Tendencias21
Un mecanismo desconocido permite a los mamíferos escoger el sexo de sus crías

Un mecanismo desconocido permite a los mamíferos escoger el sexo de sus crías

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EEUU), en el que se reunieron genealogías de tres generaciones de un total de más de 2.300 animales, ha revelado que los mamíferos pueden «elegir» el sexo de sus hijos, con el fin de aumentar su éxito reproductivo. Aunque el mecanismo subyacente a esta capacidad aún se desconoce, los científicos creen que podría funcionar también en humanos.

Un mecanismo desconocido permite a los mamíferos escoger el sexo de sus crías

El análisis de 90 años de registros genealógicos del zoológico de San Diego ha revelado por vez primera que los mamíferos cuentan con algún mecanismo fisiológico desconocido para manipular la tasa de los sexos de sus crías, como parte de una estrategia evolutiva de adaptación.

Un nuevo estudio dirigido por un investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EEUU) revela que las especies de mamíferos pueden «elegir» el sexo de sus hijos, con el fin de vencer obstáculos y producir más nietos.

El análisis de 90 años de registros genealógicos del zoológico de San Diego ha revelado por vez primera que los mamíferos cuentan con algún mecanismo fisiológico desconocido para manipular la tasa de los sexos de sus crías, como parte de una estrategia evolutiva de adaptación.

«Este es uno de los santos griales de la biología evolutiva moderna: encontrar datos que demuestren de manera definitiva que cuando las hembras eligen el sexo de sus hijos, lo hacen estratégicamente, para obtener más nietos», explica Joseph Garner, autor principal del estudio, en un artículo de Ruthann Richter publicado por la Universidad de Stanford. Los resultados obtenidos han aparecido también detallados en la revista PLoS One.

Ellas ‘deciden’ más

Los científicos reunieron genealogías de tres generaciones de un total de más de 2.300 animales. Así constataron que las abuelas y abuelos fueron capaces de elegir estratégicamente tener hijos, si éstos eran de “alta calidad” y los recompensaban con más nietos.

Según Garner, se cree que este proceso de selección vendría controlado en gran medida por las hembras. El investigador señala que, aunque se suele pensar que los machos son los protagonistas de la reproducción–pues normalmente son los que compiten por las hembras, que aceptan obedientemente al ganador-, lo cierto es que las hembras también toman decisiones muy estratégicas sobre la reproducción en función del entorno o de la condición y calidad de su compañero.

“Sorprendentemente, de alguna forma, la hembra escoge el esperma que producirá un sexo determinado, y que servirá mejor a sus propios intereses reproductivos”, asegura Garner.

Antecedentes teóricos de la investigación

El presente estudio está basado en una hipótesis previa, propuesta por primera vez en 1973 por los científicos Robert Trivers y Willard Dan, fundadores del campo de la sociobiología evolutiva, una disciplina que investiga las bases biológicas de las conductas sociales de los animales (incluyendo los humanos) como la cooperación, la agresión, la territorialidad, los sistemas sociales o la elección de pareja.

Esta hipótesis predice una mayor inversión parental (esfuerzo que beneficia a las crías) hacia los machos, por parte de progenitores en “buenas condiciones”; y una mayor inversión parental hacia las hembras, por parte de progenitores con “condiciones pobres”.

La idea supone que, aunque existan presiones para mantener las ratio por sexos de una sociedad o grupo al 50% para garantizar la supervivencia, la evolución ha favorecido desviaciones puntuales de esta ratio, si uno de los sexos garantiza una mayor rentabilidad reproductiva.

En 1984, esta primera hipótesis se vio reforzada por un estudio publicado en Nature que detallaba cómo, entre los ciervos salvajes, las madres dominantes producían significativamente más descendientes macho que aquellas madres que ocupaban una posición subordinada dentro de la manada.

Sin embargo, este trabajo se basó en datos de sólo dos generaciones, a diferencia de las genealogías de Garner y su equipo, que abarcaron tres generaciones completas y además hacen referencia a múltiples especies.

Características del estudio

En total, los investigadores acumularon décadas de registros de 38.000 animales de 678 especies distintas. Así, se llegó a un conjunto de 1.627 abuelas y 703 abuelos, con su registro completo de tres generaciones correspondiente.

Estos datos representan a los principales grupos de mamíferos, incluidos los primates, los carnívoros (leones, osos, lobos, etc.); los animales de pezuña hendida (vacas, búfalos y ciervos); y los animales de pastoreo con un número impar de dedos (como caballos o rinocerontes).

Con ellos se comprobó que, cuando las hembras produjeron principalmente machos, éstos tuvieron 2,7 veces más hijos por habitante, en comparación con los hijos de madres que tuvieron el mismo número de crías machos y hembras.

En cuanto a los nietos, cuando los abuelos produjeron sobre todo machos, éstos, como media, tuvieron 2,4 veces más descendientes. Así, “un abuelo que produce más crías macho también tiene más éxito reproductivo. Pero eso podría venir determinado también por la hembra, que puede decidir la proporción de sexos, en función de la calidad del macho con el que se aparea”, explica Garner.

Mecanismo subyacente, ¿presente también en humanos?

La pregunta en este punto es obvia: ¿cómo pueden manipular los progenitores el sexo de su descendencia? Garner reconoce que el mecanismo subyacente a este hecho no es muy conocido.

En este sentido, existe una teoría que sostiene que las hembras controlarían el espermatozoide, frenando o acelerando selectivamente la semilla que se desea seleccionar, a medida que ésta avanza por el aparato reproductor femenino.

El control del sexo de la descendencia podría darse también en los humanos, afirma además Garner. De hecho, algunos estudios sugieren que los individuos de nuestra especie son capaces de ajustar sus relaciones sexuales en respuesta a las señales sociales.

Por ejemplo, en las sociedades polígamas, es mucho más probable que una mujer de alto rango tenga un hijo varón que una esposa de menor rango (el hijo tiene el poder económico de la familia). Y un estudio de 400 multimillonarios de Estados Unidos, publicado en 2013, reveló que éstos tenían más probabilidades de tener hijos que hijas – presumiblemente, porque los hijos tienden a conservar la riqueza de la familia-.

Por otra parte, un estudio publicado en 1988 reveló que madres con un trastorno hereditario del lenguaje tenían tres veces más hijos que hijas, en teoría, porque sería más fácil que un hijo con un defecto del habla encontrarse pareja que que lo hiciese una hija con dificultades de locución, porque el éxito de las féminas depende más de la expresión y de sus habilidades sociales, explica Garner.

Los autores del estudio concluyen que, en general, una mejor comprensión de la manipulación de la proporción de sexos en animales en cautiverio podría impulsar intervenciones que ayuden a preservar las especies.

Referencia bibliográfica:

Collette M. Thogerson, Colleen M. Brady, Richard D. Howard, Georgia J. Mason, Edmond A. Pajor, Greg A. Vicino, Joseph P. Garner. Winning the Genetic Lottery: Biasing Birth Sex Ratio Results in More Grandchildren. PLoS ONE (2013). DOI: 10.1371/journal.pone.0067867.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un misterioso ADN revoluciona la edición de genes humanos 10 mayo, 2022
    Diminutas "máquinas celulares" llamadas "retrones" actúan en las profundidades de las bacterias: producen hebras simples de ADN para identificar infecciones. Ahora, los investigadores han utilizado por primera vez este misterioso ADN "Retron" para modificar genes en células humanas. Creen que este mecanismo natural podría simplificar la edición genética en humanos y otros animales.
    Pablo Javier Piacente
  • Captan los "gemidos" de un agujero negro supermasivo 10 mayo, 2022
    Un nuevo estudio logró extraer y hacer audible ondas sonoras registradas en el agujero negro supermasivo ubicado en el centro del cúmulo de Perseo, localizado a 240,1 millones de años luz de distancia de la Tierra. El resultado es un inquietante aullido sobrenatural: los científicos creen que las ondas de sonido podrían desempeñar un papel […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren el “camino a la Atlántida” a 600 metros de profundidad en el Océano Pacífico 10 mayo, 2022
    A más de 600 metros de profundidad en el Océano Pacífico, los científicos han descubierto una especie de calzada romana que se ha formado por la actividad volcánica: aunque no conduce a ninguna parte, ha sido denominada “camino a la Atlántida”.
    Redacción T21
  • Los microbios intestinales guardan el secreto de la eterna juventud 9 mayo, 2022
    El trasplante de microbiota fecal de ratones jóvenes a viejos puede revertir las características del envejecimiento en el intestino, los ojos y el cerebro, según un nuevo estudio. El descubrimiento abre la posibilidad para el desarrollo de terapias basadas en microbios intestinales, que combatan el deterioro en la vejez en los seres humanos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nave de la NASA visitará Apophis, el asteroide potencialmente más peligroso para la Tierra 9 mayo, 2022
    La misma nave espacial que traerá muestras del asteroide Bennu durante el próximo año volverá al espacio para seguir el rastro de Apophis, un enorme asteroide de unos 340 metros de ancho que se acercará a nuestro planeta en 2029. Aunque se ha confirmado que no constituye una amenaza concreta en los próximos 100 años, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro nos engaña durante la hipnosis 9 mayo, 2022
    Una investigación ha descubierto que el cerebro oculta información a la consciencia durante la hipnosis, para que la persona solo se perciba la voz del hipnotizador y se comporte como si lo imaginario fuera real.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un efecto cuántico estaría en el origen de las enfermedades genéticas 9 mayo, 2022
    El efecto túnel estaría en el origen de las mutaciones de ADN que originan las enfermedades genéticas, según una nueva investigación que confirma la implicación de las paradojas cuánticas en los sistemas vivos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La Luna está robando agua a la Tierra 8 mayo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la Luna tiene agua porque la toma de la magnetosfera terrestre a través de los iones de hidrógeno y oxígeno que escapan de la atmósfera superior de la Tierra: forman el permafrost lunar que luego se convierte en agua líquida.
    Redacción T21
  • Un algoritmo detecta automáticamente focos epilépticos en el cerebro 7 mayo, 2022
    Investigadores rusos han desarrollado una técnica biomimética que localiza automáticamente en el cerebro los focos de las convulsiones epilépticas, a partir de datos obtenidos por los sistemas tradicionales de observación neuronal. Mejora los resultados obtenidos por las técnicas actuales.
    Redacción T21
  • Una aurora con forma de gusano cubrió la mitad de Marte 6 mayo, 2022
    Una aurora discreta y sinuosa, cuyo origen no ha podido ser explicado aún por los científicos, se extendió por la mitad de la superficie marciana. Se cree que la corteza del planeta contiene minerales magnetizados, por eso las auroras brillan solamente en algunos puntos de Marte.
    Pablo Javier Piacente