Tendencias21
Nuevas pruebas de impacto extraterrestre, hace 13.000 años

Nuevas pruebas de impacto extraterrestre, hace 13.000 años

Un equipo internacional de investigadores ha obtenido nuevas pruebas que demuestran que la Tierra sufrió un impacto extraterrestre hace unos 13.000 años. Los indicios fueron encontrados en rocas sedimentarias de Pennsylvania, Carolina del Sur (Estados Unidos) y de Siria, y consisten en un material que sólo pudo haberse formado a entre 1.700 y 2.200 grados centígrados. Esta temperatura se habría alcanzado como consecuencia del impacto de un objeto cósmico contra nuestro planeta. El hallazgo da fuerza a la hipótesis del cometa Clovis, que expone que una enorme explosión atmosférica o un impacto contra el suelo de uno o múltiples objetos procedentes del espacio habría dado comienzo al periodo frío del Dryas Reciente, hace unos 12.900 años.

Nuevas pruebas de impacto extraterrestre, hace 13.000 años

Un equipo internacional de 18 investigadores ha obtenido nuevas pruebas que demuestran que la Tierra sufrió un impacto extraterrestre hace unos 13.000 años.

Los indicios residen en el material descubierto en varias capas delgadas de roca sedimentaria situadas en Pennsylvania, Carolina del Sur (Estados Unidos) y en Siria.

Este material llama la atención debido a que sólo podría haberse formado a entre 1.700 y 2.200 grados centígrados, con motivo del impacto de un objeto cósmico contra la Tierra.

El hallazgo, del que se ha hecho eco la revista PNAS, ofrece indicios que apoyan la controvertida hipótesis de la capa de sedimentos limítrofe del Dryas Reciente (una fase de enfriamiento climático a finales del Pleistoceno, hace entre 12.700 y 11.500).

Impulso a una controvertida teoría

Dicha hipótesis, también denominada la hipótesis del cometa Clovis, expone que una enorme explosión atmosférica o un impacto contra el suelo de uno o múltiples objetos procedentes del espacio habría dado comienzo al periodo frío del Dryas Reciente, hace unos 12.900 años.

Esto sucedió al mismo tiempo o muy cerca de la gran extinción de la megafauna norteamericana, mamuts y perezosos terrestres gigantes entre otros, y la desaparición de la cultura prehistórica Clovis, que contaba antes de su extinción con una gran difusión por el continente.

Esta teoría de gran controversia no tiene excesivo respaldo, principalmente por la falta de datos que la confirmen, pero este nuevo descubrimiento parece proporcionarle un fuerte impulso.

“El equipo científico ha identificado tres niveles contemporáneos de más de 12.000 años en dos continentes que presentan materia silícea semejante a escoria (SLO)”, afirma H. Richard Lane, director de la División de Ciencias de la Tierra de la Fundación Nacional para la Ciencia de los Estados Unidos, organismo que ha financiado la investigación.

“La SLO apunta a un suceso de explosión o impacto cósmico de alta energía y respalda la opinión de que esos fenómenos motivaron el comienzo del Dryas Reciente, una época en la que se produjeron grandes alteraciones en las condiciones bióticas, humanas y climáticas”, añade Lane.

El descubrimiento de vidrio derretido con indicios morfológicos y geoquímicos confirma que el material no es de origen cósmico, volcánico ni humano, un aspecto clave para la confirmación de la hipótesis.

“La elevadísima temperatura a la que se derritió este vidrio parece ser idéntica a la generada en otros fenómenos resultantes de impactos cósmicos conocidos como el Cráter Barringer de Arizona y el campo de tectitas austral-asiático”, reconoce James Kennett, profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de California-Santa Bárbara (Estados Unidos).

“El material derretido también concuerda con el vidrio derretido producido por la explosión nuclear Trinity generada en 1945 en Socorro, Nuevo México”, afirma Kennett.

“Las temperaturas extremas necesarias son idénticas a las de la detonación de una bomba atómica, lo suficientemente elevadas como para que la arena se derrita y entre en ebullición”.

Indicios en tres continentes

Según los investigadores, los indicios materiales que respaldan la hipótesis del impacto cósmico del Dryas Reciente se reparten por tres continentes y cubren al menos un tercio del planeta, desde California hasta Europa occidental y Oriente Próximo.

El descubrimiento amplía el rango de indicios hasta Alemania y Siria, el emplazamiento más oriental identificado hasta la fecha en el hemisferio norte. El equipo aún debe precisar el límite del campo de residuos generado por el impacto.

“Debido a que los tres emplazamientos de Norteamérica y Oriente Próximo están separados entre sí entre 1.000 y 10.000 kilómetros, es probable que se produjeran tres o más epicentros de impacto o explosión importantes en el evento del Dryas Reciente, con probabilidad provocados por un enjambre de objetos cósmicos fragmentados de un meteorito o un cometa”, explica el profesor Kennett.

El artículo también cita ejemplos de otra investigación reciente que apoya la hipótesis del impacto del Dryas Reciente, y respalda la investigación de dos grupos independientes que descubrieron vidrio derretido en capas de esta época en Arizona y Venezuela.

“Estos resultados rebaten las afirmaciones de distintos críticos de que «nadie es capaz de preproducir» los indicios del Dryas Reciente o que los materiales simplemente cayeron del espacio a la Tierra sin catástrofe de por medio”, apunta Kennett.

El científico añade que el emplazamiento arqueológico de Siria en el que se descubrió el vidrio, Abu Hureyra, en el valle del Éufrates, es uno de los pocos de este tipo en los que se registra la transición desde una sociedad humana de cazadores recolectores nómadas a una de agricultores y cazadores asentados en aldeas permanentes. “Arqueólogos y antropólogos consideran la zona como la del «nacimiento de la agricultura» hace unos 12 900 años”, afirma el investigador.

“La presencia de una capa gruesa de carbón en una aldea prehistórica del emplazamiento sirio apunta a un gran fuego asociado con el vidrio derretido y las esférulas generadas por impacto datadas en 12 900 años”, añade. “Los indicios sugieren que los efectos en dicho asentamiento y en sus habitantes debieron ser graves”.

Referencia bibliográfica

Buncha, T.E., et al. Very high-temperature impact melt products as evidence for cosmic airbursts and impacts 12.900 years ago. PNAS. doi: 10.1073/pnas.1204453109.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente