Tendencias21

Una nueva galaxia surgirá de la fusión de Andrómeda y la Vía Láctea

Simulaciones informáticas elaboradas a partir de los últimos datos facilitados por el telescopio espacial Hubble han descubierto que la Vía Láctea y la galaxia de Andrómeda colisionarán inevitablemente dentro de 4.000 millones de años y que 2.000 millones de años después se fusionarán dando lugar a una única galaxia elíptica, similar a las que comúnmente se ven en el universo local. Las simulaciones muestran también que nuestro Sistema Solar será lanzado mucho más lejos del núcleo galáctico de lo que está hoy. Nada será igual en el espacio que hoy alberga la vida en la Tierra.

Una nueva galaxia surgirá de la fusión de Andrómeda y la Vía Láctea

Astrónomos de la NASA han anunciado que están en condiciones de predecir con certeza el próximo evento cósmico importante que afectará a la galaxia, el sol, y el sistema solar: la colisión titánica de nuestra Vía Láctea con la vecina galaxia de Andrómeda, informa la NASA en un comunicado.

La Vía Láctea está destinada a sufrir un importante cambio de aspecto durante el encuentro, que se prevé ocurrirá dentro de 4.000 millones de años. Es probable que el Sol acabe en una nueva región de nuestra galaxia, pero nuestra Tierra y el sistema solar no están en peligro de ser destruidos, según estos astrónomos.

«Nuestros hallazgos son estadísticamente compatibles con un choque frontal entre la galaxia de Andrómeda y nuestra galaxia, la Vía Láctea», explica Roeland van der Marel del Space Telescope Science Institute (STScI) en Baltimore.

La Vía Láctea es la galaxia espiral en la que se encuentra el Sistema Solar y, por ende, la Tierra. La Galaxia de Andrómeda, también conocida como Galaxia Espiral M31, es el objeto visible a simple vista más alejado de la Tierra: está a 2,5 millones de años luz en dirección a la constelación de Andrómeda.

El descubrimiento llegó a través de meticulosas mediciones del Telescopio Espacial Hubble sobre el movimiento de Andrómeda. La galaxia, situada a 2,5 millones de años luz de distancia, está aproximándose inexorablemente hacia la Vía Láctea por la atracción de la gravedad mutua entre las dos galaxias y la materia oscura invisible que rodea a los dos.

«Después de casi un siglo de especulaciones sobre el destino futuro de Andrómeda y nuestra Vía Láctea, al fin tenemos una idea clara de cómo se desenvolverán los acontecimientos en los próximos miles de millones de años», señala por su parte Sangmo Tony Sohn, del STScI.

Las simulaciones de ordenador derivadas de los datos del Hubble muestran que dos mil millones de años después del encuentro, Andrómeda se fusionará con la Vía Láctea por completo bajo el tirón de la gravedad, y de la unión de ambas se formará una única galaxia elíptica similar a las que comúnmente se ven en el universo local.

El sistema solar, desplazado

A pesar de que las galaxias chocan entre sí, las estrellas dentro de cada galaxia están tan lejos que no van a chocar con otras estrellas durante el encuentro. Sin embargo, las estrellas serán arrojadas en diferentes órbitas alrededor del nuevo centro galáctico. Las simulaciones muestran que nuestro Sistema Solar probablemente será lanzado mucho más lejos del núcleo galáctico de lo que está hoy en día.

Para complicar más las cosas, la pequeña compañera de M31, la galaxia del Triángulo, M33, se unirá en el choque y quizás más adelante se fusione también con sus dos parientes. Hay una pequeña posibilidad de que M33 llegue a la Vía Láctea en primer lugar.

El universo se está expandiendo y acelerando, y las colisiones entre galaxias cercanas todavía ocurren debido a que están obligadas por la gravedad de la materia oscura que los rodea. Los puntos de vista profundos del Hubble del muestran que este tipo de encuentros entre galaxias eran más comunes en el pasado, cuando el universo era más pequeño.

Hacer un comentario