutas pepitas de oro en una solución de sal de oro. Las partículas crecen a medida que el oro de la solución salada se deposita sobre las pepitas.

Lo que hizo el equipo de Lu fue cultivar dichas pepitas con segmentos cortos de ADN, antes de añadirlas a la solución salada. Este paso previo hizo que las partículas se desarrollasen con diferentes formas, determinadas por el código genético del ADN.

El alfabeto del ADN comprende cuatro letras: A, T, G y C. El término “código genético” hace referencia a la secuencia de estas letras, denominadas bases.

Estas cuatro bases y sus combinaciones pueden aglutinarse de maneras distintas y dirigir las vías de crecimiento de las nanopepitas, dando lugar a diferentes formas.

En sus experimentos, los investigadores descubrieron que las hebras de A’s repetitivas producían partículas de oro redondas y gruesas; las de T’s, estrellas ; las de C’s discos planos y circulares; y las de G’s, hexágonos.

Después, los científicos probaron hebras de ADN en las que se combinaban dos bases, por ejemplo, 10 T’s con 20 A’s. Descubrieron así que muchas de estas bases competían unas con otras, para dar lugar a formas intermedias, aunque la base A resultó ser dominante.

En adelante, los investigadores analizarán cómo los códigos de ADN dirigen el crecimiento de las nanopartículas. También planean aplicar su método a la síntesis de otros tipos de nanomateriales con aplicaciones novedosas.

El código del ADN da forma a nanopartículas de oro

El efecto de las nanopartículas en el ADN

Recientemente, la revista Advanced Materials ha publicado los resultados de otro estudio, realizado por científicos de la North Carolina State University de Estados Unidos, en el que también se ha investigado con nanopartículas de oro y ADN, aunque en otra dirección.

Este equipo ha descubierto que nanopartículas de oro con una leve carga positiva pueden trabajar en conjunción para desenredar la doble hélice del ADN, publica dicha Universidad en un comunicado.

Esto se comprobó al introducir nanopartículas de oro, de aproximadamente 1,5 nanómetros de diámetro, en una solución que contenía ADN. Las nanopartículas introducidas estaban recubiertas de unas moléculas denominadas ligandos.

Algunos de estos ligandos tenían carga positiva y otros eran hidrófobos, es decir, que no se podían mezclar con el agua. Como las nanopartículas de oro tenían una leve carga positiva producida por los ligandos, y el ADN siempre tiene carga negativa, las nanopartículas y el ADN formaron conglomerados.

Además, se dio otro proceso: mientras que los ligandos con carga positiva de las nanopartículas se adherían al ADN, los ligandos hidrófobos se enredaron unos con otros. A medida que las nanopartículas se agrupaban por efecto de estos ligandos, también fueron separando las hebras de ADN.

Posibles implicaciones

El hallazgo resulta importante para posibles tratamientos genéticos con nanopartículas de oro porque ha revelado que habría que adecuar los ligandos, la carga y la química de este material, para asegurar que no se dañe la integridad estructural del ADN cuando se usen nanopartículas como medio de transmisión de estas terapias.

Por otro lado, este descubrimiento también es relevante para la electrónica basada en ADN, que aspira a usar el ADN como plantilla para la creación de circuitos nanoeléctricos.

Dado que algunos trabajos en este campo implican colocar nanopartículas metálicas en ADN, el hallazgo indica que habrá que prestar atención a las características de dichas nanopartículas, para evitar el riesgo de que afecten a la integridad estructural del ADN empleado.

Referencias bibliográficas:

Zidong Wang, Longhua Tang, Li Huey Tan, Jinghong Li, Yi Lu. Discovery of the DNA “Genetic Code” for Abiological Gold Nanoparticle Morphologies. Angewandte Chemie International Edition, 2012; DOI:10.1002/anie.201203716.

Justin Railsback, Ryan Pearce, Ramon Collazo, Timothy McKnight, Zlatko Sitar. Weakly Charged Cationic Nanoparticles Induce DNA Bending and Strand Separation. Advanced Materials. First published online: 19 JUN 2012. DOI: 10.1002/adma.201104891.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Imprimen en 3D el primer tejido cerebral humano funcional 6 febrero, 2024
    Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison han impreso en 3D tejido cerebral que crece y funciona como el tejido cerebral humano. Las neuronas impresas se comunican entre ellas como si estuvieran en un tejido biológico. Este desarrollo perfecciona la técnica de los organoides cerebrales.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La brecha ecológica de género lastra la solución de la crisis planetaria 6 febrero, 2024
    Las mujeres son las más afectadas por el cambio climático y las que más tienen que aportar a la solución de la crisis planetaria. Aunque siguen excluidas mayoritariamente de los ámbitos de decisión medioambientales y de la ciencia del clima, no callan y actúan. Esta es su historia.
    Alicia Domínguez y Eduardo Costas.
  • Crean una máquina del tiempo evolutiva con los genomas de 51 especies de vertebrados 5 febrero, 2024
    Los investigadores acaban de mapear los genomas de 51 especies animales, incluyendo gatos, delfines, canguros, pingüinos, tiburones y tortugas: el descubrimiento tendría enormes implicaciones para comprender la salud y la evolución humanas, además de crear una "máquina del tiempo evolutiva".
    Pablo Javier Piacente
  • Nanopartículas en rocas antiguas esconden los secretos de la vida 5 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto que nanopartículas presentes en algunas de las rocas más antiguas del mundo ocultan pistas sobre los orígenes de la vida: los hallazgos podrían explicar por qué el fósforo se convirtió en un componente importante de la vida y cómo las moléculas se unieron por primera vez para formar ARN primitivo, en […]
    Pablo Javier Piacente