Tendencias21
Hubble fotografía lo nunca visto: la misteriosa y lenta desintegración de un asteroide

Hubble fotografía lo nunca visto: la misteriosa y lenta desintegración de un asteroide

Aunque ya se había visto cómo los núcleos de los cometas se desintegran al acercarse al Sol, hasta ahora no se había conocido un fenómeno parecido para el caso de los asteroides. El telescopio especial Hubble de la NASA y la ESA ha fotografiado ahora por vez primera la misteriosa y lenta desintegración de un asteroide, que se fragmentó en diez piezas pequeñas, con cola de cometa. El hallazgo indica que la luz del Sol juega un papel importante en la desintegración de estos pequeños cuerpos.

Hubble fotografía lo nunca visto: la misteriosa y lenta desintegración de un asteroide

El telescopio especial Hubble de la NASA y la ESA ha fotografiado la nunca vista desintegración de un asteroide, que se fragmentó en hasta diez piezas pequeñas.

Aunque ya se había visto cómo los núcleos de los cometas se desintegran al acercarse al Sol, hasta ahora no se había conocido un fenómeno parecido para el caso de los asteroides. Además, el objeto celeste desintegrado, conocido como P/2013 R3, tampoco había sido observado con anterioridad en el cinturón de asteroides‎.

«Se trata de una roca. Verla desmoronarse ante nuestros ojos ha sido bastante asombroso», explica David Jewitt, de la Universidad de California en los Ángeles (EEUU), en un comunicado de la web del Hubble de la ESA. Jewit ha sido el director de la presente investigación.

Diez fragmentos, y diez colas

El asteroide desintegrado fue identificado por vez primera como un objeto extraño y difuso, el pasado 15 de septiembre de 2013, por los instrumentos de rastreo del espacio Catalina y Pan- STARRS.

El uno de octubre, observaciones de seguimiento realizadas sobre él con el Telescopio Keck de Mauna Kea, Hawai, revelaron además tres cuerpos moviéndose al unísono, integrados en una nube de polvo que tenía casi el mismo diámetro que la Tierra.

Estas observaciones despertaron el interés de los astrónomos, que decidieron analizar el asteroide en profundidad con el telescopio Hubble, que tiene una resolución superior.

Así se constató que lo que en realidad había eran diez objetos distintos, cada uno de ellos con una cola de polvo similar a la de los cometas. Los cuatro fragmentos rocosos de mayor envergadura tienen hasta 200 metros de radio, alrededor de dos veces la longitud de un campo de fútbol.

Los datos de Hubble mostraron además que esos fragmentos se están alejando unos de otros a un ritmo de 1,5 kilómetros por hora, esto es, más despacio que una persona al pasear.

Causa subyacente

El asteroide P/2013 R3 comenzó a dividirse a principios del año pasado, pero las últimas imágenes tomadas muestran que nuevas piezas todavía siguen emergiendo de él, algo que nunca antes se había observado.

«Esto es una cosa muy extraña», reconoce Jessica Agarwal, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar de Alemania, y coautora del estudio. «La desintegración podría tener muchas causas distintas, pero las observaciones del Hubble son lo suficientemente detalladas como para que podamos identificar el proceso que es realmente responsable».

El continuo descubrimiento de más fragmentos de asteroide señala que es poco probable que el P/2013 R3 se haya desintegrado como consecuencia de una colisión con otro asteroide. De haber sido así, la desintegración habría sido instantánea y violenta.

También es poco probable que el asteroide se esté desmoronando por la presión de los hielos que, en su interior, se estuviesen calentando y evaporando. El objeto en cuestión es demasiado frío como para que sus hielos sublimen de manera significativa, y es de suponer que el P/2013 R3 ha mantenido su distancia del Sol, de casi 480 millones de kilómetros, durante gran parte de la vida del
Sistema Solar.

Esto deja un escenario en el que el asteroide se estaría desintegrando debido a un sutil efecto de la luz solar sobre él. Esta luz habría causado un aumento lento de si velocidad de rotación a lo largo del tiempo.

La posibilidad de desintegración por este fenómeno de aceleración de la rotación -conocido como efecto YORP – ha sido discutida por los científicos desde hace varios años pero, hasta ahora, nunca se había observado de manera fiable.

Condiciones necesarias

Para que la desintegración haya sido posible, el P/2013 R3 debe tener un débil interior fracturado, probablemente como resultado de numerosas colisiones antiguas y no destructivas con otros asteroides.

Se cree que la mayoría de los asteroides pequeños han sido severamente dañados de esta manera, generando en ellos una estructura interna que sería como una «pila de escombros». Probablemente, el propio P/2013 R3 sea el producto de la rotura por colisión de un cuerpo más grande, acaecida en algún momento de los últimos mil millones de años.

«Este es el último de una serie de descubrimientos de asteroides extraños, entre los que se encuentra el asteroide P/2013 P5‎ ”, explica Agarwal. Este otro cuerpo celeste, descubierto por el telescopio Pan-STARRS el 27 de agosto de 2013, tiene seis colas parecidas a cometas que se sospecha son flujos de material expulsados por el propio asteroide.

Estos hallazgos indicarían “que el Sol puede jugar un papel importante en la desintegración de estos pequeños cuerpos del Sistema Solar, al ejercer presión sobre ellos a través de su luz”, añade la investigadora.

El material remanente del P/2013 R3, con un peso de 200.000 toneladas , proporcionará una fuente rica de meteoroides en el futuro (los meteroides son cuerpos menores del Sistema Solar de entre 100 µm y 50 m de diámetro, como máximo). La mayoría de ellos se precipitarán finalmente contra el Sol, pero una pequeña fracción de esos residuos algún día podría atravesar el cielo terrestre en forma de meteoros.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hubble fotografía la gestación de un protoplaneta similar a Júpiter 5 abril, 2022
    Imágenes del telescopio espacial Hubble de la NASA han permitido a los astrónomos observar la formación de un protoplaneta con características similares a Júpiter: se está gestando a través de un proceso intenso y violento llamado "inestabilidad del disco". Sería unas nueve veces más masivo que Júpiter.
    Pablo Javier Piacente
  • Un solo gen controla la diversidad de especies en un ecosistema 5 abril, 2022
    Investigadores de la Universidad de Zúrich han descubierto que un solo gen de las plantas fomenta ecosistemas con más especies de insectos. Ese “gen clave” altera drásticamente la estructura y función de un ecosistema.
    UZH/T21
  • La neutralidad lingüística no existe siempre en cuanto al género 5 abril, 2022
    Una investigación que analizó el contexto en el que usamos 630.000 millones de palabras reveló que cuando hablamos de personas, realmente estamos pensando en hombres, no solo en términos de conceptos, sino también de adjetivos y verbos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los peces pueden resolver problemas aritméticos simples: suman y restan 4 abril, 2022
    Aunque no disponen de corteza cerebral, los peces pueden realizar sumas y restas simples en el rango numérico de uno a cinco, según un nuevo estudio. No solo llegan a los resultados correctos, sino que también infieren la regla de cálculo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Europa, la luna de Júpiter, podría tener un océano lleno de vida 4 abril, 2022
    El agua salada dentro de la capa helada de la luna Europa de Júpiter podría estar transportando oxígeno a un océano de agua líquida cubierto de hielo, donde podría ayudar a mantener la vida extraterrestre. De esta forma, Europa tendría un océano subsuperficial rico en oxígeno muy similar a la Tierra: alrededor del 86% del […]
    Pablo Javier Piacente
  • Lo que erosiona a una roca no es el agua, sino el sonido 4 abril, 2022
    El impacto de una gota de agua cuando choca con una roca genera una onda sonora que supera la velocidad del sonido: entonces explota y deteriora la superficie dura. Lao Tse decía que lo que es fluido y blando vencerá a lo que es rígido y duro. Ahora sabemos cómo.
    N+1/T21
  • Rusia habría tropezado por segunda vez en el pantano nuclear de Chernóbil 4 abril, 2022
    Rusia habría vuelto a cometer serias irregularidades en la central nuclear de Chernóbil, tal como ocurrió cuando el accidente de 1986: ocupada por sus tropas en el marco de la invasión de Ucrania, se ha retirado de la central con soldados contaminados por radiactividad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren el secreto de cómo se seca la ropa 3 abril, 2022
    Una investigación ha descubierto cómo se produce el secado de la ropa: el transporte de vapor de agua en la red porosa del tejido es lo que convierte lo húmedo en seco. El descubrimiento creará formas más eficientes de hacer la colada.
    InsideScience/T21
  • El tamaño del cerebro determina la longevidad de los loros 2 abril, 2022
    Un estudio ha demostrado que un cerebro más grande ha otorgado a los loros una mayor capacidad cognitiva que les ayuda a navegar por las amenazas de su entorno y a disfrutar de una vida más larga.
    MPG/T21
  • Los agujeros negros supermasivos "apagan" a las galaxias 1 abril, 2022
    La formación estelar en las galaxias se detendría a causa de los agujeros negros supermasivos que acechan en su corazón: mientras la galaxia crece y produce nuevas estrellas, al mismo tiempo se amplifica su agujero negro supermasivo, que en un momento se vuelve tan poderoso e influyente como para detener la producción estelar y dejar […]
    Pablo Javier Piacente