Tendencias21

Posible explicación neurobiológica a la aparente mayor sensibilidad de las mujeres

Científicos de Canadá han encontrado mecanismos neurobiológicos que explicarían que las mujeres reaccionen de forma más intensa que los hombres a imágenes negativas. Estos, en cambio, tienden más al análisis ante este tipo de imágenes, afirman los científicos. La causa de la diferencia estaría en zonas del cerebro relacionadas con el nivel de testosterona.

Posible explicación neurobiológica a la aparente mayor sensibilidad de las mujeres

Las mujeres reaccionan de manera diferente a las imágenes negativas en comparación con los hombres, lo que puede explicarse por diferencias sutiles en su funcionamiento cerebral.

Esta explicación neurobiológica de la aparente mayor sensibilidad de las mujeres ha sido demostrada por investigadores del Instituto Universitario de salud mental de Montreal y la Universidad de Montreal (Canadá), cuyos hallazgos se han publicado en Psychoneuroendocrinology.

«Una mayor reactividad emocional en las mujeres puede explicar muchas cosas, como que tengan dos veces más probabilidades de sufrir depresión y trastornos de ansiedad en comparación con los hombres», explica Adrianna Mendrek, investigadora del Instituto y autora principal del estudio, en la nota de prensa de la Universidad. Los hombres, en cambio, tienden más a sufrir trastornos antisociales y a abusar de sustancias.

En su investigación, Mendrek y sus colegas observaron que ciertas áreas de los cerebros de hombres y mujeres, en especial las del sistema límbico, reaccionan de manera diferente cuando se exponen a imágenes negativas.

Por ello, investigó si los cerebros de las mujeres trabajan de manera diferente que los de los hombres y si esta diferencia está modulada por factores psicológicos (personalidad femenina o masculina) o endocrinológicos (variaciones hormonales).

Características de la investigación

Para el estudio, 46 ​​participantes sanos -entre ellos 25 mujeres- vieron imágenes y dijeron si éstas evocaban emociones positivas, negativas o neutras. Al mismo tiempo, se midió su actividad cerebral con imágenes del cerebro. Además, se habían tomado de antemano muestras de sangre para determinar los niveles hormonales (por ejemplo, estrógeno, testosterona) de cada participante.

Los investigadores encontraron que las calificaciones subjetivas de imágenes negativas fueron mayores en mujeres que en hombres; y que mayores niveles de testosterona estaban vinculados a una disminución de la sensibilidad, mientras que mayores rasgos femeninos (independientemente del sexo del participante) estaban vinculados a una mayor sensibilidad.

Además, si bien la corteza prefrontal dorsomedial (dmPFC) y la amígdala del hemisferio derecho se activaban en hombres y mujeres en el momento de la observación, la conexión entre la amígdala y la dmPFC era más fuerte en los hombres que en las mujeres, y cuanto más interactuaban estos dos áreas, había menos sensibilidad a las imágenes.

«Este último punto es la observación más importante y la más original de nuestro estudio», afirma Stéphane Potvin, investigador del Instituto y coautor del estudio.

Factores culturales y biológicos

La amígdala es una región del cerebro conocida por actuar como detector de amenazas, y se activa cuando una persona está expuesta a imágenes de miedo o tristeza, mientras que la dmPFC está involucrada en los procesos cognitivos (por ejemplo, la percepción, las emociones, el razonamiento) asociados a las interacciones sociales.

«Una conexión más fuerte entre estas áreas en los hombres sugiere que tienen un enfoque más analítico que emocional cuando se trata de emociones negativas», agrega Potvin, que también es profesor asociado en la Universidad.

«Es posible que las mujeres tiendan a centrarse más en los sentimientos generados por estos estímulos, mientras que los hombres siguen siendo algo pasivos hacia las emociones negativas, tratando de analizar los estímulos y su impacto.»

Esta conexión entre el sistema límbico y la corteza prefrontal parece estar modulada por la testosterona -la hormona masculina-, que tiende a reforzar esta conexión, así como por el género de un individuo (el nivel de femineidad o masculinidad).

«Así que hay tanto factores biológicos como culturales modulando nuestra sensibilidad a las situaciones negativas en términos de emociones», explica Mendrek. «Ahora vamos a ver cómo reaccionan los cerebros de los hombres y las mujeres en función del tipo de emoción negativa (por ejemplo, miedo, tristeza, ira) y el papel del ciclo menstrual en esta reacción.»

Mundos distintos

Estudios anteriores han demostrado que las mujeres y los hombres tienen mundos emocionales distintos, en algunos aspectos.

Por ejemplo, se ha demostrado que las mujeres son mejores que los hombres distinguiendo emociones, especialmente el miedo y el asco; así como en la interpretación de expresiones faciales o estímulos multisensoriales relacionados con las emociones.

En enero se publicó asimismo un estudio de la Universidad de Basilea (Suiza), en el que se analizaba la relación entre las emociones de hombres y mujeres y la capacidad de ambos para recordar. Por un lado, se sabe que, para las mujeres, los eventos de contenido emocional suelen ser más emocionalmente estimulantes que para los hombres. Por otro, diversos estudios han demostrado que las emociones influyen en nuestra memoria: cuanto más emocional es una situación, más probable es que la recordemos.

La cuestión era, por tanto, si las mujeres suelen superar a los hombres en pruebas de memoria. Los investigadores constataron que las mujeres evalúan el contenido emocional de imágenes –especialmente el contenido negativo- como más emocionalmente estimulante que los hombres. En el caso de imágenes neutras, sin embargo, no había diferencias de sexo en la evaluación emocional.

En una prueba de memoria posterior, las mujeres participantes fueron capaces de recordar significativamente más imágenes que los participantes masculinos. Pero tuvieron una ventaja especial sobre los hombres al recordar imágenes positivas, más que imágenes de contenido emocional negativo, que fueron las que les resultaron más emocionalmente estimulantes.

Este hecho “sugiere que las diferencias por sexo en el procesamiento emocional y la memoria son producto de diferentes mecanismos», según los investigadores. Por tanto, esta cuestión quedaría abierta.

Por otra parte, los datos de actividad cerebral de los participantes demostraron que la evaluación más fuerte del contenido emocionalmente negativo de algunas imágenes por parte de las mujeres estaba vinculada con una mayor actividad cerebral en las regiones motoras. Este resultado apoyaría la creencia común de que las mujeres son emocionalmente más expresivas que los hombres, concluyeron los investigadores.

Referencia bibliográfica:

Ovidiu Lungu, Stéphane Potvin, Andràs Tikàsz, Adrianna Mendrek: Sex differences in effective fronto-limbic connectivity during negative emotion processing. Psychoneuroendocrinology (2015). DOI: 10.1016/j.psyneuen.2015.08.012.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo mapa del universo revela más de 4,4 millones de galaxias 5 marzo, 2022
    Un espectacular mapa, elaborado por el radiotelescopio europeo LOFAR, muestra una imagen en alta resolución de una parte del universo.  Recoge más de 4,4 millones de galaxias, de las que un millón eran completamente desconocidas, que están a miles de millones de años luz de la Tierra.  
    Redacción T21
  • Rocas extrañas y el agua de mar habrían hecho habitable a la Tierra 4 marzo, 2022
    Una nueva teoría en torno a los primeros 500 millones de años de la Tierra indica que nuestro planeta pasó de ser una bola de fuego a una esfera repleta de vida gracias a rocas "extrañas" que interactuaron con el agua de mar de la manera correcta, para impulsar la existencia de materia biológica.
    Pablo Javier Piacente
  • El incendio en la central de Zaporiyia se produjo lejos de la zona nuclear 4 marzo, 2022
    El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha aclarado que el incendio que se declaró hoy en la central nuclear de Zaporiyia se produjo en un simulador alejado de la zona nuclear, como consecuencia del impacto de un misil. El incendio, sofocado por el personal de las instalaciones, no ha afectado a su funcionamiento. […]
    Efe/T21
  • Las estrellas de neutrones podrían confirmar que la energía oscura es solo una ilusión 4 marzo, 2022
    La primera simulación de una fusión de estrellas de neutrones binarias podría servir para comprobar que la energía oscura es solo una ilusión. Según los científicos, los datos indicarían que fenómenos como la expansión acelerada del Universo no se explicarían por la acción de la energía oscura, sino por algunas modificaciones aún desconocidas de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • No hay tiempo para dormir la siesta en la naturaleza 4 marzo, 2022
    El estudio del sueño en una manada de babuinos salvajes revela que sacrificar el sueño para satisfacer demandas apremiantes es común en la naturaleza, e incluso que podría ser parte de nuestra historia evolutiva humana.
    Redacción T21
  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente