Tendencias21
La frecuencia cardiaca indica cómo reducir el estrés postraumático tras la guerra

La frecuencia cardiaca indica cómo reducir el estrés postraumático tras la guerra

Desde 2009 se están realizando investigaciones sobre los efectos de la meditación en militares. La más reciente, en la que se ha utilizado una novedosa técnica que analiza la relación entre frecuencia cardiaca (HRV) y sistema nervioso, ha revelado que esta práctica puede reducir el trastorno por estrés postraumático (TEPT) de los soldados que han vuelto de una guerra, y aumentar su control ejecutivo. Los resultados podrían trasladarse a cualquier persona que sufra las secuelas de un trauma.

La frecuencia cardiaca indica cómo reducir el estrés postraumático tras la guerra

 Diversos estudios a lo largo del tiempo han ido demostrando la efectividad de la meditación para la mejora de la calidad de vida de las personas. Por ejemplo, investigadores como Sara Lazar, de la Universidad de Oxford, llevan años estudiando cómo la meditación afecta positivamente a las funciones cognitivas y del comportamiento.

Ahora, se ha sumado al carro de este tipo de estudios el U.S. Army Research Laboratory, el Laboratorio de Investigación Naval de los Estados Unidos, que trabaja para la Armada y el Cuerpo de Marines de dicho país.

Suena sorprendente, sí, pero lo cierto es que las investigaciones sobre los efectos de la meditación en militares se están haciendo –que sepamos- desde 2009, por ejemplo con veteranos norteamericanos que volvieron de la guerra de Irak traumatizados.  
 
La ventana de la frecuencia cardiaca

La investigación del U.S. Army Research Laboratory (realizada en colaboración con un equipo de científicos de la Universidad del Norte de Texas) consistió en medir la variabilidad de la frecuencia cardíaca de individuos con un corazón saludable para entender cómo les afectaba el estrés.

En general, los latidos del corazón sano presentan  irregularidades relacionadas con cambios en el sistema nervioso.  Esto se debe a que el llamado “marcapasos natural del corazón” (el nódulo sinoauricular o nodo SA)  recibe señales de las dos ramas del sistema nervioso: si se estimula el sistema nervioso parasimpático, el nodo SA disminuye la velocidad cardiaca y, si se estimula el sistema nervioso simpático, la acelera.

Así que cualquier corazón sano presenta fluctuaciones conectadas a estas dos ramas del sistema nervioso y su estado. Por tanto, dichas fluctuaciones pueden funcionar como una “ventana” por la que observar cómo está respondiendo el organismo a perturbaciones como el estrés.

Efectos de la meditación

Para aprovechar esto, los científicos usaron una novedosa técnica que permite cuantificar los cambios en la variabilidad de la frecuencia cardiaca (HRV) antes y durante la meditación. Aplicaron la técnica a sus observaciones durante un año.

La interpretación de los datos reveló varias cosas. En primer lugar, que la práctica a largo plazo de la meditación redujo el estrés de los militares participantes en el estudio y provocó en ellos cambios fisiológicos positivos permanentes.

Asimismo, se constató que los meditadores mostraban un control ejecutivo más fuerte, es decir, mayor capacidad de llevar a cabo un comportamiento orientado a objetivos, utilizando procesos mentales complejos y habilidades cognitivas.

Explicación neurocientífica 

Susan Smalley, investigadora de la Universidad de California en Los Ángeles y fundadora del Mindful Awareness Research Center, ha dado una explicación neurocientífica de la utilidad de la meditación para el tratamiento del estrés postraumático, y no solo del producido por la guerra.

En la corteza prefrontal de nuestro cerebro existen tres redes de neuronas que serían las responsables de diversos aspectos de la atención, como la alerta, la orientación o el control ejecutivo. 

Los datos obtenidos de imágenes del cerebro tomadas con exploraciones de resonancia magnética funcional (fMRI) han demostrado que a medida que la sangre rica en oxígeno llega a estas redes neuronales durante la meditación, la actividad en la amígdala y otras estructuras del sistema límbico del cerebro (asociado con las emociones y los recuerdos de sucesos emocionales) comienza a disminuir. 

Por tanto, a nivel neuronal, la meditación hace que diversas estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales reduzcan su actividad. En consecuencia, llega la calma de las emociones.

Todos estos efectos fisiológicos constatados de la meditación apuntan a que esta práctica podría resultar útil para reducir el TEPT, no solo en militares, sino en cualquier persona que padezca este trastorno por otras causas. También se ha señalado que una intervención conductual inmediata al trauma puede ayudar. 

 Referencia bibliográfica:

Rohisha Tuladhar, Gyanendra Bohara, Paolo Grigolini, Bruce J. West. Meditation-Induced Coherence and Crucial EventsFrontiers in Physiology (2018). DOI:10.3389/fphys.2018.00626.

 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Récord mundial en la física de altas energías 15 febrero, 2022
    En lo que representa un nuevo récord mundial, el experimento internacional KArlsruhe TRItium Neutrino (KATRIN) ha limitado la masa de neutrinos con una precisión sin precedentes, rompiendo así una barrera en la física de neutrinos.
    KIT/T21
  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21