Tendencias21

Una nebulosa espacial con forma de crisálida se convierte en mariposa

Una nebulosa espacial descubierta en 1835 con forma de crisálida, se ha convertido en una mariposa que flota y revolotea por el cielo a más de 3.000 años luz de la Tierra.

En 1835, el astrónomo inglés John Herschel descubrió una nebulosa planetaria situada en la constelación austral de Vela, que fue llamada NGC 2899.

Una nebulosa planetaria es una nebulosa de emisión que ha sido expulsada por una estrella gigante roja en los últimos momentos de su vida. ​

Originalmente se apreció que NGC 2899 tenía una forma curva, similar a la de una crisálida, algo extraño para una nebulosa planetaria, que normalmente es simétrica rotacionalmente en uno o varios ejes.

Ahora, el observatorio astronómico de luz visible más avanzado del mundo, el Very Large Telescope (VLT) de ESO, ha obtenido por primera vez una imagen precisa de esa nebulosa y descubierto que la crisálida se ha convertido en mariposa.

La imagen descubre a una mariposa cósmica, con una estructura simétrica, hermosos colores e intrincados patrones, que parece flotar y revolotear por el cielo. Incluso se distinguen los débiles bordes exteriores de la nebulosa planetaria brillando sobre las estrellas de fondo, según se explica en un comunicado.

Con dos estrellas

Las vastas franjas de gas de NGC 2899 se extienden hasta un máximo de dos años luz desde su centro, brillando intensamente frente a las estrellas de la Vía Láctea a medida que el gas alcanza temperaturas superiores a diez mil grados.

Las altas temperaturas se deben a la gran cantidad de radiación proveniente de la estrella madre de la nebulosa, lo que hace que el gas de hidrógeno que hay en la nebulosa brille en un halo rojizo alrededor del gas de oxígeno, que brilla en tonos azules.

La nebulosa, situada entre 3000 y 6500 años luz de distancia, tiene dos estrellas centrales, y se cree que son las responsables de su aspecto casi simétrico.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario