Tendencias21

Los chimpancés meditan sobre sus propios conocimientos

Una investigación realizada por científicos estadounidenses ha demostrado que los parientes animales más cercanos a nuestra especie, los chimpancés, tienen la capacidad de «pensar sobre el pensamiento» – lo que se denomina «metacognición-. El hallazgo tendría importantes implicaciones para la aparición de la mente auto-reflexiva en el transcurso de la evolución cognitiva de nuestra especie, afirman los autores del estudio.

Los chimpancés meditan sobre sus propios conocimientos

Los parientes animales más cercanos a nuestra especie, los chimpancés, tienen la capacidad de «pensar sobre el pensamiento» – lo que se denomina «metacognición» -, según un nuevo estudio realizado por científicos de la Georgia State University y la Universidad de Búfalo (ambas en Estados Unidos).

Michael J. Beran y Bonnie M. Perdue, del Language Research Center (LRC) de la Georgia State University; y J. David Smith, de la Universidad de Búfalo, llevaron a cabo una investigación a este respecto. Sus resultados han sido publicados en la revista Psychological Science de la Association for Psychological Science de Norteamérica.

«La demostración de que existe metacognición en primates no humanos tiene implicaciones importantes con respecto a la aparición de la mente auto-reflexiva en el transcurso de la evolución cognitiva de nuestra especie», explican los investigadores en un comunicado de la Georgia State University.

La metacognición es la capacidad de reconocer los propios estados cognitivos. Se da, por ejemplo, cuando en un concurso el concursante debe tomar una decisión entre «llamar a un amigo» para asesorarse o arriesgarlo todo respondiendo a una pregunta por si solo, en función de la confianza que tenga en sus propios conocimientos.

«En la literatura científica, se ha producido un intenso debate en los últimos años sobre si la metacognición es o no es exclusiva de los humanos», explica Beran.

Si no saben, buscan información

Los chimpancés analizados en el LRC fueron entrenados para usar un sistema lingüístico del mismo tipo que el lenguaje de símbolos para nombrar cosas, lo que permitió a los investigadores conocer sus conocimientos o su ignorancia.

En el experimento, los científicos probaron a los chimpancés en una tarea que obligaba a los animales a utilizar símbolos para señalar qué alimento estaba escondido en una ubicación determinada. De este modo, si un trozo de plátano estaba oculto, los chimpancés informaban de este hecho y obtenían el alimento al tocar el icono de ‘plátano’, en un teclado con símbolos.

Los investigadores proporcionaron a los chimpancés bien información completa bien información incompleta acerca de las recompensas alimenticias que recibirían. En algunos de los casos, los animales habían podido ver anticipadamente los alimentos disponibles en el lugar oculto, por lo que podían señalarlos de inmediato, tocando el símbolo correcto, sin tener que ir al escondite para ver que era lo que había.

En otros casos, los chimpancés no podían saber qué alimento se encontraba en el lugar oculto, bien porque no lo habían visto en ese ensayo bien porque, aunque hubiesen visto un alimento, este podía no ser el colocado en el escondite. En estas situaciones, debían ir primero a buscar en el lugar oculto, antes de tratar de nombrar cualquier alimento.

Lo que se comprobó fue que los chimpancés señalaban objetos cuando sabían que estos estaban en el escondite; pero buscaban más información antes de señalar, si no sabían ya de qué alimento se trataba.

Según los autores del estudio: «Este patrón de comportamiento refleja una capacidad de búsqueda controlada de información que impulsa una respuesta inteligente. Este hecho sugiere claramente que nuestro pariente animal vivo más cercano tiene habilidades metacognitivas estrechamente relacionadas con las de los seres humanos”.

Referencia bibliográfica:

M. J. Beran, J. D. Smith, B. M. Perdue. Language-Trained Chimpanzees (Pan troglodytes) Name What They Have Seen but Look First at What They Have Not Seen. Psychological Science (2013). DOI:10.1177/0956797612458936.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario