Tendencias21

Identifican 40 nuevos genes vinculados a la artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria autoinmune que produce la destrucción progresiva de las articulaciones. Un estudio internacional en el que ha participado el CSIC ha conseguido identificar 40 nuevos genes que confieren riesgo de padecer este trastorno, que representa un gran costo socioeconómico y un impacto adverso en la calidad de vida de los pacientes.

Identifican 40 nuevos genes vinculados a la artritis reumatoide

Un estudio internacional en el que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado 40 nuevos genes que confieren riesgo de padecer artritis reumatoide (AR)‎.

Con esta nueva aportación, ya son 101 los genes descritos relacionados con esta enfermedad. Los resultados del trabajo han sido publicados en el último número de la revista Nature.

El trabajo consistió en un estudio genético a gran escala sobre una muestra de más de 100.000 individuos en Europa, Asia y Estados Unidos, en cada uno de los cuales se han analizado alrededor de 10 millones de marcadores genéticos.

“Estos descubrimientos genéticos han supuesto un enorme avance en el conocimiento de los mecanismos biológicos alterados en los pacientes de esta enfermedad. Además, nos han permitido crear una base racional de gran potencial en el desarrollo de nuevos fármacos más, que ayuden a mejorar la calidad de vida de los afectados por la artritis reumatoide”, explica el investigador del CSIC Javier Martín, del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra, en Granada, en un comunicado del Consejo.

Descubrimiento de nuevos fármacos

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria sistémica autoinmune, crónica, que afecta principalmente a las articulaciones, típicamente de las pequeñas, produciendo su destrucción progresiva generando distintos grados de deformidad e incapacidad funcional.

Más frecuente en mujeres, esta patología suele aparecer en la edad media de la vida y su prevalencia en la población es cercana al 0,5%.

“Aunque su causa es desconocida, se han identificado factores medioambientales y genéticos involucrados en su desarrollo. La enfermedad representa un gran costo socioeconómico y un impacto adverso en la calidad de vida de los pacientes. A pesar del gran desarrollo alcanzado en los últimos años en su tratamiento, es necesario el descubrimiento de nuevos fármacos más eficaces y específicos”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Yukinori Okada et al. Genetics of rheumatoid arthritis contributes to biology and drug discovery. Nature (2013). DOI: 10.1038/nature12873.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario