Tendencias21

La creencia en Dios viene del inconsciente

Un patrón cognitivo inconsciente regula las creencias religiosas y otorga mayores capacidades intuitivas y predictivas a los que piensan que un poder superior regula el mundo.

Una investigación realizada por neurocientíficos de la Universidad de Georgetown ha descubierto que las personas con mayores habilidades en torno al aprendizaje implícito o inconsciente presentan al mismo tiempo una clara predisposición a creer en dioses o a mantener una fuerte conexión con el mundo religioso. Esta capacidad permite intuir o predecir patrones complejos de forma inconsciente.

El aprendizaje implícito o inconsciente consiste en la adquisición de conocimientos o habilidades sin que exista previamente una intención manifiesta. En muchas ocasiones, la persona que aprende no es consciente de sus propios progresos, y además es incapaz de describir aquello que ha incorporado. Según esta investigación, existe una conexión directa entre quienes poseen esta capacidad y la creencia en dioses.

Los investigadores estadounidenses comprobaron esta hipótesis diseñando un estudio en el que participaron personas con creencias y culturas completamente diferentes. Por un lado, ciudadanos de Estados Unidos con tendencia cristiana y, por otro, habitantes de Afganistán con creencias musulmanas. Lo llamativo es que los resultados fueron similares en ambos grupos, demostrando que existe un sustrato común que potencia la relación entre religiosidad, inconsciente e intuición.

El inconsciente y las creencias

Las pruebas se efectuaron sobre la base de un análisis que tenía como propósito medir el aprendizaje de patrones cognitivos implícitos. Tanto los participantes afganos como los estadounidenses debían apreciar cómo una secuencia de puntos aparecía y desaparecía en la pantalla de un ordenador. Cuando identificaban un punto, tenían que presionar un botón.

Aunque los puntos se movían con suma rapidez, algunos participantes lograron “intuir” la mecánica de la secuencia de puntos y fueron capaces de reconocer la ubicación de cada punto incluso antes de su aparición en la pantalla. Estas personas son las que poseen una mayor capacidad de aprendizaje implícito o inconsciente. Además, aunque resolvían adecuadamente el desafío, no sabían que los puntos formaban patrones o secuencias, confirmando que el aprendizaje estaba ocurriendo a un nivel inconsciente.

Como existió una fuerte coincidencia entre quienes se manifestaban creyentes en alguna forma de Dios y los mejores resultados en las pruebas de aprendizaje implícito, los expertos concluyeron que puede hablarse de una relación directa entre ambos factores. Las personas con mayor capacidad para conectarse con su inconsciente y aprender de forma intuitiva, presentan al mismo tiempo una mayor predisposición a creer en la existencia de un Dios que ordena el universo.

Más allá de identidades culturales o religiosas

Por otro lado, los neurocientíficos constataron que si el aprendizaje implícito se desarrolla desde la niñez, las personas tienden a incrementar sus creencias religiosas con el paso del tiempo, incluso si crecieron en un contexto familiar ajeno a estas prácticas. En sentido contrario, si el aprendizaje inconsciente no aparece durante los primeros años de vida, las personas van disminuyendo considerablemente su relación con algún tipo de Dios, incluso si viven en familias fuertemente religiosas.

Para concluir, los especialistas destacan que existe en la naturaleza humana alguna clase de patrón cognitivo inconsciente que atraviesa las diferencias culturales o las preferencias religiosas. Creen que la relación estrecha con el inconsciente puede determinar una relación más fuerte con el mundo religioso, sin que influya en esto la identidad cultural de la persona o la religión que profese.

“Este no es un estudio sobre si Dios existe, es un estudio sobre por qué y cómo los cerebros llegan a creer en dioses. Nuestra hipótesis es que las personas cuyos cerebros son buenos para discernir inconscientemente patrones en su entorno pueden atribuir esos patrones a la mano de un poder superior”, explica el investigador principal del estudio y profesor de la citada universidad, Adam Green, en un comunicado.

Referencia

Implicit pattern learning predicts individual differences in belief in God in the United States and Afghanistan. Adam B. Weinberger, Natalie M. Gallagher, Zachary J. Warren, Gwendolyn A. English, Fathali M. Moghaddam, Adam E. Green. Nature Communications (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-020-18362-3

Foto: Ben White. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

6 comentarios

  • Desde adolescente creo en Dios de forma natural, es decir, sin que alguien me lo inculcara. Por supuesto, al crecer y hacerme joven, indagué más al respecto. Es más, hoy que soy una persona de la tercera edad, sigo buscando respuestas a muchos interrogantes, pero sin menoscabar mi fe original.

  • Pienso también que, «la partícula de Dios» que el Creador insufló en el primer hombre, se ha estado transplantando de manera inconsciente al resto de la raza humana hasta «el final de la trompeta».

  • Por vuestra procedencia jesuítica; por la naturaleza de los temas que específicamente tratáis, de los cuales aprovecháis los huecos, que de muchos de ellos no ha cubierto la ciencia, para rellenarlos de cierto misterio, de aspectos inexplicables o de subliminales trascendencias. Merecéis el Templeton, de verdad.

  • Solo es el viejo conocido «pensamiento mágico», la imaginación, onirismo, alucinaciones, ADOCTRINAMIENTO DESDE EL ABUSO PARENTAL, No pueden probar el inconsciente ni que sucede en estados de conciencia alterados o si hay problemas mentales. Siempre buscan legitimar con roces científicos lo que nunca pudieron: no hay lógica ni razón, no hay justificación para el engaño o la mentira, ni para el mecanismo de control de rebaño religioso. Nunca pudieron demostrar la existencia de lo preternatural, dioses, fantasmas, ángeles, espíritus, diablos, milagros, almas, curaciones por la fe, la ineficacia de los rezos y demás fantasmones. PROPAGANDA RELIGIOSA.

    • Muy bien dicho ROBERTO . Tienes toda la razón en lo que comentas y yo pienso y razono tal como tu comentas . Ellos están en el mundo de las «creencias» (creen que…les parece cierto , pudiera ser…pero no pueden demostrar ni evidenciar nada. Tienen Fé y eso les permite irracionalmente creer sus cosas religiosas . La Fé es un modo irracional de pensar cuando uno se halla inmerso en la ignorancia (ausencia de conocimiento de ciencia)

      • MMM, seria malo acondicionar la mente para no recibir traumas?? seria malo enfocar con mayor esfuerzo la mente para lograr un objetivo, cuando ese enfoque no hace daño asi mismo?? hay deportista que usan franelas de la suerte y hacen mucho mejores esfuerzos para ganar..solo un ejemplo. Ahora porque cuestionar creencias ?? porque ofende la ciencia es que la misma ciencia tiene defectos e interrogantes que jamas lograra responder.. nota: no soy religioso, solo quiere añadir mi comentario para que piense ese punto de vista.