Tendencias21

Un telescopio espacial detecta una burbuja con rostro a 5.000 años luz de la Tierra

El telescopio espacial XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha enviado la imagen de un fantasmagórico rostro en rayos a la Tierra. Se trata de una burbuja producida por el intenso viento de una estrella Wolf-Rayet, un astros caliente y masivo, con una masa unas 35 veces mayor que la de nuestro Sol.

Un telescopio espacial detecta una burbuja con rostro a 5.000 años luz de la Tierra

El telescopio espacial XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha enviado la imagen de un fantasmagórico rostro en rayos X a la Tierra. Se trata de una burbuja producida por el intenso viento de una estrella que ‘vivirá rápido y morirá joven’.

Esta burbuja se encuentra a 5.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Canis Major, el ‘Can Mayor’, y parece la cara de un perro o de un lobo.

La burbuja abarca unos 60 años luz, y se creó bajo la acción del intenso viento emitido por la estrella de Wolf-Rayet HD 50896 – la estrella rosa en el centro de la imagen, que sería el ojo derecho de este peculiar espectro.

Las estrellas de Wolf-Rayet son astros calientes y masivos – con una masa unas 35 veces mayor que la de nuestro Sol – que expulsan grandes cantidades de materia a través de un intenso viento estelar, una corriente de plasma a millones de grados centígrados que emite rayos X, representados en azul en la imagen.

Esculpida por ondas de choque

El halo verde es el resultado de la colisión de una onda de choque que escapa de la estrella con las capas de materia expulsada con anterioridad.

Una ‘llamarada’ de rayos X en la esquina superior izquierda da forma a la oreja del ‘lobo’, y la región más densa de la esquina inferior derecha se asemeja a un hocico.

El destino de esta burbuja culminara cuando esta explote, momento en que se terminará dispersando, mientras que la estrella terminará sus días con una dramática explosión de supernova.

El material que rodea a la estrella se enciende en tonos rojizos al interactuar con el fuerte viento estelar, como se puede ver en la zona de la ‘mejilla’.

Referencia bibliográfica:

J. Toala et al, X-Ray Emission from the Wolf-Rayet Bubble S 308. Astrophysical Journal 755, 77 (2012).

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario