Tendencias21
Nuevos datos cruciales sobre el efecto del impacto de un meteorito con la Tierra

Nuevos datos cruciales sobre el efecto del impacto de un meteorito con la Tierra

El pasado 15 de febrero de 2013 caía sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk un meteorito de 20 metros de diámetro que liberó una energía equivalente a 30 veces la de la bomba atómica de Hiroshima. Se trataba de un NEO, un objeto próximo a la Tierra potencialmente peligroso. El análisis de las imágenes que grabaron entonces los ciudadanos, así como de los fragmentos recuperados tras el choque, está ayudando a desarrollar estrategias de reducción del riesgo que los NEO entrañan. Por Yaiza Martínez.

Nuevos datos cruciales sobre el efecto del impacto de un meteorito con la Tierra

Un equipo de científicos de la NASA y otros centros de investigación han conseguido, por vez primera, comprender al detalle los efectos del impacto de un pequeño asteroide contra la Tierra.

Ha sido gracias a los datos obtenidos durante la irrupción de un meteorito en nuestra atmósfera, en concreto sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk el 15 de febrero de 2013.

Aquel objeto tenía unos 20 metros de diámetro y liberó una energía equivalente a 30 veces la de la bomba atómica de Hiroshima. Según la NASA, la información recopilada de él ha revolucionado la comprensión científica del fenómeno natural de la caída de meteoritos sobre nuestro planeta.

El incidente de Chelyabinsk fue registrado por las cámaras de los ciudadanos y otros medios, lo que ha proporcionado una oportunidad única para calibrar el evento, con importantes implicaciones para el estudio de los llamados “objetos próximos a la Tierra” (NEO), que son cometas y asteroides atrapados por la atracción del Sol o de los distintos planetas en órbitas que podrían hacerlos penetrar en las cercanías terrestres.

Los científicos creen que sus hallazgos ayudarán a desarrollar estrategias de reducción del riesgo que los NEO entrañan para la Tierra. De hecho, científicos de nueve países han establecido un nuevo punto de referencia para futuros modelos sobre el impacto de un asteroide.

El secreto en las imágenes de vídeo

Los investigadores Olga Popova, del Instituto de Dinámica de la Geoesfera de la Academia de las Ciencias rusa, y
Peter Jenniskens, astrónomo del Ames Research Center de la NASA y del Instituto SETI, analizaron las imágenes de vídeo grabadas por los ciudadanos, y calcularon a partir de ellas la velocidad de impacto del meteoro de Chelyabinsk.

Así pudieron concretar que éste penetró en la atmósfera terrestre a una velocidad de 19 kilómetros por segundo y que, a medida que atravesaba la atmósfera, se rompió en pedazos, sobre todo a una distancia de 30 kilómetros de la superficie planetaria. En ese momento, el meteorito emitió una luz más brillante que la del Sol, y que pudo verse a una distancia de hasta 100 kilómetros.

Debido al calor extremo del evento, muchos de los fragmentos del meteorito se vaporizaron antes de abandonar la resplandeciente nube formada por todos los restos. Los científicos creen que entre 4.000 y 6.000 kilos de pedazos alcanzaron el suelo. Entre ellos, había un fragmento de unos 650 kilogramos que fue recuperado por buzos profesionales en el lago Chebarkul en el mes de octubre.

Un pasado inquieto

Los investigadores de la NASA, que participan en un estudio llevado a cabo por un consorcio de 59 miembros, sospechan que el meteorito presentaba una abundancia de fracturas de impacto antes de caer a la Tierra, lo que contribuyó a su descomposición en la atmósfera superior.

Los restos disponibles han sido analizados para comprender el origen de esas fracturas y sus propiedades físicas. Se ha descubierto así que el impacto que creó dichas fracturas pudo haber ocurrido hace 4.400 millones años, 115 millones de años después de la formación del Sistema Solar.

Los científicos del Instituto de Geología and Mineralogía (IGM) de Novosibirsk que, dirigidos por Victor Sharygin, también han estudiado los fragmentos, creen que el meteorito de Chelyabinsk pudo haber colisionado con otro objeto antes de caer a la Tierra o bien haber pasado tan cerca del Sol como para sufrir efectos similares a los de una colisión, ha publicado la European Association of Geochemistry a través de Alphagalileo.

Nuevos datos cruciales sobre el efecto del impacto de un meteorito con la Tierra

Características específicas

El pasado mes de agosto, el equipo del IGM detallaba las características de este meteorito: pertenece a un tipo conocido como condrita‎ LL5, que comúnmente experimenta procesos de fusión antes de caer a la Tierra.

A partir de su color y de su estructura, los investigadores dividieron los fragmentos del meteorito encontrados en tres tipos: claros, oscuros e intermedios. Los fragmentos más claros son los que se encuentran más a menudo, pero los oscuros aparecieron con una frecuencia creciente a lo largo de la trayectoria del meteorito, con la mayor cantidad localizada cerca de donde el objeto golpeó la superficie de la Tierra.

Estos trozos contienen una gran proporción de material de grano fino, y su estructura, textura y composición mineral muestran que se formaron por un proceso de fusión muy intensa, probablemente bien por una colisión con otro cuerpo bien por una aproximación al Sol, como se ha dicho.

Por otra parte, este material difiere de la «corteza de fusión», la capa delgada de la superficie de los meteoritos que se derrite a medida que atraviesan la atmósfera terrestre, y que luego se solidifica.

El equipo ha encontrado asimismo pequeñas cantidades de elementos del grupo del platino‎ en la corteza de fusión del meteorito, cuya presencia es inusual y podría estar relacionada con cambios en la composición por la fusión y la oxidación por contacto con el oxígeno del aire.

Todos estos hallazgos fueron realizados con herramientas de tecnología punta, como un microscopio electrónico de barrido, una microsonda electrónica o la cromatografía de gases-espectrometría de masas (GC-MS), una técnica que permite separar componentes para su análisis.

La importancia de conocer

De los más de 600.000 asteroides de los que se tiene constancia en nuestro Sistema Solar, unos 10.000 están catalogados como NEO, es decir, sus órbitas pasarán cerca de la de nuestro planeta.

El evento de Chelyabinsk está considerado la prueba definitiva de que alguno de estos cuerpos celestes podría llegar a impactar con la Tierra, como ya ocurrió en el pasado. Dada su peligrosidad, los investigadores se afanan por comprender mejor el origen y naturaleza de los NEO. Sus estudios resultarán esenciales para descubrir cualquier objeto potencialmente peligroso.

Pero el estudio de los NEO no es sólo importante porque éstos representen una amenaza. Los asteroides y cometas suponen además una valiosa oportunidad para comprender los orígenes de nuestro Sistema Solar, el origen del agua de la Tierra, e incluso el origen de las moléculas orgánicas que condujeron al desarrollo de la vida.

Y es que, tal y como reveló un experimento de simulación reciente, los bloques básicos de la biología pudieron crearse en polvo interplanetario helado, y ser transportados hasta nuestro planeta a bordo de un cometa o de meteoritos, para dar lugar en él a la vida al propiciar la formación de proteínas, enzimas y moléculas más complejas.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren cómo manipular el comportamiento ante un peligro 21 abril, 2022
    Una investigación de la Universidad de Basilea ha descubierto que en el procesamiento cerebral del miedo no solo están implicadas las neuronas, sino también individualmente las dendritas. Se pueden utilizar para manipular el comportamiento ante un peligro.
    N+1/T21
  • La ciencia aconseja cómo hablar con los hijos de la guerra en Ucrania 21 abril, 2022
    Hablar con los hijos de la guerra en Ucrania con sinceridad, realismo y confianza les ayudará a navegar por las complicadas emociones que suscita el conflicto. La preocupación por la guerra significa que los niños tienen empatía. La clave es no dejar que el miedo los paralice.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Identifican a la roca más caliente que existió en la Tierra 20 abril, 2022
    La roca más caliente jamás descubierta en la corteza terrestre alcanzó durante su formación una temperatura de 2.370 grados Celsius, incluso superior a la registrada en gran parte del manto terrestre. La roca, una pieza de vidrio negro del tamaño de un puño, se derritió en el impacto de un meteorito hace unos 36 millones […]
    Pablo Javier Piacente
  • La vida tiene muchas posibilidades de existir en Europa, la luna de Júpiter 20 abril, 2022
    Las bolsas de agua líquida a escasa profundidad bajo la capa de hielo que domina a Europa, una de las lunas de Júpiter, podrían ser comunes e incrementarían considerablemente las condiciones de habitabilidad del satélite, convirtiéndolo en el candidato ideal para el hallazgo de algún tipo de vida extraterrestre.
    Pablo Javier Piacente
  • La pobreza y la criminalidad se marcan en el cerebro de los recién nacidos 20 abril, 2022
    Dos investigaciones paralelas realizadas con mujeres embarazadas han descubierto que la pobreza de las madres provoca una reducción del cerebro de los recién nacidos, y que la criminalidad en el entorno disminuye las conexiones neuronales de los bebés.
    Redacción T21
  • Las misteriosas señales de radio cósmicas serían desgarradores gritos planetarios 20 abril, 2022
    El desgarramiento de planetas lejanos, atraídos por la gravedad de sus respectivas estrellas, crea un grito de ondas de radio que percibimos como FRB. Las dejamos de recibir cuando los restos planetarios se alejan siguiendo sus órbitas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren una forma inesperada de detectar tsunamis: los rayos cósmicos 19 abril, 2022
    Utilizando un avanzado detector de muones, partículas de alta energía que se forman cuando los rayos cósmicos ingresan a nuestro planeta, investigadores japoneses lograron identificar con precisión un tsunami. La clave es el comportamiento de los muones, que parecen “enloquecer” y cambiar su dinámica cuando registran un movimiento inesperado en el nivel del mar.
    Pablo Javier Piacente
  • Un impacto gigantesco provocó que la Luna tenga dos mitades tan diferentes 19 abril, 2022
    La cuenca del Polo Sur-Aitken en la Luna se formó a partir de un impacto gigantesco hace unos 4.300 millones de años: ese impacto habría cambiado radicalmente a la Luna y explicaría por qué el lado oscuro o lejano de nuestro satélite natural se ve tan diferente del lado cercano, o sea el que podemos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las ciudades costeras de todo el mundo se están hundiendo 19 abril, 2022
    Los satélites confirman que las ciudades costeras del mundo se están hundiendo mucho más rápido de lo que sube el nivel del mar, debido principalmente a la disminución de los acuíferos que nutren las zonas residenciales y comerciales.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Primer caso de problemas pulmonares asociados a la masturbación 19 abril, 2022
    La ciencia ha detectado por primera vez un caso de trastorno respiratorio asociado a la masturbación masculina: un joven de 20 años ingresó en el hospital con dificultad para respirar y dolor en el pecho provocados por el acto sexual. A los tres días fue dado de alta.
    N+1/T21