Tendencias21
La Luna orbita dentro de la atmósfera terrestre

La Luna orbita dentro de la atmósfera terrestre

La región más distante de nuestra atmósfera se extiende más allá de la órbita lunar, hasta alcanzar dos veces la distancia a nuestro satélite natural: en realidad la órbita de la Luna se desarrolla dentro de la atmósfera terrestre.

La Luna orbita dentro de la atmósfera terrestre

Gracias a los datos recopilados por el Observatorio Heliosférico y Solar (SOHO) de la ESA/NASA, se ha descubierto que la capa de gas que envuelve la Tierra tiene un radio de 630.000 km, 50 veces el diámetro de nuestro planeta, lo que significa que la región más lejana de nuestra atmósfera se extiende más allá de la órbita lunar, hasta alcanzar dos veces la distancia a nuestro satélite natural.

“La Luna orbita dentro de la atmósfera terrestre”, señala Igor Baliukin, del Instituto de Investigación Espacial ruso y autor principal de esta investigación. “No éramos conscientes de ello hasta que recuperamos las observaciones realizadas hace más de dos décadas por SOHO”.

En la región donde la atmósfera se funde en el espacio exterior, hay una nube de átomos de hidrógeno denominada “geocorona”. Uno de los instrumentos del satélite, SWAN, utilizó sus sensores para seguir la firma de hidrógeno y detectar con precisión hasta dónde llegaba el límite de la geocorona.

De esta forma descubrieron que la geocorona, la parte luminosa de la región más externa de la atmósfera terrestre, se extiende mucho más allá de los 10.000 kilómetros de la Tierra que se pensaba hasta ahora.

En realidad se prolonga más allá de los 384.400 kilómetros que nos separan de la Luna y forma parte de la atmósfera de nuestro satélite, que es insignificante debido a su escasa gravedad. Los resultados se han publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Space Physics.

La atmósfera terrestre es la parte gaseosa de la Tierra, la capa más externa y menos densa del planeta. Su densidad disminuye a medida que aumenta su longitud: a 60 000 km está compuesta de solo 70 átomos por centímetro cúbico, y a medio camino, a nivel de la Luna, contiene solo 0,2 átomos por centímetro cúbico, casi el vacío.

Nubes de hidrógeno

El Sol interactúa con los átomos de hidrógeno a través de una longitud de onda concreta del espectro ultravioleta, denominada Lyman alfa, que estos átomos pueden absorber y emitir. Como este tipo de luz es absorbido por la atmósfera terrestre, solo puede observarse desde el espacio.

Gracias a su célula de absorción de hidrógeno, el instrumento SWAN pudo medir de forma selectiva la luz Lyman alfa de la geocorona y descartar los átomos de hidrógeno ubicados en el espacio interplanetario.

El nuevo estudio ha revelado así que la luz solar comprime los átomos de hidrógeno en la geocorona de la cara diurna de la Tierra, a la vez que produce una región más densa en la cara nocturna. La región diurna del hidrógeno de mayor densidad sigue siendo bastante escasa, con tan solo 70 átomos por centímetro cúbico a 60.000 kilómetros de la superficie terrestre, y unos 0,2 átomos a la distancia de la Luna.

Recuperando datos antiguos

Lanzado en diciembre de 1995, el observatorio espacial SOHO lleva más de dos décadas estudiando el Sol, desde el interior de su núcleo hasta la corona exterior y el viento solar. El satélite orbita en el primer punto de Lagrange (L1), a aproximadamente 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección al Sol.

Su posición es perfecta para observar la geocorona desde fuera. El instrumento SWAN de SOHO capturó imágenes de la Tierra y su atmósfera en tres ocasiones entre 1996 y 1998.

El equipo de investigadores decidió recuperar este conjunto de datos de entre los archivos para analizarlos. Estas vistas únicas de la totalidad de la geocorona desde SOHO ahora están arrojando nueva luz sobre la atmósfera de la Tierra.

“A menudo es posible sacar partido de datos archivados desde hace muchos años y hacer ciencia nueva con ellos —constata Bernhard Fleck, científico del proyecto SOHO de la ESA—. Este descubrimiento subraya el valor de unos datos recogidos hace más de 20 años y las excepcionales prestaciones de SOHO”.

Referencia

SWAN/SOHO Lyman-alpha mapping: the Hydrogen Geocorona extends well beyond the Moon. I. Baliukin et al. Journal of Geophysical Research: Space Physics. DOI:https://doi.org/10.1029/2018JA026136
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21
  • Una molécula intestinal despierta el hambre de amor 10 febrero, 2022
    Los investigadores encontraron que los alimentos ricos en proteínas desencadenan la liberación de la hormona diurética 31, o "Dh31". Esta molécula de señalización, que se libera del tracto gastrointestinal en las moscas.de la fruta, genera una serie de reacciones que culminan en la transición de la alimentación al apareamiento: después de comer, las moscas quieren […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un láser puede enviar una nave espacial a Marte en 45 días 10 febrero, 2022
    Un láser ubicado en la Tierra podría impulsar a una nave espacial y hacerla llegar a la atmósfera marciana en un mes y medio, gracias al calentamiento de plasma de hidrógeno. Detenida en la atmósfera de Marte, la nave acercaría suministros para los asentamientos humanos en el planeta rojo.
    Pablo Javier Piacente
  • Sergio Miguel Tomé: el universo es un sistema computacional 10 febrero, 2022
    Una nueva teoría afirma que un sistema computacional oculto bajo las leyes naturales rige el funcionamiento del universo. El nuevo paradigma, además de afectar a la física porque modifica el concepto de fenómeno físico, también tiene implicaciones para las matemáticas y las ciencias cognitivas. Para desarrollarlo se necesita una investigación de físicos e informáticos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Científicos europeos consiguen un nuevo récord mundial de energía 10 febrero, 2022
    Utilizando el combustible de futuras plantas de energía de fusión, los científicos de JET en Oxford han duplicado con creces el récord histórico de 1997: obtuvieron 59 megajulios de energía y una potencia de salida de poco más de 11 megavatios durante cinco segundos.
    IPP/T21
  • Los europeos contemporáneos son genéticamente esteparios 9 febrero, 2022
    La ascendencia de la estepa en composición genética europea contemporánea ha contribuido a una constitución fuerte, con una estatura alta y una mayor circunferencia de la cadera y la cintura, pero también a un mayor nivel de colesterol en la sangre, según un estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • Un cometa del tamaño de un planeta menor se nos acercará en 2031 sin riesgo de colisión 9 febrero, 2022
    Un equipo de investigadores ha confirmado que 2014 UN271, también llamado Bernardinelli-Bernstein, es el cometa más grande jamás observado. Con un diámetro de 137 kilómetros, hará su mayor acercamiento a la Tierra en 2031, sin riesgo de colisión, después de tres millones de años lejos del sistema solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21