Tendencias21

Refugiados centroafricanos chocan con la población local en Camerún

Los refugiados y las refugiadas de República Centroafricana que viven en la región Este de Camerún se sienten cada vez más frustrados por el deterioro de sus condiciones de vida y su incapacidad para sustentarse, debido al conflicto que mantienen con la población local por los recursos limitados. Ellos denuncian que les impiden el acceso […]

Una familia de República Centroafricana que se refugió en la región Este, en Camerún, después del golpe de Estado que derrocó al presidente François Bozizé. Crédito: Monde Kingsley Nfor/IPS.

Una familia de República Centroafricana que se refugió en la región Este, en Camerún, después del golpe de Estado que derrocó al presidente François Bozizé. Crédito: Monde Kingsley Nfor/IPS.

Por Monde Kingsley Nfor
GUIWA, Camerún, Jun 26 2014 (IPS)

Los refugiados y las refugiadas de República Centroafricana que viven en la región Este de Camerún se sienten cada vez más frustrados por el deterioro de sus condiciones de vida y su incapacidad para sustentarse, debido al conflicto que mantienen con la población local por los recursos limitados.

Ellos denuncian que les impiden el acceso a herramientas agrícolas porque las agencias humanitarias temen que las usen como armas contra la población local.

Clay-Man Youkoute, director del campamento de Guiwa, dijo a IPS que las agencias humanitarias les mostraron porciones de tierra en las que pueden cultivar.

“Antes de comenzar a trabajar, las agencias se negaron a darnos las herramientas adecuadas. Dijeron que si nos daban machetes, los íbamos a usar contra la población local. Es muy insultante”, añadió.

“Fuimos a trabajar al monte sin herramientas adecuadas, solo para que no nos dejaran usar la tierra”, relató Youkoute, quien explicó: “el jefe local y su pueblo nos echaron diciendo que no teníamos derecho a estar en su territorio”.

Rosaline Kusangi, con tres hijos, debió recolectar frutas silvestres para ganarse la vida. Camina todos los días cinco kilómetros hasta un monte cercano para recoger mangos. Luego los vende en el mercado de Guiwa.

“No puedo tener tierras, entonces dependo de las frutas silvestres para sobrevivir, pero la población local sigue creyendo que no tengo derecho a ellas porque soy refugiada”, dijo Kusangi a IPS.

Unos 1.500 refugiados se asentaron en Guiwa, en el este de Camerún, como parte del primer flujo de personas que huyeron de República Centroafricana tras el golpe de Estado de abril de 2013, cuando fue derrocado el presidente François Bozizé. Pero en mayo, varias personas comenzaron a abandonar los campamentos por las pésimas condiciones de vida.

Se estima que unas 200.000 personas de República Centroafricana están refugiadas en Camerún.

Pero incluso en Guiwa, viven en malas condiciones con tiendas de campaña que se desgastan con rapidez. Falta agua e instalaciones adecuadas para tratar el agua.

“Hace más de un año que estamos aquí, viviendo todavía en refugios tan precarios como desgastados. En la estación seca hace mucho calor adentro y cuando llueve se filtra el agua. Además, insectos y serpientes entran con facilidad a las tiendas”, se lamentó a IPS el refugiado Jodel Tanga.

Además de las malas condiciones de vida, las infecciones y la malaria (paludismo) aumentaron en los primeros dos meses de la estación de lluvias.

“Todos los días, unas 10 personas se enferman de malaria o del estómago desde que comenzaron las lluvias. Todos los pozos que cavó la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados se secaron o están contaminados, así que tenemos que caminar dos kilómetros a buscar agua”, dijo a IPS la refugiada Juliana Manga, quien oficia de asistente de salud en el campamento de Guiwa.

Recibir atención médica es difícil, apuntó.

“Cuando vamos a la clínica siempre somos los últimos que atienden. Dicen que tenemos que esperar a que pase primero la población local. Las enfermeras de los hospitales hacen comentarios y gestos insultantes”, añadió.

Manga también se quejó ante las autoridades escolares porque no dejaban que sus hijos fueran a la escuela porque había poco espacio en los salones.

La cantidad de refugiados que cruzan la frontera desde República Centroafricana a Camerún disminuyó de más de 10.000, una semana antes de marzo, a unas 1.000 por semana actualmente.

Pero la oleada ya cambió la configuración de la mayoría de los pueblos de la región Este.

Según el consejero local de Guiwa, Joseph Kwette, a la comunidad local le preocupa su propia seguridad y su sustento desde el inicio del flujo de refugiados.

“Estos refugiados eran un grupo de personas contrariadas que se abrieron camino hacia Guiwa a pesar de los intentos de la población local de echarlos (para que se quedaran en la frontera). Eso generó tensión que todavía persiste”, dijo Kwette a IPS.

Las fuentes de agua locales se vieron seriamente comprometidas. Los niños y las niñas se ven obligados a desplazarse largas distancias para ir a buscar agua y madera. La yuca, el alimento más consumido en la región, también se volvió escaso y se vende al doble en el mercado.

“La falta de agua en el campamento y la deforestación causada por los refugiados también amenazó la seguridad alimentaria de la población de Guiwa, que también depende de los productos selváticos y del agua para sobrevivir. Los precios de los productos aumentaron y los robos menores son comunes”, indicó Kwette.

Según el comandante de la policía de Guiwa, los delitos aumentaron en el pasado año.

Se atribuye a los refugiados los últimos episodios de robos con armas y el aumento del comercio sexual.

En enero, refugiados de República Centroafricana tomaron de rehén a dos trabajadores humanitarios de las Naciones Unidas en protesta por la falta de asistencia básica. A principios de mayo, un grupo de hombres armados de ese país secuestró a 18 civiles que viajaban por el este de Camerún.

Pero los refugiados sostienen que solo son víctimas de las circunstancias y no gozan de derechos humanos básicos como la libertad de movimiento.

“Nos consideran delincuentes porque no tenemos documentos de identificación. La policía nos incrimina y muchos refugiados terminan en la prisión de Bertoua solo porque trataron de moverse y buscar trabajo en la ciudad”, se quejó Youkoute.

“No hay documentos que nos identifiquen como refugiados de República Centroafricana registrados por Acnur”, añadió.

Las agencias humanitarias en Camerún declararon la situación actual como de emergencia y pidieron más ayuda.

La Organización Mundial de la Salud denunció que las instalaciones sanitarias tienen una carencia terrible de personal y falta de agua y electricidad. Los trabajadores humanitarios están sobrecargados y los suministros médicos también se agotan.

Los almacenes del Programa Mundial de Alimentos se vacían y se necesitan fondos urgentes para comprar más alimentos y complementos nutricionales para las niñas y los niños malnutridos.

“Las necesidades de los refugiados son descomunales. Las necesidades más acuciantes son las de vivienda, alimentos y atención médica. Se identificaron muchos sitios más para alojarlos”, indicó Faustian Tchimi, director en la región Este de la Cruz Roja de Camerún.

Artículos relacionados

Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/06/refugiados-cent…

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente