Tendencias21

Unos simples microbios construyeron los primeros reactores nucleares de la Tierra

En 1942, el ser humano construye el primer reactor nuclear de su historia. Sin embargo, la naturaleza había ya desarrollado otros por su cuenta: Al menos 16 funcionaron hace 1.700 millones de años en Oklo (Gabón), durante mas de 100.000 años, liberando una potencia aproximada de 130 millones de megawatios. Sus “fabricantes”, en aquel caso, fueron unos simples microbios. Por Eduardo Costas (*).

Unos simples microbios construyeron los primeros reactores nucleares de la Tierra

El 2 de diciembre de 1942, Enrico Fermi ordena retirar las varillas de  cadmio que absorben los neutrones del reactor nuclear Chicago Pile-1 (CP-1), una parte esencial del Proyecto Manhattan para desarrollar la Bomba Atómica. El reactor se vuelve crítico a las 15:25 y mantiene una reacción nuclear en cadena autosostenible. Los privilegiados asistentes están exultantes sabiendo que han cambiado la Historia. A fin de cuentas han construido el primer reactor nuclear de la Tierra…
 
Pero en 1956, Paul Kuroda propone una idea sorprendente: los primeros reactores nucleares sobre la Tierra han podido funcionar muchos millones de años antes de que lo hiciera Chicago Pile-1.
 
Estos reactores no habrían sido manofacturados por el hombre. Se trataría de reactores construidos exclusivamente mediante procesos biogeoquímicos naturales. Nadie le hace caso hasta 1972, cuando su predicción es confirmada.

Ese año, Francis Perrin (el “padre” de la bomba atómica francesa) descubrió que en Oklo (Gabón) se habían producido reacciones nucleares en cadena autosostenibles mucho antes de que existiesen seres humanos sobre la Tierra.

Desde entonces, numerosos estudios han confirmado que hace 1.700 millones de años  (cuando todavía en la Tierra solamente existían microorganismos y aún no había animales ni plantas) funcionaron en Oklo al menos 16 reactores nucleares naturales, durante mas de 100.000 años. En ese tiempo estos reactores liberaron una potencia aproximada de 130 millones de megawatios.

Cómo empezaron

Las reacciones en cadena autosostenibles de Oklo empezaron al inundarse con agua (que actuó como moderador de neutrones) depósitos ricos en uranio.

El factor clave para que se iniciase esta reacción fue que el isótopo fisionable (el uranio-235) alcanzaba una concentración próxima al 3% de la cantidad total de uranio, (una cantidad similar a la utilizada en muchos de los reactores nucleares fabricados por los humanos).

En aquel tiempo, había mucha mayor riqueza de uranio-235 que hoy en día, pues cada 704 millones de años su cantidad se reduce a la mitad como consecuencia de la desintegración radioactiva.

James Lovelock, -un destacado científico con ideas extraordinariamente innovadoras-, sugirió que los microorganismos podrían haber concentrado el uranio (y otros muchos metales) en Oklo (y, por supuesto, en otros lugares).

A pesar del desarrollo tecnológico de la humanidad, incluso hoy en día los microorganismos siguen siendo los principales controladores de los ciclos biogeoquímicos de los principales elementos del planeta. Es bien conocido que en muchas de las minas explotadas por el hombre, los microorganismos tuvieron un papel relevante en la precipitación del mineral.

Operarios microscópicos

El uranio es un elemento ubicuo que aparece disuelto en el agua con mucha frecuencia, debido tanto a causas naturales, como a las actividades de la industria nuclear, la minería, accidentes nucleares, la detonación de bombas atómicas durante la Guerra Fría, almacenamiento de los residuos radiactivos, etc.

Y, aunque el uranio es una sustancia muy peligrosa (tanto por su toxicidad como metal pesado, como por la radioactividad que emiten algunos de sus isótopos), lo cierto es que los microorganismos tienen una capacidad de adaptación extraordinaria, hasta el punto de que en las aguas residuales de las minas de uranio proliferan muchísimos microorganismos (desde bacterias a microalgas).
 
Lo mas sorprendente es que estos microorganismos se han adaptado a las condiciones tan extremas de las minas de uranio en poquísimo tiempo: muchas de estas minas apenas llevan abiertas unos cuantos años (pues la gran demanda del uranio produjo después de la Segunda Guerra Mundial). Y es que muchos de estos microorganismos tan solo necesitan una única mutación para ser capaces de proliferar rodeados de uranio disuelto.

Es más, estos microorganismos consiguen capturar activamente el uranio que está disuelto en el agua. Como el uranio disuelto en agua es muy tóxico para los seres vivos, estos peculiares microorganismos se defienden acumulándolo en forma de agregados de uranio sólido (el uranio solidificado en forma metálica es mucho menos tóxico que el uranio disuelto en el agua) mediante un complejo proceso enzimático.

Finalmente casi todo el peligroso uranio disuelto en el agua acaba precipitado en forma sólida dentro de estos microorganismos. Se dispone así de operarios microscópicos  que permiten limpiar las aguas contaminadas con uranio disuelto y recoger uranio metálico de utilidad en el sector nuclear.

Abundancia de ingenieros diminutos

Con semejantes abundancia de mineros e ingenieros nucleres diminutos, es posible que en un futuro próximo encontremos vestigios de mas reactores nucleares tipo Oklo que funcionaron tiempo atrás.

Enrico Fermi falleció en Chicago el 28 de noviembre de 1954. Sus logros científicos, tanto teóricos como experimentales fueron impresionantes. Pero puede que unos simples microbios se le adelantasen en la construcción del primer reactor nuclear del planeta…

(*) Eduardo Costas es Catedrático de Genética en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Académico Correspondiente de la real Academia Nacional de Farmacia y Promotor de Biotehcnological Environmental Solutions. Este artículo se publicó originalmente en su blog Biotecnología Ambiental en T21.
 

Referencias bibliográficas:

Baselga-Cervera B, Lopez-Rodas V, García-Balboa C &  Costas E. Microalgae: the first nuclear engineers? Anales de la Real Academia Nacional de Farmacia 79: 634-645  (2013)
 
Cowan, G. A. Natural Fission Reactor. Scientific American 235, 36–47 (1976).
 
Davis, E. D.; Gould, C. R.; Sharapov, E. I. (2014). Oklo reactors and implications for nuclear science. International Journal of Modern Physics E 23 (04): 1430007.
 
García-Balboa C, Baselga-Cervera B, García-Sanchez A, Igual JM, Lopez–Rodas V & Costas E. Rapid adaptation of microalgae to bodies of water with extreme pollution from uranium mining: An explanation of how mesophilic organisms can rapidly colonise extremely toxic environments.  Aquatic Toxicology 144, 116-123 (2013).
 
Kuroda, P. K. (1956). On the Nuclear Physical Stability of the Uranium Minerals. Journal of Chemical Physics 25 (4): 781–782; 1295–1296.
 
Meshik, A. P. (November 2005). The Workings of an Ancient Nuclear Reactor. Scientific American.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21