Tendencias21
Los sueños nos preparan para enfrentar nuestros miedos

Los sueños nos preparan para enfrentar nuestros miedos

Sentir miedo mientras dormimos es un recurso cerebral para prepararnos a afrontar peligros al despertar: las mismas neuronas se movilizan ante un riesgo, tanto si estamos dormidos como despiertos.

Los sueños nos preparan para enfrentar nuestros miedos

Tener un mal sueño no es tan malo como parece: cuando sentimos miedo mientras dormimos, se activan las áreas cerebrales encargadas de controlar las emociones y, cuando despertamos, estamos mejor preparados para lidiar con los problemas y preocupaciones de cada día.

Lo ha descubierto una investigación de la Universidad de Ginebra y de los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), en colaboración con la Universidad de Wisconsin (EE. UU.).

Estos investigadores analizaron los sueños de muchas personas e identificaron las áreas del cerebro que se activaban cuando sintieron miedo en sus sueños.

Luego descubrieron que una vez que los individuos estaban despiertos, las áreas del cerebro responsables de controlar las emociones se activaban ante situaciones de miedo, favoreciendo una reacción adecuada de las personas.

Estos resultados, que se publican en la revista Human Brain Mapping, demuestran que el sueño nos permite responder mejor a situaciones aterradoras, allanando el camino para nuevos métodos terapéuticos basados ​​en el sueño para combatir la ansiedad.

Cerebro y miedos

Desde hace varios años, la neurociencia ha estado interesada en los sueños, más específicamente en las zonas cerebrales activas cuando soñamos.

Gracias al uso del electroencefalograma de alta densidad (EEG), que mide la actividad cerebral usando numerosos electrodos colocados en el cráneo, los científicos han descubierto en el pasado que ciertas regiones del cerebro son responsables de la génesis de los sueños, y que de acuerdo con el contenido más específico del sueño (percepciones, pensamientos, emociones), también se activan otras regiones.

Los científicos de Ginebra colocaron 256 electrodos del EEG en 18 personas, a quienes despertaron varias veces durante la noche para preguntarles: ¿Has soñado? Si es así, ¿te sentiste asustado?

«Al analizar la actividad cerebral en función de las respuestas de los participantes, identificamos dos regiones cerebrales como responsables del miedo que se siente en un sueño: la ínsula y la corteza cingulada», explica Lampros Perogamvros, uno de los investigadores, en un comunicado.

La corteza insular o ínsula, la estructura del cerebro implicada en las emociones, participa en la evaluación de las emociones al despertar, y se activa sistemáticamente en caso de miedo. La corteza cingulada juega un papel en la preparación de respuestas motoras y conductuales en caso de peligro, señalan los investigadores.

Entrenamiento para la vida

En una segunda fase del experimento, los investigadores entregaron un cuaderno de sueños a 89 participantes. Durante una semana, tenían que describir al despertar si recordaban los sueños de la noche anterior e identificar las emociones que sentían, incluido el miedo.

Al final de la semana colocaron a los participantes ante una máquina de resonancia magnética (MRI), que obtiene información sobre la estructura y composición de un órgano o cuerpo y en esa situación los sometieron a un nuevo experimento.

«Mostramos a cada participante imágenes emocionalmente negativas, como agresiones o angustia, e imágenes neutrales, para ver qué áreas del cerebro eran más activas por miedo y si esta activación tenía que ver con las emociones de los participantes registradas en las sesiones de sueño controlado de la semana pasada «, explica la también investigadora Virginie Sterpenich.

«Descubrimos que, cuanto más miedo tenía una persona en sus sueños, menos la ínsula, la cortaza coingulada y la amígdala se activaban cuando esa misma persona se enfrentaba despierto a imágenes negativas», añade Sterpenich.

«Además, la actividad de la corteza prefrontal medial, que se sabe que inhibe la amígdala en caso de miedo, aumentó en proporción a la cantidad de sueños de miedo», precisa.

Estos resultados demuestran el fuerte vínculo entre las emociones sentidas y despiertas y apoyan una teoría neurocientífica, según la cual, los sueños simulan situaciones aterradoras para prepararnos ante esas situaciones una vez despiertos.

«Los sueños pueden considerarse como un entrenamiento real de nuestras reacciones futuras y potencialmente nos pueden preparar para enfrentar los peligros», dice Lampros Perogamvros.

¿Aliado terapéutico?

Tras esta revelación de una función potencial del sueño, los investigadores planean estudiar una nueva forma de terapia para tratar los trastornos de ansiedad a través de los sueños.

También están interesados ​​en las pesadillas, porque a diferencia de los malos sueños, en los que el nivel de miedo es moderado, la pesadilla se caracteriza por un nivel excesivo de miedo que interrumpe el sueño y tiene un impacto negativo en la persona despierta.

«Creemos que si se supera un cierto umbral de miedo en un sueño, este umbral pierde su papel beneficioso de regulador emocional», concluye Lampros Perogamvros.

Referencia

Fear in dreams and in wakefulness: Evidence for day/night affective homeostasis. Sterpenich V et al. Hum Brain Mapp. 2019 Oct 30. DOI:10.1002/hbm.24843

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los europeos contemporáneos son genéticamente esteparios 9 febrero, 2022
    La ascendencia de la estepa en composición genética europea contemporánea ha contribuido a una constitución fuerte, con una estatura alta y una mayor circunferencia de la cadera y la cintura, pero también a un mayor nivel de colesterol en la sangre, según un estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • Un cometa del tamaño de un planeta menor se nos acercará en 2031 sin riesgo de colisión 9 febrero, 2022
    Un equipo de investigadores ha confirmado que 2014 UN271, también llamado Bernardinelli-Bernstein, es el cometa más grande jamás observado. Con un diámetro de 137 kilómetros, hará su mayor acercamiento a la Tierra en 2031, sin riesgo de colisión, después de tres millones de años lejos del sistema solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21
  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente