Tendencias21
La Luna se está enfriando cada vez más

La Luna se está enfriando cada vez más

La Luna sufre profundas anomalías químicas como consecuencia del gran impacto del que surgió hace 4.500 millones de años: cambios en sus rocas la están enfriando cada vez más.

Científicos de la NASA y de la Universidad de Nuevo México han desvelado los resultados de un estudio de materiales lunares recuperados hace cinco décadas en el marco de las misiones Apolo. La nueva investigación demuestra que la Luna está viviendo un fuerte proceso de cambios químicos en sus rocas, que son herencia del gran impacto entre la Tierra y un protoplaneta que dio origen al satélite hace 4.500 millones de años.

Aproximadamente cien millones de años después de la formación del Sistema Solar, la Tierra primitiva impactó con el protoplaneta Theia, de dimensiones similares a Marte. De ese monumental choque se desprendieron muchos trozos, uno de los cuales terminó formando a la Luna. Es evidente que un nacimiento tan violento y caótico tendría sus consecuencias, que parecen seguir manifestándose hasta hoy en nuestro satélite.

De acuerdo a una nota de prensa, la Luna está prácticamente agotada de elementos volátiles y, además, se encuentra atravesada por profundos y extraños cambios químicos en sus rocas. La investigación realizada en Estados Unidos y publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) ha analizado materiales lunares aportados por las misiones Apolo, hallando interesantes datos desconocidos hasta hoy.

Concretamente, los científicos se centraron en los análisis químicos de halógenos, un grupo de elementos altamente reactivos: flúor, cloro, bromo y yodo. Hallaron que los materiales lunares se encuentran prácticamente agotados de estos elementos, una característica que genera intensas anomalías químicas en las rocas de la Luna. Por ejemplo, muestran inusuales cantidades de isótopos estables de cloro, la forma pesada de este elemento.

Cambios extremos e inusuales

Según los expertos, la concentración de isótopos de cloro de estas rocas no se parece a nada que se haya observado hasta hoy en el universo. Los científicos fueron más allá y diseñaron un método para analizar trazas de contenido de halógenos en materiales planetarios, con el objetivo de medir la cantidad exacta de flúor, cloro, bromo y yodo en las muestras lunares.

Nuevamente constataron que la Luna atraviesa por profundos cambios químicos: hallaron un contenido muy bajo de halógenos, junto con cantidades inusualmente elevadas de isótopos estables de cloro. Esto estaría indicando que, junto a la ya mencionada pérdida de elementos volátiles, la Luna se estaría enfriando profundamente, perdiendo así casi todo contacto con el calor que identifica a la vida como la conocemos.

Para realizar las mediciones, los expertos emplearon un espectrómetro de masas sobre las muestras lunares recolectadas por los astronautas de las misiones Apolo. Escogieron para la investigación un conjunto de rocas denominadas anortositas ferroanas, que son algunas de las rocas más antiguas de las que se tiene registro. Nos hablan de las primeras etapas de la evolución de la Luna.

Teniendo en cuenta toda esta información, los científicos concluyeron que los cambios químicos observados en las rocas de la Luna son una herencia del colosal choque que la generó, debido a la transferencia de masa ocurrida. Los especialistas estadounidenses creen que los datos obtenidos en este estudio pueden ser vitales para seguir aprendiendo más sobre el proceso de formación de los planetas y otros astros.

Referencia

The Cl isotope composition and halogen contents of Apollo-return samples. Anthony Gargano, Zachary Sharp, Charles Shearer, Justin I. Simon, Alex Halliday, Wayne Buckley. PNAS (2020).DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2014503117

Foto:  Representación artística de una colisión entre dos cuerpos planetarios, como la que dio origen a la Luna,  hace 4.500 millones de años. NASA/JPL-Caltech.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente