Tendencias21
Una nueva teoría de la biodiversidad describe por primera vez el algoritmo ecológico de las especies

Una nueva teoría de la biodiversidad describe por primera vez el algoritmo ecológico de las especies

Una nueva teoría de la biodiversidad, especie de algoritmo que por primera vez describe a las especies según sus comportamientos ecológicos, explica por qué en un entorno natural concreto abundan unas especies y otras escasean. Aunque se ha elaborado sobre la base de 11 comunidades animales, la teoría construye un modelo que une todos los aspectos de la complejidad ecológica y se erige como una sólida teoría para cuantificar la diversidad biológica. Por Eduardo Martínez.

Una nueva teoría de la biodiversidad describe por primera vez el algoritmo ecológico de las especies

Un equipo internacional de investigadores ha elaborado un modelo de validez universal, una nueva teoría sobre la biodiversidad, que es capaz de explicar la abundancia de las especies en función únicamente de criterios ecológicos.

El equipo está formado por George Sugihara, de la Scripps Institution of Oceanography (San Diego, USA), Louis-Félix Bersier, de la Universidad de Neuchâtel (Suiza), Robert May y Richard Southwood, de la Universidad de Oxford (UK), y Stuart Pimm, de la Universidad de Duke (Durham, USA). La teoría está publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El modelo es como un algoritmo, ya que permite explicar por qué en el seno de una comunidad de animales algunas especies son más abundantes que otras, aunque compartan el mismo entorno e independientemente de la complejidad de las interacciones implicadas.

Eso quiere decir que ya es posible explicar por qué en un entorno natural concreto abundan unas especies y otras escasean, en virtud de las relaciones que mantienen con el entorno.

Los investigadores dibujaron una especie de árbol de clasificación, similar al genealógico, de 11 comunidades diferentes de animales. Cada rama del árbol representaba un miembro de la comunidad con su característica ecológica específica. Cada rama se subdivide a su vez en dos más pequeñas.

Ejemplo de aves

Si se toma por ejemplo una especie de aves, la rama principal se divide entre los que se alimentan de granos, de una parte, y los que se alimentan de insectos, de otra.

Si seguimos esta última rama, la división se origina entre los que atrapan insectos en vuelo y los que los cazan sobre los árboles. Esta última se puede dividir a su vez entre los que capturan a los insectos en las hojas o en el tronco. Y así sucesivamente.

Esta ramificación sucesiva permite describir, en las últimas etapas, una especie de animal con una serie de características y detalles comunes en relación con su entorno.

La forma del árbol permite deducir las abundancias respectivas de las especies en un mismo entorno, ya que cuanto más alejada está una especie de la rama principal, que representa más cualidades, más singular se vuelve y resulta por ello más escasa porque tiene más dificultades para sobrevivir en su entorno.

La clasificación habla

La situación en el árbol ya dice mucho de la potencial presencia de una especie en un entorno concreto, por lo que esta descripción permite deducir la abundancia de cada una de las especies, según sus características detalladas y el entorno.

Además, el modelo permite predecir también la evolución de las respectivas poblaciones de las especies estudiadas, en función de las variaciones que se producen en el entorno (abundancia o escasez de mosquitos posados en las hojas de los árboles).

Para sorpresa de los investigadores, esta representación de las especies contiene mucha más información de la que nunca se había reconocido.

Herramienta de la biodiversidad

El modelo de la naturaleza animal constituye por ello una poderosa herramienta con múltiples aplicaciones en biología, ya que permite conocer más en profundidad el fenómeno de la biodiversidad y, por ende, ayuda a protegerlo y conservarlo.

Se trata en última instancia de una teoría fundamental que une varios modelos que antes habían sido visto sin relaciones entre sí, como el modo en que un ave caza un insecto.

La teoría unifica varios aspectos de la complejidad ecológica de las especies y construye un modelo que une a todos ellos, lo que constituye una sólida teoría para cuantificar la diversidad biológica.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente