Tendencias21

Los humanos contagiaron enfermedades africanas a los neandertales europeos

Un estudio de la Universidad de Cambridge y de la de Oxford Brookes sugiere que los neandertales europeos pudieron infectarse con enfermedades traídas desde África por olas de ‘Homo sapiens’, como una bacteria que causa úlceras estomacales, y el virus del herpes genital. Esto podría haber contribuido a la desaparición de los neandertales.

Los humanos contagiaron enfermedades africanas a los neandertales europeos

Un nuevo estudio sugiere que los neandertales de Europa pudieron haber sido infectados con enfermedades llevadas fuera de África por olas de humanos anatómicamente modernos –Homo sapiens-. Como ambos eran especies de homínido, habría sido más fácil para los patógenos saltar entre poblaciones, según los investigadores. Esto podría haber contribuido a la desaparición de los neandertales.

Investigadores de las universidades de Cambridge y Oxford Brookes (Reino Unido) han revisado la evidencia más reciente obtenida de genomas de patógenos y ADN de huesos antiguos, y ha llegado a la conclusión de es probable que algunas enfermedades infecciosas sean muchos miles de años más antiguas de lo que se creía anteriormente.

Hay pruebas de que nuestros antepasados ​​se cruzaron con los neandertales e intercambiaron genes asociados con enfermedades. También hay evidencia de que los virus entraron en los humanos a partir de otros homínidos mientras todavía estaban en África. Por lo tanto, los investigadores sostienen que tiene sentido suponer que los seres humanos podrían, a su vez, transmitir la enfermedad a los neandertales, y que -si estábamos aparéandonos con ellos- es probable que lo hiciéramos.

Charlotte Houldcroft, de la División de Antropología Biológica de Cambridge, dice que muchas de las infecciones que podrían haber pasado de los seres humanos a los neandertales -tales como la tenia, la tuberculosis, las úlceras de estómago y varios tipos de herpes- son enfermedades crónicas que habrían debilitado a los neandertales, cazadores y recolectores, haciendo que estuvieran menos en forma y fueran menos capaces de encontrar alimentos, lo que podría haber catalizado la extinción de la especie.

«Los seres humanos que migraron fuera de África habrían sido un importante reservorio de enfermedades tropicales,» dice Houldcroft en la nota de prensa de Cambridge, recogida por EurekAlert! «Para la población neandertal de Eurasia, adaptada a las enfermedades infecciosas de ese entorno geográfico, la exposición a nuevos patógenos llevados desde África pudo haber sido catastrófica.»

«Sin embargo, es poco probable que fuera similar a cuando Colón trajo enfermedades a América y diezmó las poblaciones nativas. Es más probable que cada pequeño grupo de neandertales tuviera sus propios desastres infecciosos, que debilitaban al grupo y inclinar la balanza en contra de la supervivencia», dice Houldcroft.

Técnicas

Las nuevas técnicas desarrolladas en los últimos años permiten que los investigadores pueden analizar el pasado de las enfermedades modernas para desentrañar su código genético, así como extraer ADN de fósiles de algunos de nuestros primeros ancestros para detectar rastros de enfermedad.

En un artículo publicado en American Journal of Physical Anthropology, Houldcroft, que también estudia las infecciones modernas en el Hospital Great Ormond Street, y Simon Underdown, investigador sobre la evolución humana de la Universidad de Oxford Brookes, escriben que los datos genéticos muestran que muchas enfermedades infecciosas han «co-evolucionado con los humanos y nuestros antepasados ​​desde hace millones de años».

La visión tradicional sobre las enfermedades infecciosas es que explotaron con el amanecer de la agricultura hace unos 8.000 años, ya que las poblaciones humanas, cada vez más densas y sedentarias, coexistían con el ganado, creando una tormenta perfecta para que las enfermedades se propagaran. Los investigadores dicen que la evidencia más reciente sugiere que la enfermedad tuvo un «periodo de explosión» mucho más largo, anterior a la agricultura.

De hecho, dicen que muchas enfermedades consideradas tradicionalmente como zoonosis, transferidas de animales de rebaño a los seres humanos, se transmitieron primero de los humanos al ganado.

«Estamos empezando a ver la evidencia de que las bacterias ambientales eran los ancestros probables de muchos patógenos que causaron enfermedades durante el advenimiento de la agricultura, y que inicialmente pasaron de los seres humanos a sus animales», dice Houldcroft.

«Los cazadores-recolectores vivían en grupos pequeños de forrajeo. Los neandertales vivían en grupos de entre 15-30 miembros, por ejemplo. Así que la enfermedad habría estallado esporádicamente, pero habría sido incapaz de propagarse muy lejos. Una vez que llegó la agricultura, estas enfermedades tuvieron las condiciones perfectas para explotar, pero ya estaban ahí».

Los humanos contagiaron enfermedades africanas a los neandertales europeos

Homínidos

No existe todavía ninguna evidencia de transmisión de enfermedades infecciosas entre los seres humanos y los neandertales; Sin embargo, teniendo en cuenta la coincidencia en el tiempo y la geografía, y la no menos importante evidencia del cruzamiento, Houldcroft y Nelly dicen que tuvo que ocurrir.

Los neandertales se habrían adaptado a las enfermedades de su entorno europeo. Existe evidencia de que los seres humanos se beneficiaron de la recepción de compoNeanderthal genomics suggests a pleistocene time frame for the first epidemiologic transitionnentes genéticos a través de cruzamientos que los protegían de algunos de ellas: la sepsis bacteriana -infección de la sangre provocada por heridas infectadas- y encefalitis transmitida por garrapatas que habitan en los bosques de Siberia.

A su vez, los seres humanos, a diferencia de los neandertales, se habían adaptado a las enfermedades africanas, que habrían traído con ellos durante las olas de expansión en Europa y Asia.

Los investigadores describen a Helicobacter pylori, una bacteria que causa úlceras estomacales, como el principal candidato para una enfermedad que los seres humanos pudieron haber pasado a los neandertales. Se estima que los primeros seres humanos infectados en África datan de hace 88-116 mil años, y llegaron a Europa hace 52.000 años. La evidencia más reciente sugiere que los neandertales se extinguieron hace unos 40.000 años.

Otro candidato es herpes simplex 2, el virus que causa el herpes genital. Hay evidencia de esta enfermedad conservada en genoma que sugiere que fue transmitida a los humanos en África hace 1,6 millones de años de otra especie de homínidos desconocidos que a su vez lo adquirió de los chimpancés.

«El homínido «intermedio» que llevó el virus de los chimpancés a los seres humanos muestra que las enfermedades podrían saltar entre especies de homínidos. El virus del herpes se transmite por vía sexual y por medio de la saliva. Como ahora sabemos que los seres humanos se cruzaron con los neandertales, y todos llevan un 2-5% de ADN neandertal como consecuencia de ello, tiene sentido suponer que, junto con los fluidos corporales, los seres humanos y los neandertales se transfirieron enfermedades», dice Houldcroft.

Las teorías recientes de la causa de la extinción de los Neandertales van desde el cambio climático a una alianza humana temprana con los lobos que les permitió dominar la cadena alimentaria. «Es probable que una combinación de factores provocara la desaparición de los neandertales», dice Houldcroft, «y cada vez hay más evidencia de que la propagación de la enfermedad fue muy importante.»

Referencia bibliográfica:

Charlotte J. Houldcroft y Simon J. Underdown: Neanderthal genomics suggests a pleistocene time frame for the first epidemiologic transition. American Journal of Physical Anthropology (2016). DOI: 10.1002/ajpa.22985.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente