Tendencias21

El universo se expandiría en procesos periódicos de aceleración y deceleración

Dos físicos de la Universidad de Mississippi del Sur (EEUU) proponen que la expansión del universo no es constante, sino que se produce por medio de oscilaciones periódicas. Además, a su crecimiento, dicen, lo acompañaría un sonido similar al que se produce al golpear un vaso de cristal, que se va atenuando poco a poco. Por Jorge Lázaro.

El universo se expandiría en procesos periódicos de aceleración y deceleración

La comunidad científica no ha alcanzado todavía el consenso en cuanto a las teorías existentes sobre el origen del universo: desde los que proponen una división de fuerzas fundamentales o una explosión de materia que llevaran a la expansión constante; hasta quienes plantean una teoría oscilante, un universo estacionario inmutable, o incluso de manera más sorprendente un universo con forma de rosquilla, como afirmaba Homer Simpson.

Una nueva teoría, propuesta por los físicos Lawrence Mead y Harry Ringermacher, de la Universidad de Mississippi del Sur, se ha unido a las anteriores. O, más bien, una variación en otra teoría, concretamente la del Big Bang: según Mead y Ringermacher, la expansión del universo es creciente, pero no constante, pues este ha atravesado, y seguirá atravesando en el futuro, períodos de oscilación que llevan a fases de crecimiento y a fases de regresión.

Con esta propuesta los investigadores conjugan observaciones que hasta ahora se encontraban en aparente contradicción: el descubrimiento de la radiación de fondo de microondas en 1965, que postulaba un universo en progresivo enfriamiento; la aceleración producida por la materia oscura que se planteó en 1998; y la misma naturaleza de la constante gravitatoria, que tiende a frenar el crecimiento del universo.

Tiempos de transición y resonancias

El modelo que proponen Mead y Rigermarcher parte del llamado “tiempo de transición” ocurrido hace entre 6 y 7 mil millones de años, cuando la ralentización del crecimiento pasó a convertirse en aceleración por la actividad de la materia oscura.

Ese tiempo de transición, al parecer, no es único, sino que se ha venido repitiendo en la evolución del universo. “Ahora sabemos”, afirma Mead, “que el universo se ha ralentizado y acelerado no solo una, sino hasta siete veces, en los últimos 13.800 millones de años”.

Los investigadores han descubierto además que, junto con ese proceso de oscilación, el crecimiento está ligado a una resonancia “que ha ido disminuyendo y ahora es muy pequeño, semejante al que resultaría de golpear un cristal y escuchar cómo se va desvaneciendo el sonido”, dice Mead.

El universo se expandiría en procesos periódicos de aceleración y deceleración

Un descubrimiento accidental

El descubrimiento, que, al igual que el de Penzias y Wilson de la radiación de fondo de microondas en 1965, se realizó de manera accidental en el transcurso de otros experimentos –sobre modelado de galaxias con materia oscura-, ha permitido modificar el modelo Lambda-CDM de la constante cosmológica, añadiendo las oscilaciones a la forma de campana habitual.

Aunque en los diagramas se exageran las variaciones, lo importante es la frecuencia de aparición que, según los dos autores, no supone una suerte de onda que se mueva a lo largo del universo sino, más bien, que es “la onda del universo”, comportándose este como tal.

El estudio todavía habrá de ser confirmado con posteriores investigaciones. Para ello, los físicos se centrarán en el estudio de los datos procedentes de las distancias entre las supernovas de tipo 1A, que Ringermacher denomina “las ‘velas estándar’ para medir la expansión del universo”, y que son las que han proporcionado los datos para descubrir estos siete ciclos de aceleración y deceleración del crecimiento del universo.

Referencia bibliográfica:

Harry I. Ringermacher, Lawrence. R. Mead. Observation of Discrete Oscillations in a Model-Independent Plot of Cosmological Scale Factor versus Lookback Time and Scalar Field Model. Astronomical Journal (2015). DOI: 10.1088/0004-6256/149/4/137.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sensor cuántico revoluciona la arqueología, la geología y la seguridad 1 marzo, 2022
    Un sensor cuántico puede dibujar con una precisión inédita el subsuelo terrestre: no solo localiza objetos y estructuras, sino que también predice terremotos y erupciones volcánicas en la décima parte del tiempo requerido por otras tecnologías.
    Redacción T21
  • Descubren los secretos de la muerte cerebral 1 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha podido observar en directo por primera vez lo que pasa en el cerebro humano en el momento de la muerte: unas ondas cerebrales especializadas nos preparan en segundos la película de la vida que se ha relatado en las experiencias cercanas a la muerte.
    Eduardo Martínez de la Fe