Tendencias21

Los peces del fondo del mar enferman como consecuencia de la contaminación humana

Los peces de las profundidades marinas tienen enfermedades del hígado, tumores y otros problemas que podrían estar vinculados a la contaminación humana, según un estudio realizado en EE.UU y Europa por científicos de ambos continentes. Los peces estudiados, del golfo de Vizcaya, muestran también ‘intersexualidad’, es decir, mezcla de órganos sexuales masculinos y femeninos.

Los peces del fondo del mar enferman como consecuencia de la contaminación humana

Los peces marinos de aguas profundas que viven en los taludes continentales a profundidades de entre 600 metros y 1,6 kilómetros tienen patologías hepáticas, tumores y otros problemas de salud que pueden estar vinculados a la contaminación causada por los humanos, según ha descubierto uno de los primeros estudios de este tipo.

La investigación, llevada a cabo en el Golfo de Vizcaya al oeste de Francia, también descubrió el primer caso de una especie de peces de aguas profundas con intersexualidad, una mezcla de órganos sexuales masculinos y femeninos. El muestreo se realizó en un área sin contaminación puntual aparente, y parece reflejar las condiciones generales del océano.

Los hallazgos han sido publicados en Marine Environmental Research, por científicos de la Universidad Estatal de Oregón (OSU, EE.UU.); el Centro para la Ciencia del Medio Ambiente, la Pesca y la Acuicultura del Reino Unido; y otras agencias de investigación. Ha sido apoyado por la Unión Europea.

La investigación es de particular interés, dicen los investigadores de la OSU, cuando se contrasta con otros estudios realizados hace varios años en los parques nacionales del oeste americano, que también encontraron efectos significativos en la salud de los peces de la contaminación humana, incluyendo peces machos que habían sido «feminizados» y desarrollado huevos.

«En áreas que van desde los lagos vírgenes de alta montaña de los Estados Unidos a las aguas del océano frente a las costas de Francia y España, hemos encontrado evidencia de posible contaminación de origen humano que es lo suficientemente mala para tener repercusiones patológicas en los peces», dice en la nota de prensa de OSU Michael Kent, profesor de microbiología, y co-autor de ambos proyectos de investigación, así como experto internacional en enfermedades de los peces.

«En lo profundo del océano se podría haber pensado que el nivel de contaminación y su impacto biológico sería menor», dice Kent. «Este puede no ser el caso. Los cambios patológicos que estamos viendo son claramente del tipo asociado con la exposición a toxinas y carcinógenos».

Aún es preliminar

Sin embargo, la vinculación de estos cambios en los peces de aguas profundas con la contaminación es preliminar en este momento, según los investigadores, debido a que estos mismos cambios también pueden ser causados ​​por compuestos naturales. El seguimiento de los análisis químicos proporcionaría vínculos más concluyentes sobre los cambios patológicos y la actividad del hombre, dicen.

La mayoría de los estudios anteriores han examinado sólo la fauna de parásitos de los peces de los taludes, no problemas biológicos más internos, tales como daños en el hígado. El temas es importantes, sin embargo, puesto que hay un interés creciente en estas áreas como recurso pesquero, a medida que otras pesquerías en aguas menos profundas se agotan.

Se ha conocido que las profundidades marinas pueden actuar como sumidero de contaminantes de metales pesados ​​como el mercurio, el cadmio y el plomo, y contaminantes orgánicos como los pesticidas. Algunos de los peces «intersexuales» que se han descubierto en otros lugares también se cree que tienen órganos sexuales mutados causados ​​por «perturbadores endocrinos» que pueden imitar los estrógenos.

Especies

En este estudio, los problemas de salud identificados se encontraron en especies poco conocidas, e incluyen una amplia gama de lesiones degenerativas e inflamatorias que indican una respuesta del huésped a los patógenos. Los peces que viven en estas aguas profundas por lo general crecen lentamente, y maduran a una edad relativamente grande. Algunos pueden vivir hasta los 100 años de edad.

En parte debido a su longevidad, los peces tienen la capacidad de bioacumular sustancias tóxicas, lo que «puede ser un problema importante de salud humana si las especies están destinadas al consumo humano», dicen los investigadores. Los contaminantes orgánicos en estas especies pueden ser 10-17 veces mayores que las que se encuentran en el pescado de la plataforma continental, señala el estudio.

Sin embargo, la mayoría de esos contaminantes migran al hígado y gónadas de estos peces, lo que haría que su tejido muscular fura comparativamente menos tóxico, y «por lo general no lo suficiente como para preocuparse por la salud humana», escriben los investigadores.

En la investigación previa realizada en el oeste de Estados Unidos, los científicos encontraron contaminación tóxica de los pesticidas, la quema de combustibles fósiles, la agricultura, instalaciones industriales y otras fuentes, que se transmite principalmente a los lagos de alta montaña a través de la contaminación del aire. La contaminación por plaguicidas, en particular, se ha generalizado.

Juntos, los dos estudios sugieren que el pescado de algunas de las partes más remotas del planeta, desde las altas montañas a lo profundo del océano, puede estar afectado por los tóxicos, dice Kent.

Referencia bibliográfica:

S.W. Feist , G.D. Stentiford, M.L. Kent, A. Ribeiro Santos, P. Lorance: Histopathological assessment of liver and gonad pathology in continental slope fish from the northeast Atlantic Ocean. Marine Environmental Research (2015).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente