Tendencias21

Un estudio revela cómo cambia el cerebro de los hombres durante la crianza de sus hijos

El cerebro de las madres cambia cuando nacen sus hijos, para adaptarse a las necesidades y demandas de estos, pero, ¿qué pasa con el cerebro de los padres? Según un estudio realizado en Israel, este también puede transformarse con el mismo fin e incluso en la misma medida. Pero, para ello, el padre debe “entrenar”. Por Yaiza Martínez.

Un estudio revela cómo cambia el cerebro de los hombres durante la crianza de sus hijos

Aunque durante mucho tiempo se pensó que las redes de conexiones neuronales del cerebro humano adulto permanecían fijas y no podían modificarse, estudios recientes han demostrado que nuestro cerebro sigue siendo un órgano dinámico, incluso cuando ya somos mayores.

Esos cambios se producen, principalmente, como respuesta a las transformaciones de nuestro entorno o a las experiencias que vamos viviendo.

Una de las experiencias que resulta clave para que se produzcan cambios en el cerebro de las mujeres adultas es la de tener y criar un bebé. Ya desde el embarazo, las hormonas reproductivas comienzan a preparar al cerebro de las mujeres para la demanda que supone la maternidad, para ayudarlas a manejar el estrés de esta situación y para empatizar más con las necesidades de su hijo.

En lo que respecta a los padres, en las últimas décadas, los cambios socioculturales han propiciado un aumento drástico de su participación en la crianza de los hijos, pero hasta ahora se había analizado poco el efecto de esta implicación en el cerebro del hombre adulto.

Importantes transformaciones

Una investigación reciente, realizada por científicos del Functional Brain Center, del Wohl Institute of Advanced Imaging y del Tel-Aviv Sourasky Center, todos ellos en Israel, se ha centrado en este punto, y ha revelado que los cerebros de los hombres que se implican en la crianza de sus bebés también sufren importantes transformaciones.

Para llegar a esta conclusión, los científicos midieron la respuesta del cerebro de participantes adultos (hombres y mujeres) a estímulos relacionados con los niños, mediante imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf) –que permiten ver las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada-; a través de la oxitocina (la hormona que se segrega en y para la creación de vínculos afectivos); y a través del comportamiento de diversos progenitores.

Antes de estos análisis, los participantes fueron divididos en tres grupos: 20 madres heterosexuales que eran cuidadoras primarias de sus bebés; 21 padres heterosexuales que eran cuidadores secundarios; y 48 padres homosexuales y cuidadores primarios de sus hijos; que criaban a estos sin la participación de una madre.

Cuidadores, cuidadoras y cerebros

Los resultados, publicados en PNAS, revelaron lo siguiente: la crianza de un hijo pone en marcha una red neuronal de “atención paterna” constante también en los padres; y no solo en las madres.

Tanto en hombres como en mujeres, esta red neuronal integraría el funcionamiento de dos sistemas: una red de procesamiento emocional (que incluye estructuras subcorticales y paralímbicas del cerebro relacionadas con la atención o la vigilancia, la relevancia, la recompensa y la motivación); y una segunda red de circuitos de la corteza prefrontal y frontopolar y de circuitos temporo-parietales, que posibilitarían la comprensión social y la empatía cognitiva. Ambas redes trabajan concertadas para propiciar un cuidado afectuoso del bebé, adecuado a su momento.

Más específicamente, por grupos, los resultados fueron los siguientes. Por un lado, las madres del primer grupo (cuidadoras primarias) mostraron una mayor activación en estructuras cerebrales de procesamiento de las emociones, correlacionadas con la oxitocina y la sincronía madre-hijo. Los cerebros de los padres cuidadores secundarios, por su parte, mostraron una mayor activación en circuitos corticales, relacionados también con la oxitocina y la crianza.

Por último, los padres que ejercían de cuidadores primarios mostraron una alta activación en la amígdala (cuyo papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales), parecido a la de las madres cuidadoras primarias.

Además, estos hombres presentaron una alta activación del surco temporal superior (STS) –que permite interpretar las emociones ajenas- comparable a la de los padres del segundo grupo; así como una conectividad funcional entre la amígdala y dicho surco.

Según los investigadores, estos hallazgos señalan la existencia de una base neuronal común a la atención materna y paterna, y especifican los mecanismos de plasticidad cerebral derivados de la experiencia del cuidado de los hijos.

Entrenar al cerebro para cuidar

En la revista What to Expect, una de las coautoras del trabajo, Ruth Feldman, explica que estos resultados sugieren que si los padres se implican en un rol de cuidado, sus cerebros responderán a las necesidades y emociones de los niños del mismo modo que los cerebros de las madres.

Hasta ahora se había asumido que, por el flujo de hormonas que supone el embarazo y que desencadena el parto, solo las madres estaban biológicamente preparadas para la atención primaria de los bebés; y que solo estas podían detectar las señales y las claves sutiles de los recién nacidos.

Sin embargo, señala Feldman, si el padre toma un papel principal en el cuidado de sus hijos, podrá "enseñar" a su cerebro a desarrollar una relación más profunda con ellos. Para conseguirlo, debe pasar más tiempo a solas con el bebé, alimentarlo y cambiarle los pañales, y aumentar gradualmente actividades comunes como leer a los pequeños, cantarles o hablarles.

Referencia bibliográfica:

Eyal Abrahama, Ruth Feldman et al. Father’s brain is sensitive to childcare experiences. PNAS (2014). DOI: 10.1073/pnas.1402569111.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente