Tendencias21

Las construcciones submarinas hacen de “caballo de Troya” para las medusas

Los pólipos de medusa proliferan en las superficies submarinas creadas por el hombre a un ritmo muy superior de lo que lo hacen en un entorno natural, revela un estudio del CSIC, en el que se han detectado hasta 100.000 pólipos por metro cuadrado con una mayor capacidad de producir medusas que en medios corrientes. Este hecho podría explicar el aumento global de proliferación de medusas, según los científicos.

Las construcciones submarinas hacen de “caballo de Troya” para las medusas

Los pólipos de medusa proliferan en las superficies submarinas creadas por el hombre, según revela una investigación internacional liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En este tipo de superficies; como puertos, plataformas petrolíferas, granjas de acuicultura e instalaciones turísticas, se han llegado a detectar hasta 100.000 pólipos por metro cuadrado con una mayor capacidad de producir medusas.

El investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares) Carlos Duarte, que ha dirigido el trabajo, explica:

“El aumento de las estructuras de origen antrópico está proporcionando hábitats para los pólipos, lo que podría ser un factor importante para explicar el aumento global de proliferación de medusas”.

Hasta ahora, los estudios que habían tratado de explicar este fenómeno se habían centrado en variables relacionadas con las medusas en su fase adulta.

Analizadas zonas submarinas de todo el mundo

La investigación, que ha sido publicada en el último número de la revista Frontiers in Ecology and the Environment, revela que la especie Cotylorhiza tuberculata, por ejemplo, presenta una densidad de casi 20 pólipos por centímetro cuadrado en los ladrillos, frente a uno solo de ellos por centímetro cuadrado anidado en las conchas de ostras vivas y aproximadamente ocho pólipos por centímetro cuadrado sobre conchas de ejemplares muertos.

Las estructuras artificiales en las zonas costeras están aumentando entre un 3,7% y un 28,3% anual. Según el artículo, esta situación puede resultar “especialmente crítica en regiones de sedimentos blandos como el Golfo de México”, donde la disponibilidad de sustratos naturales es escasa lo que limita el número de pólipos. El equipo de investigación ha denominado a este fenómeno como el efecto caballo de Troya.

Las regiones analizadas pertenecen a zonas submarinas de todo el mundo entre las que se incluyen Japón, Reino Unido, España y Estados Unidos. El trabajo ha sido fruto de una colaboración internacional financiada por la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos, a través del Centro Nacional de Análisis Ecológico.

Referencia bibliográfica

Carlos M. Duarte et al. Is global ocean sprawl a cause of jellyfish blooms? Frontiers in Ecology and the Environment. DOI: 10.1890/11024.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario