Tendencias21

Robots que aprenden equivocándose, igual que los humanos

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley (EEUU) han desarrollado algoritmos que permitirán a los robots aprender nuevas habilidades motrices con el método de ensayo y error. El proceso es similar al que utilizan los seres humanos en su aprendizaje, lo que supone un hito en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial. Por Jorge Lázaro.

Robots que aprenden equivocándose, igual que los humanos

Los robots son máquinas muy interesantes, pero tienen una incapacidad básica: solo funcionan bien haciendo aquellas cosas para las que están programados. Para superar este punto, los científicos tratan de enseñarlos a aprender por sí mismos.

En esta dirección, un equipo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley (EEUU) ha dado un paso importante, que podría suponer un hito en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial: Han desarrollado algoritmos que permitirán a los robots aprender nuevas habilidades motrices con el método de ensayo y error. El proceso es similar al que utilizan los seres humanos en su aprendizaje.

El primer robot que utiliza este sistema responde al nombre de BRETT (Berkeley Robot for the Elimination of Tedious Tasks, o Robot Berkeley para la Eliminación de Tareas Tediosas).

En una prueba realizada con él en la universidad, los investigadores demostraron que BRETT era capaz de completar una serie de tareas (colgar ropa, montar un avión de juguete, o desenroscar un tapón) sin que se le hubieran programado datos sobre su entorno.

Para lograr esta hazaña, BRETT tuvo que ser programado con una serie de algoritmos basados en el concepto de aprendizaje profundo, que busca crear una robótica de mayor autonomía intelectual, que no tenga que ser programada con tanta asiduidad, y que pueda mejorar en su desempeño por sí misma.

Nueva aproximación al concepto de aprendizaje

El objetivo de la presente investigación es desarrollar nuevos métodos de aprendizaje para los robots, para así “no tener que volver a programarlos cuando se encuentren con algo nuevo”, explica el profesor Pieter Abbeel, del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación de la Universidad de California en Berkeley  (EEUU).

Hasta ahora, la principal línea de investigación se centraba en programar todos los escenarios posibles a los que se enfrentara el robot, o crear entornos simulados donde operara; el estudio de Berkeley, en cambio, hace uso del aprendizaje profundo, una rama de la inteligencia artificial inspirada en las conexiones neuronales del cerebro humano, y en su manera de interactuar con el mundo.

Los implicados en el proyecto han preferido centrarse en esta línea de investigación, al considerar que el pensamiento robótico tiene que asemejarse más al humano, que “no nace con un repertorio de comportamientos que se despliega como una navaja suiza; y que tampoco está programado”.

La capacidad humana para aprender de manera constante es el núcleo del aprendizaje profundo, y sus programas se basan en la creación de “redes neuronales”, donde se superponen capas de neuronas artificiales que captan datos sensoriales, sean estos sonidos o imágenes.

El reto de los investigadores de Berkeley ha estado en aplicar estos conceptos a la resolución de tareas motrices, pues no bastaba con el reconocimiento de los estímulos, sino que estos tenían que llevar a una respuesta práctica. El hecho fundamental es que, al desarrollarse la actividad del robot en un ámbito físico, saliendo del entorno en 3D sin estructuras reales, no existen soluciones previas a los problemas que permitan al robot tener una referencia.

Enseñanza con incentivos

Una vez planteado el sistema, resolver los problemas de las capacidades motrices ha sido una cuestión de práctica. A BRETT se le plantearon tareas motrices reguladas con un sistema de puntuación: si sus acciones le acercaban a la solución del problema, los puntos aumentaban.

Los resultados de la puntuación se guardan en la “red neuronal”; así, el algoritmo que controla su programación le permite aprender para completar nuevas tareas en apenas 10 minutos, si conoce la ubicación de los objetos, y en tres horas, si tiene que hacer uso de sus propios sistemas de visión para encontrarlos.

Para Abbeel, los avances que se verán con este proceso serán enormes, y estarán ligados al aumento de datos que pueda procesar el robot. “Con más datos puedes aprender acciones más complejas”, afirma el investigador, que destacó que aún queda un largo camino antes de que los robots puedan “limpiar una casa o hacer la colada”.

Sin embargo, se muestra optimista con los resultados iniciales, que en su opinión apuntan a un gran avance en las capacidades de aprendizaje de los robots en los próximos 10 años.

Aplicaciones en la vida real

Por su parte, Trevor Darrell, director del Centro de Visión y Aprendizaje de Berkeley, destaca la importancia de este nuevo software que el robot utiliza para programar su aprendizaje y todas las tareas que se le encomiendan, pues “la mayoría de aplicaciones de los robots están en entornos controlados donde los objetos están en lugares predecibles”.

“El reto”, concluye, “está en llevar los robots a la vida real, a hogares u oficinas, donde el entorno sufre cambios constantes y el robot tiene que ser capaz de percibirlos y adaptarse a ellos”.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente