Tendencias21
Las obras de arte más antiguas hablan de hambre

Las obras de arte más antiguas hablan de hambre

Las obras de arte más antiguas conocidas hasta el momento, las denominadas “figurillas de Venus”, tienen un origen dramático: reflejan los problemas de alimentación relacionados con una época de hambre.

Las esculturas más antiguas de la humanidad están relacionadas con el cambio climático e inconvenientes en la dieta en un período extremadamente complejo y atravesado por el hambre, de acuerdo a una investigación realizada por científicos del Campus Médico Anschutz de la Universidad de Colorado. De acuerdo a un comunicado, las “figurillas de Venus” fueron creadas en momentos de estrés nutricional extremo.

Se tratan de uno de los primeros ejemplos del arte producido por el hombre, y fueron talladas hace unos 30.000 años. Las enigmáticas esculturas denominadas “figurillas de Venus” desconciertan a la ciencia desde hace casi dos siglos. Ahora, una nueva investigación publicada en la revista Obesity entrega indicios concretos sobre su verdadero origen, que es mucho más dramático con respecto a la mayoría de las suposiciones y teorías que se conocen hasta hoy.

Gran parte de los analistas y expertos sostenían hasta el momento que estas esculturas eran símbolos de belleza o fertilidad, reflejando el ideal femenino de su época de creación. En otras palabras, una obra con fines meramente estéticos. Por el contrario, los especialistas estadounidenses que llevaron adelante el nuevo estudio creen que su motivación fue más urgente y dolorosa: sostienen que representan al cuerpo femenino dotado de las condiciones necesarias para la procreación en un contexto de hambre y necesidades.

La investigación establece que un escenario marcado por las consecuencias de un proceso de cambio climático generó en las sociedades de la época complejas situaciones para la supervivencia. Una alimentación pobre y escasa tenía como resultado mayores inconvenientes de los habituales para que las mujeres pudieran desarrollar a término su embarazo. En cierto modo, las “figurillas de Venus” serían el ideal femenino con las características físicas indicadas como para llegar a dar a luz.

Hambre y cambio climático

En la época de los cazadores-recolectores de la Europa de la Edad de Hielo, momento en el que surgieron estas obras de arte, la obesidad era algo prácticamente inexistente. Un período caracterizado por un descenso abrupto de las temperaturas, en el cual el alimento escaseaba y el hambre era la ley, no conocía del sobrepeso. Sin embargo, las representaciones artísticas expresaban el ideal necesario para la reproducción de la especie y su continuidad.

Según Richard Johnson, autor principal del estudio, “estas obras transmitían ideales de tamaño corporal para mujeres jóvenes, y especialmente para aquellas que vivían cerca de los glaciares. Descubrimos que las proporciones de tamaño corporal eran más altas cuando los glaciares avanzaban, mientras que la obesidad disminuía cuando el clima se calentaba y los glaciares retrocedían», explicó.

En el contexto indicado, la obesidad se convirtió en un ideal a alcanzar. Era promovido en un escenario de escasez, entendiendo que una mujer obesa era capaz de mantener un embarazo hasta el final y culminarlo felizmente en el alumbramiento. Por el contrario, las mujeres más delgadas o jaqueadas por el hambre perdían sus embarazos o incluso perecían en el parto.

En consecuencia, Johnson agregó que “las figurillas surgieron como una herramienta ideológica para ayudar a mejorar la fertilidad y la supervivencia de la madre y los recién nacidos. El arte tuvo una función significativa al enfatizar la salud y la supervivencia, para adaptarse a condiciones climáticas cada vez más austeras y extremas”, concluyó.

Si el arte refleja muchas veces las condiciones sociales, en este caso fue una especie de luz al final del túnel para sociedades que se veían afectadas por la escasez, un clima riguroso y otras condiciones que no eran precisamente esperanzadoras. El ideal de la mujer obesa encarnado en las “figurillas de Venus” era precisamente la esperanza de un futuro posible.

Referencia

Upper Paleolithic Figurines Showing Women with Obesity may Represent Survival Symbols of Climatic Change. Richard J. Johnson et al. Obesity (2020).DOI: http://dx.doi.org/10.1002/oby.23028

Imagen: Richard J. Johnson et al / CU Anschutz.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 11 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • La ciencia se prepara para un eventual encuentro con otras civilizaciones 11 noviembre, 2022
    Una universidad escocesa ha creado un centro internacional de científicos para preparar a la humanidad ante un eventual encuentro con otras civilizaciones, una posibilidad cada vez más plausible debido al desarrollo de telescopios cada vez más sofisticados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 11 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos viviendo la ecuación final de nuestra especie 11 noviembre, 2022
    Decisiones erróneas, genética ancestral y una profunda ignorancia, forman los términos de la ecuación final de nuestra especie: nos lleva a lo que la ciencia llama Climate Endgame, el suicidio colectivo de la especie humana.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 11 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 11 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • El telescopio espacial James Webb suma un nuevo método para detectar exoplanetas habitables 11 noviembre, 2022
    Un nuevo marco para el estudio de planetas fuera del Sistema Solar podría ayudar al Telescopio James Webb a buscar mundos alienígenas capaces de albergar seres humanos: permitirá estudiar las atmósferas de planetas distantes e identificar los que son aptos para la vida humana, sin tener que visitarlos físicamente.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 11 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 11 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Ötzi, la “momia de hielo” preservada durante 5.100 años, no fue un caso extraordinario 11 noviembre, 2022
    Los investigadores creen que las suposiciones sobre cómo el tiempo, el clima y el hielo glacial conspiraron para preservar a Ötzi durante 5.100 años estaban equivocadas. La nueva teoría se contrapone a la desarrollada cuando se descubrió a la “momia de hielo” en 1991, pero además sugiere que las condiciones podrían haberse repetido en muchos […]
    Pablo Javier Piacente