Tendencias21
La criptografía cuántica rompe la barrera de los 100 kilómetros

La criptografía cuántica rompe la barrera de los 100 kilómetros

Los mensajes cifrados cuánticamente serán utilizados por bancos y grandes empresas dentro de tres años, después de que científicos de Toshiba rompieran la barrera de los 100 kilómetros para estas transmisiones seguras. En seis años esta tecnología se utilizará también vía satélite para envíos de mensajes a cualquier parte del mundo. La criptografía cuántica es una de las aplicaciones de la física cuántica y permite enviar mensajes de un punto a otro del espacio sin que nadie pueda interceptarlos impunemente, ya que cualquier observación del mensaje altera el estado de las partículas mensajeras y delata al intruso. Por Eduardo Martínez.

La criptografía cuántica rompe la barrera de los 100 kilómetros

Ingenieros de la compañía Toshiba en Gran Bretaña han conseguido por primera vez enviar un mensaje a más de 100 kilómetros por un cable de fibra óptica utilizando criptografía cuántica a la velocidad de 2 kilo-bits por segundo, lo que permitirá comercializar esta tecnología para mensajes cortos en un plazo de tres años.

Según explica en un comunicado la propia compañía, la técnica tiene multitud de aplicaciones comerciales, si bien en una primera instancia los más beneficiados serían bancos y grandes empresas debido a que los mensajes criptados cuánticamente serán todavía cortos, a base de contraseñas de seguridad para las transacciones electrónicas.

Hasta ahora, el récord de transmisiones cuánticas estaba en 87 kilómetros y había sido conseguido en noviembre pasado por investigadores de Mitsubishi, por lo que la proeza de Toshiba amplía el horizonte de esta tecnología, que se encuentra todavía en sus primeros pasos.

La primera transmisión de señales cuánticas se consiguió en 1989 con una distancia de 32 centímetros y en 1995 científicos de la Universidad de Ginebra llegaron a los 23 kilómetros utilizando un cable de fibra óptica. Antes de Mitshubisi, el récord estaba en 50 kilómetros por parte del laboratorio de Los Álamos.

En 6 años, también vía satélite

El aire se ha utilizado también como transmisor de señales cuánticas, ya que en octubre del año pasado científicos británicos consiguieron enviar un mensaje cifrado con esta tecnología a más de 23 kilómetros de distancia, tal como relató en su día Physics Web.

A través de satélites de baja altitud, el envío de mensajes cuánticos a través del aire a cualquier parte del mundo se espera que sea posible en el plazo de seis años, lo que amplifica las posibilidades de la encriptación que ofrecen los cables de fibra óptica.

La criptografía cuántica es una de las aplicaciones de la física cuántica y permite enviar mensajes de un punto a otro del espacio sin que nadie pueda interceptarlos impunemente, ya que cualquier observación del mensaje altera el estado de las partículas mensajeras y delata al intruso.

El efecto se consigue enviando el mensaje digital sobre un haz de luz polarizada alternando la dirección de su polarización. Dado que diferentes impulsos de luz pueden tener diferentes polarizaciones, podemos enviar un mensaje digital a lo largo de un rayo de luz.

Fundamento cuántico

La criptografía cuántica actual se basa en la imposibilidad de saber con certeza el estado de polarización en que se ha creado un fotón determinado, por lo que si este mensaje es interceptado, el estado cuántico de los fotones interceptados se altera y por ello el receptor sabe inmediatamente que se ha producido una filtración.

Esta capacidad supone una gran ventaja respecto a los sistemas actuales de transmisión de datos, compuestos por cadenas aleatorias de números y letras. La seguridad de este sistema es enorme y se basa en la imposibilidad práctica de descifrar un número muy grande, por ejemplo de doscientos dígitos, pero está amenazada por otra vertiente de la física cuántica que son los ordenadores cuánticos, capaces de descodificar en segundos complejos mensajes cifrados. Se cree que en veinte años estos ordenadores estarán en el mercado.

Explicado más llanamente, podemos decir que los métodos actuales de encriptación se basan en la aritmética. Un mensaje se transforma en ceros y unos que, inteligentemente combinados, contienen un mensaje.

Una serie de operaciones matemáticas puede modificar esta cadena binaria para ocultar su significado, hasta que el destinatario, que conoce las claves correspondientes, invierte el proceso y redescubre el mensaje original oculto.

Sin límites

La fragilidad de este sistema radica en la transmisión de las claves, que pueden ser interceptadas en el trayecto sin que el emisor y el remitente lo sepan, y en la potencial capacidad de la informática cuántica para descifrar el código matemático que oculta el mensaje.

La criptografía cuántica supera en teoría ambas limitaciones, ya que la información se sitúa en las partículas de luz o fotones que son emitidos, de uno en uno, en un estado previamente conocido por el destinatario, que de esta forma puede recomponer el mensaje.

La diferencia respecto al método aritmético radica en que si uno de los fotones es interceptado para ver qué información transmite, su estado queda alterado y el receptor lo sabe, por lo que puede desechar el mensaje porque sabe que ha sido contemplado por terceros.

De todas formas, la criptografía cuántica debe superar todavía algunas barreras tecnológicas para desarrollarse, ya que el estado de los fotones utilizados para el envío de mensajes sufren alteraciones según la distancia recorrida y el soporte en el que viajan y estas variables aún no están completamente controladas.

Tema relacionado:

La realidad cuántica revoluciona el mundo de la información

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El posible descarte de la inflación cósmica resquebraja los cimientos del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía gracias a a una lejana galaxia 3 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21
  • Sigue la búsqueda del cerebro de Albert Einstein 3 noviembre, 2022
    Partes del cerebro de Einstein, dividido luego de su fallecimiento en 1955, siguen desaparecidas: su hallazgo sería crucial para determinar finalmente si el cerebro del genial físico era diferente al del resto de los mortales y por qué.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente