Tendencias21

Nuevos medicamentos celulares que imitan a virus de verdad

Científicos del CNRS y de la Universidad de Estrasburgo (Francia) se han inspirado en la forma de actuar de los virus para diseñar un «virus químico» capaz de cruzar la doble capa lipídica que rodea a las células y liberar en ellas sustancias activas. Con estos virus artificiales, fabricados con polímeros, los científicos han conseguido ya inducir la muerte celular en el 80% de tres líneas celulares de cáncer.

Nuevos medicamentos celulares que imitan a virus de verdad

Todos los organismos vivos están formados por células, estructuras más pequeñas que son capaces de realizar las tres funciones vitales: nutrición, relación y reproducción.

Por ejemplo, los organismos microscópicos unicelulares -como las bacterias y los protozoos-, y otros como las plantas, los animales y los hongos están formados por numerosas células que funcionan de forma coordinada (son pluricelulares).

Estas células pueden verse dañadas por los virus, agentes infecciosos microscópicos acelulares, que solo pueden multiplicarse en las células de otros organismos. Estos agentes infectan cualquier tipo de organismo, ya sea unicelular o pluricelular.

Imitando a los ‘monstruos’ microscópicos

Los virus son capaces de introducirse en las células para infectarlas, con macromoléculas que liberan una vez están dentro de ellas.

Lo que han hecho los científicos -del CNRS y de la Universidad de Estrasburgo (ambos centros en Francia)- ha sido diseñar un «virus químico» que, como los virus reales, puede cruzar la bicapa lipídica que rodea a las células para desintegrarse dentro de estas. Una vez dentro, estos virus artificiales también liberan compuestos activos.

Para lograr este objetivo, los investigadores debieron desarrollar partículas estables en el medio extracelular y capaces de unirse a las células para ser introducidas en estas, pero que al mismo tiempo eran más frágiles que las células, de tal manera que pueden desahecerse una vez dentro de ellas para liberar su contenido.

Provocando la muerte de células cancerígenas

En el desarrollo de los virus químicos, los científicos franceses usaron dos polímeros por ellos mismos diseñados, que se pueden autoensamblar o disociar, según las condiciones circundantes.

Con el uso de estos dos polímeros lograron crear un “virus químico” que cumple con todas las condiciones necesarias para introducir las proteínas activas en las células.

El primer polímero (PGI-Ni2 +) sirve como sustrato de las proteínas que se unen a él, mientras el segundo, recientemente patentado (πPEI), encapsula este montaje gracias a sus cargas positivas, que se unen a las cargas negativas del PGI-Ni2 +.

Así, las partículas obtenidas son capaces de reconocer la membrana celular y se unen a ella. Esta unión activa una respuesta celular: la nanopartícula está rodeada por un fragmento de membrana y entra en el compartimento intracelular, llamado endosoma.

Aunque estas partículas poliméricas se mantienen estables en el exterior de la célula, el entorno interior de las células las «ataca», por su acidez, provocando su disociación.

Así, gracias a esto, los científicos han sido capaces de concentrar las proteínas activas suficientes dentro de las células y lograr con ello un efecto biológico que se note. Por ejemplo, han usado el sistema para introducir en líneas celulares de cáncer una proteína llamada caspasa 3, con la que consiguieron inducir muerte celular en un 80% de las células.

 Avances biotecnológicos

La biotecnología consiste en la utilización de seres vivos sencillos (bacterias y levaduras) y células eucariotas en cultivo, cuyo metabolismo y capacidad de biosíntesis se utilizan para la fabricación de sustancias específicas aprovechables por el hombre.

Los avances en la biotecnología ofrecen una gran cantidad de compuestos con potencial terapéutico, que en muchos casos sólo se activan dentro de las células humanas pero sin ser utilizables debido a la membrana que las rodea, siendo una barrera que no pueden cruzar. Por ello, el objetivo y reto a la vez, es encontrar soluciones de transferencia que sean capaces de pasar esa barrera.

Con estos avances, los resultado son alentadores, ya que este “virus químico” sólo se convierte en tóxico a uno dosis diez veces mayor que la utilizada en el estudio. Además, tras los resultados preliminares con un ratón no se revela ningún exceso de mortalidad, aunque la eliminación de los dos polímeros por el cuerpo sigue siendo un tema abierto.

La siguiente etapa de la investigación consistirá en probar ese método en profundidad, a corto plazo, este sistema servirá como herramienta de investigación de vectorizaión de proteínas recombinantes o modificados químicamente a las células. Además, a más largo plazo, este trabajo puede hacer posiible la aplicación de proteínas farmacéuticas y contribuir al desarrollo de medicamentos innovadores.

Este trabajo e investigación fue posible gracias a la colaboración de los biofísicos y biólogos. A las habilidades en criomicroscopía electrónica disponibles en el Instituto de Génétique et de Biologie moléculaire et Cellulaire (CNRS / Université de Strasbourg / Inserm), y a la experiencia en microscopía de fuerza atómica del Laboratoire de Biophotonique et Pharmacologie (CNRS / Université de Strasbourg) habilitadas altamente caracterización precisa de los conjuntos moleculares. El Laboratoire Biotechnologie et Señalización Celular (CNRS / Université de Strasbourg) suministró las proteínas recombinantes encapsulados en el virus artificial.

Referencia bibliográfica:

Viktoriia Postupalenko, Dominique Desplancq, Igor Orlov, Youri Arntz, Danièle Spehner, Yves Mely, Bruno P. Klaholz, Patrick Schultz, Etienne Weiss, Guy Zuber. Protein Delivery System Containing a Nickel-immobilized Polymer for Multimerization of Affinity Purified His-tagged Proteins Enhances Cytosolic Transfer. Angewandte Chemie International Edition (2015). DOI: 10.1002/anie.201505437.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente