Tendencias21
La Nebulosa Ojo de Gato muestra el espectáculo del final de una estrella

La Nebulosa Ojo de Gato muestra el espectáculo del final de una estrella

La Nebulosa Ojo de Gato, situada a 3.000 años luz de la Tierra, ofrece el espectáculo del final de la vida de una estrella, en el que se produce la expulsión de gas por parte del astro. Las nebulosas planetarias son las formas que adoptan las estrellas de tamaño medio cuando van a morir. La ESA y la NASA muestran el impresionante fenómeno.

La Nebulosa Ojo de Gato muestra el espectáculo del final de una estrella

La Nebulosa del Ojo de Gato (NGC 6543), a 3.000 años luz de distancia de la Tierra, ofrece un atractivo espectáculo al ojo humano.

En una imagen obtenida con el telescopio espacial Hubble, de la NASA y la ESA (Agencia Espacial Europea), se aprecian numerosas burbujas, que resultan de la expulsión de gas por parte de una estrella central que se acerca al final de su vida.

Las estrellas muy masivas mueren en explosiones de supernova, pero las estrellas como el Sol, de masa media, forman nebulosas planetarias a medida que su combustible se va agotando.

Se llaman nebulosas planetarias porque cuando son observadas con telescopios pequeños su forma las hace parecer planetas. Las nebulosas planetarias se construyen en capas, a medida que la estrella moribunda va expulsando gas y polvo, y es esto lo que les confiere su forma redondeada.

La Nebulosa del Ojo de Gato, recuerda la nota de prensa de la ESA, fue descubierta por William Herschel en 1786, y hoy día sigue siendo un objeto muy interesante para los astrónomos que observan con telescopios basados en tierra.

Expulsión de gas hace 1.500 años

Los aficionados pueden ver esta nube de magnitud 8,1 lo bastante bien como para resolver la forma de la nebulosa; los telescopios más grandes han detectado un halo más amplio que la envuelve y se extiende en el espacio.

Esta imagen fue publicada en el portal de la ESA en 2004, pero el Telescopio Espacial Hubble ya reveló por primera vez sus detalles en 1994.

Las observaciones de las intrincadas capas concéntricas de gas de este objeto, y las inusuales aglomeraciones de gas que se forman por los impactos del propio gas, sugieren que la estrella expulsó su material en una serie de pulsos a intervalos de 1.500 años.

Cada una de las capas de gas creadas tras estas convulsiones estelares contiene tanta masa como todos los planetas de nuestro sistema solar juntos.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las temperaturas de Neptuno están fuera de control 12 abril, 2022
    El hemisferio sur de Neptuno se encuentra en medio de un verano épico de cuatro décadas, pero por razones que los científicos no pueden explicar las temperaturas no se han incrementado, como indicaría la lógica: por el contrario, se ha registrado una misteriosa caída promedio global de aproximadamente 8 °C entre 2003 y 2018. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • La física cuántica es más espeluznante de lo que decía Einstein 12 abril, 2022
    Una nueva investigación ha creado un "universo de juguete" que cambia las reglas de la mecánica cuántica y derrumba algunos de los pilares que sustentan la física de partículas. Consigue que nos veamos en el espejo no como un reflejo, sino como realmente somos. Y tiene aplicaciones tecnológicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia también se va a la guerra 12 abril, 2022
    Europa, Estados Unidos y Australia se han lanzado a una carrera por nuevos desarrollos militares en tecnologías cuánticas, biotecnología, hipersónica y los sistemas relacionados con el espacio, después de la invasión rusa de Ucrania. España aporta un laboratorio en esta estrategia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ola más alta jamás registrada golpeó Alaska en 1958: tenía 524 metros 11 abril, 2022
    Una colosal ola, registrada en el marco del denominado tsunami de Bahía Lituya, un desastre natural ocurrido el 9 de julio de 1958 al noreste del golfo de Alaska, alcanzó una altura máxima de 524 metros y es hasta el momento la ola más alta identificada oficialmente, según distintos estudios científicos.
    Pablo Javier Piacente
  • Júpiter y Ganímedes se comunican mediante campos magnéticos 11 abril, 2022
    Júpiter y Ganímedes mantienen entre sí potentes interacciones magnéticas que crean intensas auroras, cuya complejidad ha podido ser analizada más a fondo gracias a la misión Juno de la NASA. Las auroras y sus “huellas” podrían estar indicando la presencia de un océano subterráneo salino en Ganímedes.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan un impresionante destello cósmico que ocurrió hace 5.000 millones de años 11 abril, 2022
    Los astrónomos han descubierto un destello cósmico que se originó hace 5.000 millones de años. Se trata del megamáser más remoto jamás observado y revela que una colisión de galaxias se produjo cuando el universo tenía un tercio de su edad actual.
    SARAO/T21
  • Conmoción en la Física por el descubrimiento de la masa real del bosón W 11 abril, 2022
    El descubrimiento de que el bosón W tiene una masa mucho mayor de la predicha por el Modelo Estándar sugiere que en la naturaleza hay un principio fundamental todavía desconocido que cambiaría nuestro conocimiento sobre el universo, aunque habrá que esperar un tiempo para confirmarlo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Penetramos en la materia oscura del cerebro 10 abril, 2022
    El cerebro tiene una especie de materia oscura formada por las sinapsis eléctricas, que conectan a las neuronas directamente y de las que apenas se conoce nada. Ahora sabemos que son esenciales para ciertas funciones cerebrales.
    MPG/T21
  • ¿Quién decide realmente, nosotros o nuestro cerebro? 9 abril, 2022
    Una nueva investigación arroja luz sobre si realmente disponemos de libre albedrío, dado que se ha comprobado que el cerebro actúa antes de que pensemos hacer algo. Ahora sabemos que solo lo hace después de que hayamos tomado una decisión.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Resuelto el misterio de la alineación de las pirámides de Egipto 8 abril, 2022
    La perfecta alineación de las pirámides de Egipto no se habría conseguido con ayuda extraterrestre ni con tecnologías ocultas, sino gracias al movimiento del Sol sobre la superficie terrestre y la sombra que deja a su paso durante el equinoccio de otoño.
    Pablo Javier Piacente