Tendencias21
La fosa oceánica más profunda del mundo está llena de vida

La fosa oceánica más profunda del mundo está llena de vida

Un equipo internacional de investigadores ha anunciado los primeros resultados científicos sobre uno de los lugares más inaccesibles de la Tierra: el fondo de la Fosa de las Marianas. Esta región del Pacífico occidental es el sitio más profundo del planeta, ya que se encuentra a más de 11 kilómetros por debajo del nivel del mar. A pesar de ello, un robot submarino ha permitido documentar que en esta región existe una comunidad muy activa de bacterias.

La fosa oceánica más profunda del mundo está llena de vida

Un equipo internacional de investigadores ha anunciado los primeros resultados científicos sobre uno de los lugares más inaccesibles de la Tierra: el fondo de la Fosa de las Marianas.

Esta región del Pacífico occidental es el sitio más profundo de la Tierra, ya que se encuentra a más de 11 kilómetros por debajo del nivel del mar.

El análisis de la Fosa de las Marianas ha documentado la existencia de una comunidad muy activa de bacterias en el sedimento de la zanja, y eso a pesar de que en este entorno se da una presión extrema, casi 1.100 veces mayor que la que hay a nivel del mar.

De hecho, los sedimentos de esta Fosa albergan casi 10 veces más bacterias que los sedimentos de la llanura abisal (zona llana o de pendiente muy suave del fondo de la cuenca oceánica profunda) que rodea la Fosa a una profundidad más superficial, de entre cinco y seis kilómetros.

Los autores del estudio han sido Ronnie Glud (del Centro Nórdico de Evolución Terrestre, perteneciente a la Universidad Syddansk de Dinamarca, y otros investigadores de diversos centros de Alemania (del HGF-MPG o del Instituto Alfred Wegener de Bremerhaven); Japón (Agencia Japonesa de Ciencias Marinas y Tecnología); Escocia (Scottish Association for Marine Science) y Dinamarca (Universidad de Copenhague). Los resultados han aparecido en la revista Nature Geoscience.

Las fosas de aguas profundas actúan como centros de actividad microbiana, ya que reciben un flujo inusualmente alto de materia orgánica compuesta por restos de animales muertos, de algas o de otros microbios procedentes zonas marinas circundantes, mucho más superficiales.

Es probable que parte de este material haya llegado allí desplazado, como consecuencia de terremotos, desde profundidades menos hondas, comunes en el área.

Así que, a pesar de que las profundas fosas marinas –como la Fosa de las Marianas- solo constituyen el 2% del área oceánica planetaria, tienen un impacto relativamente importante en el equilibrio del carbono marino y, por tanto en el ciclo global del carbono, afirma Glud en un comunicado de la Universidad Syddansk difundido a través de Eurekalert.

Envío de un robot a kilómetros de profundidad

Para determinar la actividad microbiana a profundidades abisales, los científicos aplicaron un método que consistió en medir la distribución del oxígeno -relacionados con dicha actividad- en los sedimentos de la zanja. Realizar estas mediciones a tanta profundidad constituyó un desafío técnico y logístico, pero era necesario para obtener datos precisos de las tasas de actividad bacteriana en el área.

“Si recuperásemos muestras del lecho marino para investigarlas en laboratorio, muchos de los microrganismos adaptados a la vida en esas condiciones extremas morirían, debido al cambio de temperatura y de presión. Por tanto, hemos desarrollado instrumentos que pueden realizar de manera autónoma rutinas de medición preprogramadas, directamente en el fondo del mar y a la presión extrema de la Fosa de las Marianas”, explica Glud.

El equipo de investigación, en colaboración con diversas compañías, diseñó en concreto un robot submarino de casi cuatro metros de altura y de 600 kilos de peso. Entre otras cosas, este robot está equipado con sensores ultrafinos que se insertan con delicadeza en el fondo del mar, para medir la distribución del oxígeno, a una alta resolución.

«También hemos hecho vídeos desde el fondo de la Fosa de las Marianas, que confirman que hay muy pocos animales grandes a esas profundidades. Más bien, lo que allí nos hemos encontrado es un mundo dominado por los microrganismos, que están adaptados a condiciones demasiado inhóspitas para otros organismos mayores», añade Glud.

Comprender el desarrollo de la Tierra

La expedición de la Fosa de las Marianas se llevó a cabo en 2010. Desde entonces, el equipo de investigación ha enviado su robot a las profundidades de la Fosa de Japón, situada a unos nueve kilómetros; y este año planean sumergirlo en la segunda fosa más profunda del mundo, con unos 10,8 kilómetros de profundidad: la Fosa de Tonga-Kermadec, localizada en el océano Pacífico, frente a las costas de la Isla Norte de Nueva Zelanda y al noroeste de las islas Kermadec.

«Las fosas marinas profundas son algunos de los últimos ‘puntos blancos’ que quedan en el mapa del mundo. Sabemos muy poco acerca de lo que está pasando ahí abajo o del impacto que estas zanjas tienen en el ciclo global del carbono o en la regulación del clima. Además, estamos muy interesados en describir y entender las comunidades bacterianas únicas que prosperan en estos ambientes excepcionales. Los datos obtenidos desde múltiples fosas nos permitirán conocer no solo cómo son las condiciones generales en profundidades extremas, sino también cómo son las condiciones específicas de cada zanja en particular. Cada una de estas podría experimentar patrones de depósito muy distintos. Conocerlos contribuirá a nuestra comprensión general de la Tierra y de su desarrollo”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Ronnie N. Glud, Frank Wenzhöfer, Mathias Middelboe, Kazumasa Oguri, Robert Turnewitsch, Donald E. Canfield & Hiroshi Kitazato. High rate of microbial carbon turnover in sediments in the deepest oceanic trench on Earth. Nature Geoscience (2013). DOI:10.1038/NGEO1773.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente