Tendencias21
Fabricando tejido cardiaco artificial que late

Fabricando tejido cardiaco artificial que late

No hay una solución sencilla para un corazón gravemente dañado, pero los especialistas se afanan por encontrarla. En la última Reunión Nacional y Exposición de la Sociedad Americana de Química (ACS), que concluye hoy, se ha presentado un interesante avance: el desarrollo de un hidrogel con las mismas propiedades que el tejido orgánico, incluida la elasticidad. Los científicos esperan que, algún día, este material funcione como un parche que, cargado con células biológicas, repare lesiones cardiacas.

Fabricando tejido cardiaco artificial que late

No hay una solución sencilla para un corazón dañado, por ejemplo, tras sufrir un infarto. Pero especialistas en la reparación de este órgano han logrado un importante avance que en el futuro podría suponer una cura: el diseño de un tejido artificial que imita al músculo cardíaco natural y latente no sólo en laboratorio, sino también una vez implantado en animales.

Los científicos presentaron sus resultados en la última Reunión Nacional y Exposición de la Sociedad Americana de Química (ACS) (celebrada del 14 al 19 de marzo en Dallas), la mayor sociedad científica del mundo. Esperan que la posibilidad de reparar corazones dañados con este sistema ayude a millones de personas en un futuro.

En la actualidad, la mejor opción de tratamiento para los pacientes con lesiones graves de corazón es el trasplante. Pero hay muchos más pacientes en lista de espera para un trasplante que corazones donados. Además, cuando un paciente recibe un corazón nuevo, pueden surgir complicaciones.

La solución ideal sería poder reparar de alguna manera el tejido cardiaco dañado. Los científicos han estado buscando durante años cómo hacerlo. Esta búsqueda se enfrenta a la complejidad que entraña el diseño de un órgano o de cualquier tejido biológico complejo.

Hidrogel elástico

Lo que han hecho los investigadores -del Brigham and Women Hospital y la Escuela Médica de Harvard (ambos en Boston, EEUU) y la Universidad de Sydney (Australia)- ha sido combinar un novedoso hidrogel elástico con técnicas aplicadas a microescala. De esta forma, consiguieron crear un tejido cardíaco artificial que imita las propiedades mecánicas y biológicas de un corazón real, informa la ACS en un comunicado.

En general, los hidrogeles imitan en muchos sentidos el interior de nuestro cuerpo: Son suaves y contienen una gran cantidad de agua, al igual que muchos tejidos humanos. Además, pueden “sintonizarse” para que tengan las propiedades químicas, biológicas, mecánicas y eléctricas necesarias para sustituir diversos tejidos del cuerpo.

En los últimos años ya hemos tenido noticias de estos materiales. Por ejemplo, la compañía californiana Cartilix ha creado un hidrogel destinado a mejorar la cirugía del cartílago de rodilla; y científicos de la Universidad de Stanford han usado un hidrogel para desarrollar córneas artificiales.

Pero los hidrogeles se diferencian de los tejidos naturales en la elasticidad. Al igual que la gelatina, los hidrogeles decaen, mientras que los corazones humanos se mantienen elásticos.

Para superar este escollo, los investigadores desarrollaron una nueva familia de hidrogeles con una proteína humana elástica denominada tropoelastina‎. El uso de ésta hizo que los materiales ganaran en capacidad de recuperación y resistencia.

Esto es importante porque la elasticidad del tejido del corazón juega un papel clave en el adecuado funcionamiento de los músculos, por ejemplo en las contracciones del latido.

Tallado con impresión 3D

Pero ahí no acabó todo, porque desarrollar hidrogeles adecuados es sólo un primer paso para conseguir una herramienta que pueda reparar el corazón.

Los hidrogeles sirven como “andamio” del tejido, como el “nido” en el que hacer crecer células de corazón reales que después puedan aplicarse a la zona dañada para que la reparen. Por eso, deben tener una estructura adecuada.

Para asegurarse de que, dentro de ellos, las células biológicas puedan proliferar en la forma precisa, los científicos utilizaron técnicas de impresión y microingeniería 3D. Con ellas, crearon los patrones de los hidrogeles.

Estos patrones son los que sustentan el crecimiento celular en la forma deseada. Permiten generar pequeños parches de células de músculo cardíaco, en el interior de sus surcos.

De cara al futuro, los científicos esperan que estos hidrogeles elásticos con patrones minúsculos puedan ser utilizados como parches cardíacos. El grupo está realizando ya pruebas con ellos, en animales grandes. También está probando los hidrogeles elásticos para la regeneración de otros tejidos, como los de los vasos sanguíneos, el músculo esquelético, las válvulas del corazón o la piel.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los animales se perfilan como eficaces precursores de terremotos 6 abril, 2022
    Muchos animales están equipados con recursos sensoriales altamente desarrollados que logran leer una serie de señales naturales de las que pueden depender sus vidas, por lo que parece perfectamente posible que puedan detectar cualquier precursor de terremotos. China ya ha creado un sistema de alerta de terremotos monitoreando el comportamiento de los animales.
    Pablo Javier Piacente
  • La comunidad científica se rebela contra la inacción climática 6 abril, 2022
    Los científicos aseguran que los intentos de frenar el calentamiento global han fracasado y que se requiere una revolución climática no violenta para evitar el colapso del planeta. Denuncian la manipulación política del informe de expertos de la ONU sobre el cambio climático.
    Alejandro Sacristán (Enviado especial)
  • Marte está retumbando con misteriosos terremotos 6 abril, 2022
    Debajo de la superficie de Marte se está desarrollando una actividad sísmica continua, no detectada hasta ahora, que provoca martemotos repetitivos, similares a los terremotos. El hallazgo confirma que no es un planeta muerto y podría explicar por qué no tiene campo magnético.
    ANU/T21
  • La percepción de los olores no depende de las diferencias culturales 5 abril, 2022
    Los tipos de olores que a las personas les gustan o les desagradan tienden a ser comunes entre personas de diferentes orígenes culturales, lo que puede sugerir una base evolutiva universal para nuestras preferencias aromáticas, según un nuevo estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • Hubble fotografía la gestación de un protoplaneta similar a Júpiter 5 abril, 2022
    Imágenes del telescopio espacial Hubble de la NASA han permitido a los astrónomos observar la formación de un protoplaneta con características similares a Júpiter: se está gestando a través de un proceso intenso y violento llamado "inestabilidad del disco". Sería unas nueve veces más masivo que Júpiter.
    Pablo Javier Piacente
  • Un solo gen controla la diversidad de especies en un ecosistema 5 abril, 2022
    Investigadores de la Universidad de Zúrich han descubierto que un solo gen de las plantas fomenta ecosistemas con más especies de insectos. Ese “gen clave” altera drásticamente la estructura y función de un ecosistema.
    UZH/T21
  • La neutralidad lingüística no existe siempre en cuanto al género 5 abril, 2022
    Una investigación que analizó el contexto en el que usamos 630.000 millones de palabras reveló que cuando hablamos de personas, realmente estamos pensando en hombres, no solo en términos de conceptos, sino también de adjetivos y verbos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los peces pueden resolver problemas aritméticos simples: suman y restan 4 abril, 2022
    Aunque no disponen de corteza cerebral, los peces pueden realizar sumas y restas simples en el rango numérico de uno a cinco, según un nuevo estudio. No solo llegan a los resultados correctos, sino que también infieren la regla de cálculo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Europa, la luna de Júpiter, podría tener un océano lleno de vida 4 abril, 2022
    El agua salada dentro de la capa helada de la luna Europa de Júpiter podría estar transportando oxígeno a un océano de agua líquida cubierto de hielo, donde podría ayudar a mantener la vida extraterrestre. De esta forma, Europa tendría un océano subsuperficial rico en oxígeno muy similar a la Tierra: alrededor del 86% del […]
    Pablo Javier Piacente
  • Lo que erosiona a una roca no es el agua, sino el sonido 4 abril, 2022
    El impacto de una gota de agua cuando choca con una roca genera una onda sonora que supera la velocidad del sonido: entonces explota y deteriora la superficie dura. Lao Tse decía que lo que es fluido y blando vencerá a lo que es rígido y duro. Ahora sabemos cómo.
    N+1/T21