Tendencias21
La mirada de un robot nos emociona tanto como la humana

La mirada de un robot nos emociona tanto como la humana

El contacto visual con un robot puede tener el mismo efecto emocional en el ser humano que un cruce de miradas con otra persona, según una reciente investigación. Se prevé que en el futuro existirá una interacción muy fluida entre humanos y robots humanoides.

Los avances en robótica están acercando cada vez más a los denominados robots sociales con el ser humano. ¿Hasta dónde llegará la profundidad de esa relación? De acuerdo a un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tampere, en Finlandia, los seres humanos podemos llegar a sentir el mismo efecto a nivel emocional cuando tenemos contacto visual con un robot que cuando lo hacemos con otra persona. Según un comunicado, el estudio predice que la relación entre humanos y este tipo de robots será cada vez más natural y fluida en el futuro.

Investigaciones previas ya han marcado que los robots sociales, aquellos que ya están programados para comunicarse con el ser humano y realizar diversas tareas de asistencia y cooperación, generan en las personas determinados sentimientos similares a los que pueden observarse en su relación con otros humanos. Por ejemplo, identifican a algunos robots como más simpáticos, sociables o inteligentes, brindándoles atributos humanos que quizás no fueron considerados al momento de su creación.

Sin embargo, los investigadores finlandeses han profundizado un poco más: en su estudio, que será publicado en la primera edición de 2021 de la revista Bilogical Psychology, realizaron pruebas experimentales para intentar determinar si el contacto visual humano-robot presenta los mismos indicadores fisiológicos que marcan las reacciones emocionales que el contacto entre seres humanos. Los resultados son sorprendentes, y marcan un futuro en el cual la robótica y la Inteligencia Artificial alcanzarán una verdadera integración con la cultura humana.

Miradas profundas

¿Por qué estudiar el contacto visual para determinar este tipo de relación? En primer lugar, los científicos indicaron que resultados de estudios anteriores han demostrado que determinadas respuestas fisiológicas ligadas a cuestiones emocionales son más potentes cuando se registra un contacto visual estrecho. En segundo lugar, dirigir la mirada hacia otra persona es un tipo de comportamiento social relacionado con la interacción normal y establecida, que incluso los robots sociales dominan en la actualidad.

Una vez elegida la metodología de estudio, los especialistas realizaron las pruebas colocando a diversos voluntarios cara a cara con otra persona y con un robot social. La persona y el robot miraron directamente al participante e hicieron contacto visual o desviaron la mirada, según cada situación. Al mismo tiempo, los expertos midieron distintos indicadores fisiológicos para poder determinar las reacciones emocionales de los voluntarios.

Por ejemplo, analizaron la conductancia de la piel, que refleja la actividad de los sistemas nerviosos autónomos. También tuvieron en cuenta la actividad eléctrica del músculo de la mejilla, ya que este dato determina reacciones afectivas de carácter positivo. Por último, estudiaron la desaceleración de la frecuencia cardíaca, un indicador clave para descubrir la orientación de la atención en cada participante.

¿Emociones artificiales?

Según los resultados obtenidos, todas las reacciones fisiológicas mencionadas anteriormente eran más intensas al registrarse contacto visual estrecho que al desviarse la mirada. Además, tanto el contacto visual con el robot como con otro ser humano mostraron elevados niveles de centralización de la atención, aumento en el nivel de excitación y respuestas emocionales positivas.

La investigadora Helena Kiilavuori, una de las científicas responsables de la investigación, indicó que “nuestros resultados muestran que las señales no lingüísticas que regulan la interacción de los robots sociales pueden afectar a los humanos de la misma manera que las señales similares presentadas por otras personas”. En ese sentido, la experta cree que a medida que se desarrolle aún más la tecnología robótica nuestra interacción con los robots sociales del futuro podrá ser sorprendentemente fluida, a niveles que hoy ni siquiera imaginamos.

Teniendo en cuenta las reacciones emocionales que generan en el ser humano, cabría preguntarse si en algún momento los robots no podrán generar sus propias emociones, en el marco de una evolución integrada entre el desarrollo humano y la Inteligencia Artificial.

Referencia

Making eye contact with a robot: Psychophysiological responses to eye contact with a human and with a humanoid robot. Kiilavuori, H., Sariola, V., Peltola, M. J., & Hietanen, J. K. Biological Psychology (2021).DOI: https://doi.org/10.1016/j.biopsycho.2020.107989

Foto: Saara Lehtonen / Universidad de Tampere.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente