Tendencias21
Fabrican una medusa artificial que nada sola, con silicona y células de rata

Fabrican una medusa artificial que nada sola, con silicona y células de rata

Investigadores del Caltech y de la Universidad de Harvard han desarrollado una medusa artificial que nada sola, imitando el movimiento de las medusas reales en su desplazamiento por el agua. El dispositivo, que supone un avance para la ingeniería bioinspirada, fue creado a partir de silicona y células musculares del corazón de ratas, que se organizaron siguiendo un patrón hasta conformar un músculo coherente. En el futuro, el proceso aplicado podría permitir la fabricación de “máquinas” (por ejemplo, marcapasos) elaboradas con materiales biológicos y que, instaladas en el interior del cuerpo humano, funcionen durante años sin necesidad de cambiarles las baterías. Por Yaiza Martínez.

Fabrican una medusa artificial que nada sola, con silicona y células de rata

Un equipo de investigadores, liderado por científicos del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y de la Universidad de Harvard, ha conseguido fabricar una medusa artificial que nada libremente, usando silicona y células musculares de ratas.

El avance ha sido logrado gracias a la ingeniería bioinspirada, una rama de la ingeniería que toma como referencia los organismos, para el desarrollo de máquinas con propiedades sorprendentes.

La medusa artificial ha sido bautizada como Medusoid, publica el Caltech en un comunicado. El método de fabricación de la medusa ha aparecido además detallado en la revista Nature Biotechnology.

Imitación de funciones

Según Janna Nawroth, una de las creadoras de Medusoid, “uno de los objetivos de nuestro trabajo era avanzar en la ingeniería de tejidos”, que es la rama de la bioingeniería que se sirve de la combinación de células, métodos de ingeniería de materiales, bioquímica y fisicoquímica para mejorar o remplazar funciones biológicas.

La investigadora explica que, en este campo, los científicos siguen intentando imitar los tejidos u órganos basándose solo en lo que creen que es importante o en los componentes principales del tejido original, sin comprender bien si dichos componentes son relevantes para la función que se pretende emular artificialmente.

Los investigadores del Caltech afrontaron el reto en sentido contrario: “Nuestra intención inicial fue recrear las funciones de una medusa –la natación y la generación de corrientes de propulsión-”, explica Nawroth. A partir de esta información, los ingenieros se dispusieron a construir su estructura.

Para ello, examinaron diversos materiales con los que dar forma a Medusoid. Finalmente seleccionaron un material elástico relativamente parecido a la “gelatina” que conforma a las medusas reales. Se trata de un polímero de silicona, que ha dotado a Medusoid de una membrana parecida a la de una pequeña medusa con ocho apéndices o extensiones.

Los investigadores imprimieron a continuación en dicha membrana un patrón formado por proteínas, que emulaba la arquitectura muscular de una medusa real.

Este patrón sirvió como “mapa” o modelo para que el tejido de rata utilizado (compuesto por células cardiacas de rata, con capacidad de contracción) creciera y se organizase hasta dar lugar a un músculo de natación coherente.

Futuros marcapasos autosuficientes

Una vez terminada Medusoid, los científicos la introdujeron en un recipiente lleno de un fluido conductor de electricidad, e hicieron oscilar el voltaje de dicho fluido.

Para su sorpresa, la medusa artificial comenzó a nadar, haciendo contracciones sincronizadas similares a las de las medusas reales. Estas contracciones fueron generadas por la contracción de las células musculares al entrar en contacto con los impulsos eléctricos.

Los ingenieros se muestran sorprendidos de cómo con relativamente pocos componentes (una base de silicona combinada con células organizadas) se ha podido reproducir la complejidad del proceso de natación de las medusas biológicas.

Este avance de la ingeniería bioinspirada demuestra que no resulta adecuado imitar simplemente a la naturaleza, sino que hay que centrarse en sus funciones, añaden los científicos.

La estrategia de diseño empleada podría aplicarse al desarrollo de órganos musculares para humanos. Además, el proceso utilizado para la reorganización de células orgánicas podría ser útil en la fabricación de sistemas fabricados con materiales biológicos.

El próximo objetivo del equipo será diseñar un sistema capaz de sentir y actuar por sí solo usando señales internas, como lo hace el corazón humano. El resultado de este proyecto podrían ser “máquinas” (por ejemplo, marcapasos) elaboradas con materiales biológicos y que, instaladas en el interior del cuerpo humano, funcionaran durante años sin necesidad de cambiarles las baterías.

Las medusas, una fuente de inspiración

Se cree que las medusas son los animales multiorgánicos más antiguos del mundo, y que probablemente han existido desde hace 500 millones de años.

Dado que estos animales usan un músculo para impulsarse a través del agua, su función (en un nivel muy básico) es similar a la del corazón humano. Por eso, esta especie fue escogida para la investigación en ingeniería de tejidos.

Anteriormente, las medusas sirvieron de inspiración para la fabricación de un robot, Robojelly. Creado por investigadores del Instituto Virginia Tech de Estados Unidos, para su fabricación se utilizaron materiales inteligentes con memoria de forma, y nanotubos de carbono.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Las imágenes del cerebro pueden revelar lo que está pensando una persona 31 octubre, 2022
    Las imágenes de resonancia magnética del cerebro permiten conocer lo que está pensando una persona de forma no invasiva, pero no viola su intimidad porque no se puede aplicar sin su consentimiento y su preparación. Puede favorecer la comunicación con las personas que no pueden hablar o escribir.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Sorpresa en el mundo de los insectos: son casi como nosotros 31 octubre, 2022
    Una investigación ha demostrado que a las abejas les apasiona jugar a la pelota y que incluso pueden aprender a "marcar goles", lo que demuestra que tienen una mente sofisticada y que no son seres robóticos. Son casi como nosotros.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia celebra este lunes el Día de la Materia Oscura 2022 30 octubre, 2022
    La ciencia celebra este lunes 31 de octubre en todo el mundo el Día de la Materia Oscura, esa fuerza enigmática del universo que es invisible, está en todas partes, une galaxias y distorsiona el espacio. Los científicos juegan con las partículas elementales intentando crearla en laboratorio.
    Redacción T21