Tendencias21
Manos palestinas cultivan para Israel el valle del Jordán

Manos palestinas cultivan para Israel el valle del Jordán

El colono judío Gadi Blumenfeld distribuye machetes a 15 trabajadores palestinos en el valle del Jordán y les enseña a sacar las espinas a las hojas de las palmeras. “Quizás me ataquen por la espalda, pero gracias a la agricultura mantenemos el área libre de terroristas”, afirma. El destino de esta árida franja de tierra, […]

El artículo Manos palestinas cultivan para Israel el valle del Jordán fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Ayman e-Deis cerca de su casa demolida. Crédito: Pierre Klochendler/IPS.

Ayman e-Deis cerca de su casa demolida. Crédito: Pierre Klochendler/IPS.

Por Pierre Klochendler
Jan 14 2014 (IPS)

El colono judío Gadi Blumenfeld distribuye machetes a 15 trabajadores palestinos en el valle del Jordán y les enseña a sacar las espinas a las hojas de las palmeras. “Quizás me ataquen por la espalda, pero gracias a la agricultura mantenemos el área libre de terroristas”, afirma.

El destino de esta árida franja de tierra, hogar de 56.000 palestinos y 7.000 colonos judíos, es tan incierto como la lluvia.

Según el borrador de un acuerdo marco elaborado por Estados Unidos para la “solución de los dos estados”, se pondría fin a la construcción de colonias judías en la zona.

Pero, a cambio, la presencia militar israelí se extendería 10 años más, dependiendo de la capacidad del futuro estado palestino de protegerse a sí mismo y de garantizar la seguridad de Israel.

Mientras, Blumenfeld está orgulloso por sus dátiles. “Son fruto de nuestros cerebros y de nuestras manos”, dice, refiriéndose, obviamente, a las mentes israelíes pero a las manos palestinas.

En 2013 produjo 400 toneladas de dátiles Medjoul de 5.000 árboles, que plantó en 400.000 metros cuadrados desde que se instaló en la colonia de Patsa’el hace cuatro décadas. “Hicimos florecer el desierto, un milagro”, señala.

Al igual que Blumenfeld, el terrateniente palestino Ameen al Masri, cuyos huertos se encuentran a unos pocos kilómetros de distancia, está orgulloso de sus dátiles. “Son la madre de todos los dátiles del valle”, afirma.

Su granja, asegura, “es el área de cultivos comerciales fuera de temporada más fértil de Palestina”. Al Marsi posee la misma extensión de tierra arable que Blumenfeld.

Pero “para este paraíso en la Tierra tenemos que pagar un alto precio. Los asentamientos y las bases militares controlan nuestra tierra”, se lamenta.

Después de que Israel tomó control del valle del Jordán en la Guerra de los Seis Días, en 1967, grandes extensiones de tierras fueron expropiadas a agricultores palestinos y destinadas a la construcción de colonias judías y a la instalación de campamentos militares.

El valle, un segmento del Gran Valle del Rift, abarca 28,3 por ciento de tierra cisjordana, y es el mayor territorio palestino bajo completa ocupación y administración israelí, clasificado como Área C desde los años 90.

Solo las zonas edificadas, que constituyen 13 por ciento del valle, están bajo control palestino, conocidas como Área A.

Israel administra todos los pasajes entre ese territorio y Cisjordania, así como los pasos fronterizos a través del río Jordán, la frontera internacional entre Cisjordania y Jordania.

El puente de Allenby es el único cruce a Jordania abierto a los palestinos cisjordanos.

“El valle del Jordán es una zona de amortiguación estratégica entre el estado palestino y Jordania. Debe quedar bajo soberanía israelí porque impide que los yihadistas (combatientes islámicos), Al Qaeda y los salafistas (integristas) ingresen a Israel”, argumenta David el Haiiani, jefe del Consejo Regional del Valle del Jordán, en el que están representados 12 asentamientos judíos.

El 29 de diciembre, días antes de que el secretario de Estado (canciller) de Estados Unidos, John Kerry, visitase la región para promover su acuerdo marco, el gobierno israelí presentó un proyecto de ley que si es aprobado por la Knesset (parlamento unicameral), anexaría las colonias judías del valle del Jordán y crearía carreteras para conectarlas con Israel.

Los palestinos rechazan cualquier presencia israelí, militar o civil, en el valle.

“Si se acuerda una presencia militar de 10 años aquí, (el primer ministro israelí) Benjamín Netanyahu encontrará una excusa en el noveno año para prolongarla otros 10”, alerta Al Marsi.

Blumenfeld también tiene una huerta en un zona militar cerrada, ubicada entre una valla electrónica y el río Jordán. “A los trabajadores palestinos no se les permite ingresar”, señala.

Aunque Israel firmó un tratado de paz con Jordania en 1994, la valla está aún rodeada de minas antipersonal. A fines de los 60, el terreno era considerado por Israel un baluarte de resistencia ante las guerrillas palestinas.

Ahora la zona está habitada por lobos y jabalíes, y repleta de garitas militares, puestos de avanzada y trincheras abandonadas.

“No vinimos aquí por razones ideológicas, sino para cultivar y asegurar el área. Somos agricultores, no políticos”, afirma Blumenfeld.

“Soy un hombre pacífico, un agricultor”, dice por su parte Al Masri. “Sin embargo, los agricultores (también) luchan por su tierra”, puntualiza.

Muchos de los palestinos que viven aquí son pastores seminómadas o campesinos. La mayoría son muy pobres y no tienen tierra propia.

“Si no trabajas para los colonos, no tienes trabajo”, explica un palestino que recolecta pimientos verdes en Patsa’el. Unos 6.000 palestinos trabajan en los asentamientos judíos.

El pastor Ayman eDeis no tiene hogar. Su casucha y la cerca donde tenía sus ovejas fueron demolidas en dos ocasiones, justo antes del invierno boreal.

“Las autoridades israelíes no te darán un permiso en toda tu vida”, se lamenta, parado al lado de los escombros de su antigua vivienda.

El gobierno israelí se justifica señalando que no emite más permisos debido a que considera al valle una zona sensible para su seguridad.

En el área militar cerrada se está construyendo una reserva de agua destinada a incrementar la capacidad de irrigación de cuatro tanques y 12 pozos artesianos israelíes.

Los colonos obtienen agua potable del profundo acuífero de Cisjordania, del río Jordán y de las crecidas repentinas.

Pero los agricultores palestinos deben esperar la lluvia, y solo pueden utilizar el manantial de Ein Shibli y cuatro pozos artesianos autorizados. Pueden cavar solo hasta 400 metros en la parte poco profunda del acuífero, donde el agua es salina.

En 2013, los colonos produjeron 11.000 toneladas de dátiles, la mayoría destinados a la exportación. Pero los palestinos solo pudieron producir 2.000 toneladas, en su mayor parte para los mercados locales e israelíes.

“El mayor negocio del mundo hoy es la ocupación”, dice Al Masri con ironía.

Un informe del Banco Mundial estima que, si los palestinos pudieran explotar los minerales del Mar Muerto en el sur del valle del Jordán, su economía crecería a más de 918 millones de dólares al año.

Un mayor acceso a tierras y agua aportaría otros 704 millones de dólares anuales a la economía. El valle del Jordán se convertiría en el granero de Palestina.

“No quiero a un estado en el papel, donde Israel controle nuestros recursos y fronteras”, afirma Mahmoud Daraghmeh, ingeniero palestino desempleado que cultiva frijoles amarillos en su parcela familiar. “Esto no es libertad. Esto no es un estado”, sostiene.

Mientras, Blumenfeld observa los mirlos que sobrevuelan la frontera con libertad. “Me encanta este valle”, exclama.

“Pero para lograr un verdadero acuerdo de paz que el mundo entero garantice, para poner fin al terrorismo, porque en el pasado los terroristas tomaron el control de los territorios de los que Israel se replegó, para poner fin al conflicto… estoy dispuesto a pagar el precio”, añade.

Artículos relacionados

El artículo Manos palestinas cultivan para Israel el valle del Jordán fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/01/manos-palestina…

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren los restos de un dinosaurio que falleció el día de la "Gran Extinción" 12 abril, 2022
    Los científicos afirman haber encontrado un fósil de un dinosaurio muerto el día en que un enorme asteroide golpeó la Tierra hace 66 millones de años, causando la extinción de los dinosaurios y de muchas especies en la Tierra. Según los especialistas, una pata perfectamente conservada y con piel escamosa de un dinosaurio Thescelosaurus se […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las temperaturas de Neptuno están fuera de control 12 abril, 2022
    El hemisferio sur de Neptuno se encuentra en medio de un verano épico de cuatro décadas, pero por razones que los científicos no pueden explicar las temperaturas no se han incrementado, como indicaría la lógica: por el contrario, se ha registrado una misteriosa caída promedio global de aproximadamente 8 °C entre 2003 y 2018. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • La física cuántica es más espeluznante de lo que decía Einstein 12 abril, 2022
    Una nueva investigación ha creado un "universo de juguete" que cambia las reglas de la mecánica cuántica y derrumba algunos de los pilares que sustentan la física de partículas. Consigue que nos veamos en el espejo no como un reflejo, sino como realmente somos. Y tiene aplicaciones tecnológicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia también se va a la guerra 12 abril, 2022
    Europa, Estados Unidos y Australia se han lanzado a una carrera por nuevos desarrollos militares en tecnologías cuánticas, biotecnología, hipersónica y los sistemas relacionados con el espacio, después de la invasión rusa de Ucrania. España aporta un laboratorio en esta estrategia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ola más alta jamás registrada golpeó Alaska en 1958: tenía 524 metros 11 abril, 2022
    Una colosal ola, registrada en el marco del denominado tsunami de Bahía Lituya, un desastre natural ocurrido el 9 de julio de 1958 al noreste del golfo de Alaska, alcanzó una altura máxima de 524 metros y es hasta el momento la ola más alta identificada oficialmente, según distintos estudios científicos.
    Pablo Javier Piacente
  • Júpiter y Ganímedes se comunican mediante campos magnéticos 11 abril, 2022
    Júpiter y Ganímedes mantienen entre sí potentes interacciones magnéticas que crean intensas auroras, cuya complejidad ha podido ser analizada más a fondo gracias a la misión Juno de la NASA. Las auroras y sus “huellas” podrían estar indicando la presencia de un océano subterráneo salino en Ganímedes.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan un impresionante destello cósmico que ocurrió hace 5.000 millones de años 11 abril, 2022
    Los astrónomos han descubierto un destello cósmico que se originó hace 5.000 millones de años. Se trata del megamáser más remoto jamás observado y revela que una colisión de galaxias se produjo cuando el universo tenía un tercio de su edad actual.
    SARAO/T21
  • Conmoción en la Física por el descubrimiento de la masa real del bosón W 11 abril, 2022
    El descubrimiento de que el bosón W tiene una masa mucho mayor de la predicha por el Modelo Estándar sugiere que en la naturaleza hay un principio fundamental todavía desconocido que cambiaría nuestro conocimiento sobre el universo, aunque habrá que esperar un tiempo para confirmarlo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Penetramos en la materia oscura del cerebro 10 abril, 2022
    El cerebro tiene una especie de materia oscura formada por las sinapsis eléctricas, que conectan a las neuronas directamente y de las que apenas se conoce nada. Ahora sabemos que son esenciales para ciertas funciones cerebrales.
    MPG/T21
  • ¿Quién decide realmente, nosotros o nuestro cerebro? 9 abril, 2022
    Una nueva investigación arroja luz sobre si realmente disponemos de libre albedrío, dado que se ha comprobado que el cerebro actúa antes de que pensemos hacer algo. Ahora sabemos que solo lo hace después de que hayamos tomado una decisión.
    Eduardo Martínez de la Fe