Tendencias21

Explican por qué la hipnosis nos hace actuar sin conciencia

Una investigación realizada por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EEUU) ha revelado el efecto de la hipnosis sobre el cerebro: tres áreas se ven afectadas por este estado, entre ellas una que puede hacernos actuar sin darnos cuenta de lo que hacemos. En última instancia, el hallazgo podría ayudar a desarrollar terapias basadas en la hipnosis, para personas que no se dejan hipnotizar fácilmente. Por Yaiza Martínez.

Explican por qué la hipnosis nos hace actuar sin conciencia

La hipnosis puede alterar la mente y el cuerpo humanos porque produce cambios en tres áreas específicas del cerebro, ha revelado un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EEUU).

El hallazgo ha sido posible gracias al escaneo de los cerebros de 57 personas durante sesiones de hipnosis guiadas, similares a las que se aplican clínicamente para tratar la ansiedad, el dolor o los traumas.

Hasta ahora, y a pesar de que cada vez se aprecia más el potencial clínico de la hipnosis, se sabía poco acerca de cómo funciona este método a nivel fisiológico.

Características del estudio

En general, solo alrededor de un 10% de la población es «altamente hipnotizable», es decir, puede ser hipnotizada fácilmente.  Al resto de la gente le cuesta más entrar en el estado de trance de la hipnosis.

En el presente estudio, publicado hoy en Cerebral Cortex y dirigido por el psiquiatra de la Universidad de Stanford, David Spiegel, fueron examinados un total de 545 participantes sanos. Entre ellos se encontró a 36 personas con elevadas puntuaciones constantes en pruebas de hipnosis («altamente hipnotizables”). Los científicos también escogieron del grupo inicial a 21 sujetos de control que puntuaron en el extremo inferior de la escala de capacidad de ser hipnotizados.

Los cerebros de estos 57 participantes fueron analizados con la técnica de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), que mide la actividad cerebral mediante la detección de cambios en el flujo sanguíneo del cerebro. Cada persona fue escaneada en cuatro condiciones diferentes: en reposo, recordando algo; y durante dos sesiones de hipnosis diferentes.

Resultados

Spiegel y sus colegas descubrieron así tres características distintivas del cerebro en estado de hipnosis. Cada cambio sólo se observó en el grupo altamente hipnotizable y sólo mientras estas personas estaban experimentando la hipnosis.

En primer lugar, se observó una disminución de la actividad cerebral en el córtex del cíngulo anterior dorsal, un área del cerebro implicada en ciertas funciones cognitivas, como la empatía o las emociones. «En la hipnosis, se está tan absorto que no te preocupas por nada más», explica Spiegel.

En segundo lugar, se registró un aumento de las conexiones entre otras dos áreas del cerebro: la corteza dorsolateral prefrontal y la ínsula. Spiegel señala que esta condición refleja una conexión cerebro-organismo que ayuda al cerebro a procesar y controlar lo que está pasando en el cuerpo.

Por último, el equipo también observó una reducción de las conexiones entre la corteza dorsolateral prefrontal y la red en modo automático (DMN, red funcional cerebral más importante en estado de reposo), que incluye la corteza prefrontal medial y el córtex cingulado posterior.

Esta disminución de la conectividad probablemente refleje una desconexión entre las acciones de alguien y su conciencia de dichas acciones, un tipo de disociación que permitiría realizar actividades sugeridas sin ser consciente de ellas, concluye el investigador.

Curiosamente, el año pasado, especialistas de la Universidad de Southampton (Reino Unido) realizaron un estudio sobre el cerebro en estado de trance en el que se constataron modificaciones de la actividad cerebral en dos áreas también afectadas por la hipnosis: el córtex del cíngulo anterior dorsal y la ínsula.

Potenciales aplicaciones terapéuticas

Pero, mientras que en la investigación sobre el trance  –realizada con 15 chamanes- se llegó a la conclusión de que este estado provoca una reconfiguración de la red cerebral que propiciaría la integración y la comprensión, los efectos de la hipnosis irían por otro lado.

En los pacientes que pueden ser hipnotizados con facilidad, dicen los científicos, las sesiones de hipnosis resultan eficaces para disminuir el dolor crónico, el dolor del parto y otros procedimientos médicos; para el tratamiento de la adicción al tabaco y del trastorno por estrés post-traumático; o como alivio de la ansiedad y las fobias.

Los nuevos hallazgos podrían ayudar a desarrollar tratamientos de hipnosis para aquellas personas que no son por naturaleza tan susceptibles de ser hipnotizadas. Por ejemplo, un tratamiento que combinase la estimulación cerebral (en las áreas encontradas) con la hipnosis podría mejorar el efecto analgésico de la hipnosis y permitir a estas personas dejar de consumir analgésicos adictivos o con efectos secundarios.    

Como curiosidad, hace poco, otro estudio de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania) usó la hipnosis para analizar la mente humana. Gracias a ella, reveló que la percepción humana está altamente sensibilizada, más que la de otros animales, para absorber la información social.  En otras palabras, que los humanos percibimos detalles cotidianos de la vida de otros de manera automática. 

Referencia bibliográfica:

Heidi Jiang, Matthew P. White, Michael D. Greicius, Lynn C. Waelde, David Spiegel. Brain Activity and Functional Connectivity Associated with Hypnosis. Cerebral Cortex (2016). DOI: 10.1093/cercor/bhw220.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente