Tendencias21
Amplían el ADN de un organismo vivo, con bases nitrogenadas artificiales

Amplían el ADN de un organismo vivo, con bases nitrogenadas artificiales

Científicos estadounidenses han conseguido crear dos nuevas bases nitrogenadas artificiales de ADN, X e Y, que se unen a las cuatro naturales: citosina (C), guanina (G), adenina (A) y timina (T), y que han implantado en bacterias ‘E.coli’, que las replica correctamente. Por el momento sólo han desarrollado el proceso ‘in vitro’, y el siguiente paso es hacerlo en una célula viva. Por Carlos Gómez Abajo.

Amplían el ADN de un organismo vivo, con bases nitrogenadas artificiales

El ADN, junto con el ARN, es una de las biomoléculas portadoras de información en los organismos vivos, y esta información se almacena en el emparejamiento de las cuatro bases de ADN, citosina (C) con guanina (G), y adenina (A) con timina (T).

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Scripps (California, EE.UU.) ha creado en el laboratorio dos nuevas bases que no se producen en la naturaleza. “Estas forman un tercer par de bases, y el grupo liderado por el investigador Floyd Romesberg ha demostrado que puede ser replicado en la bacteria E. coli”, declara a Sinc Ross Trevor Thyer, de la Universidad de Texas y coautor del artículo.

Según explica el propio Romesberg, fundador de la empresa Synthorx: “Denominamos a nuestra base de ADN no natural X e Y. La hemos optimizado durante más de 14 años en el laboratorio. Para esto se sintetizaron más de 300 análogos de nucleótidos, hasta obtener dos que al emparejarse fueran realmente eficientes. Después de este trabajo de optimización intentamos entrar en un entorno mucho más complejo de una célula. Por ello, a pesar de que no existen en la naturaleza, se optimizaron extensamente en el laboratorio”.

Los científicos señalan que no se habían conseguido nuevas bases hasta ahora porque había múltiples dificultades que superar, como obtener las bases de ADN no naturales en las células y asegurarse de que la maquinaria de replicación dentro de la célula las aceptaría, además de medir luego con mucha precisión que estas se mantuvieran correctamente cuando el ADN fuera copiado.

Trevor asegura: “Organismos como este pueden utilizarse para explorar el origen y la evolución del ADN, e investigar por qué la naturaleza ha asentado las bases de ADN existentes. También se pueden utilizar para introducir nuevos aminoácidos con el código genético y directamente modificar el ADN funcional y las moléculas de ARN”.

ADN ampliado

«Esto demuestra que son posibles otras soluciones para el almacenamiento de información y, por supuesto, nos acerca a una biología del ADN ampliada que tendrá muchas aplicaciones emocionantes», señala Romesberg.

«Estos pares de bases no naturales han funcionado muy bien in vitro, pero el gran reto ahora es conseguir trabajar en un entorno mucho más complejo de una célula viva», apunta Denis A. Malyshev, miembro del laboratorio de Romesberg.

Para hacer esto, primero deben demostrar que el ADN que contiene el par de bases no naturales puede ser transcrito en el ARN. Una vez que se demuestre dicha transcripción se podría utilizar para controlar la síntesis de proteínas.

En un estudio publicado hace dos años, estos mismos investigadores ya preveían que la introducción de letras artficiales iba a ser más fácil de lo pensado.

Letras artificiales

Otra investigación, liderada por científicos de la Universidad Libre de Berlín, consiguió hace tres años sustituir en E. coli la timina por el bloque sintético 5 clorouracilo (c), una sustancia tóxica para otros organismos.

Grandes poblaciones de células microbianas fueron cultivadas durante períodos prolongados en la presencia de un producto químico, en este caso 5 clorouracilo, a niveles subletales, seleccionando de este modo las variantes genéticas capaces de tolerar mayores concentraciones de la sustancia tóxica.

Este procedimiento fue aplicado a bacterias genéticamente tratadas, incapaces de sintentizar la timina. Tras 1.000 generaciones, la timina había sido sustituida completamente por el 5 clorouracilo.

Referencia bibliográfica:

Denis A. Malyshev, Kirandeep Dhami, Thomas Lavergne, Tingjian Chen, Nan Dai, Jeremy M. Foster, Ivan R. Correˆa Jr y Floyd E. Romesberg. A semi-synthetic organism with an expanded genetic alphabet. Nature doi:10.1038/nature13314.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La IA crea en segundos escenas en 3D a partir de fotos en 2D 31 marzo, 2022
    La IA puede crear en milisegundos escenas en 3D a partir de fotos en 2D, invirtiendo así el proceso de la foto instantánea creada hace 75 años. Usando redes neuronales, imita el comportamiento de la luz para crear imágenes similares a las de mapa de bits.
    Redacción T21
  • Crean el primer mapa en 3D del cerebro humano psicodélico 31 marzo, 2022
    Una investigación ha creado un mapa en 3D del cerebro que procesa las experiencias subjetivas provocadas por psicodélicos, abriendo así la posibilidad de crear a voluntad estados alterados de consciencia con fines terapéuticos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Detectan la luz de la estrella más distante jamás vista 30 marzo, 2022
    Los astrónomos han detectado la estrella individual más distante identificada hasta el momento: está tan lejos que su luz ha tardado 12.900 millones de años en llegar a la Tierra, y se nos aparece como cuando el Universo tenía solo el 7 por ciento de su edad actual. La estrella fue bautizada como “Eärendel” y tendría […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren que Plutón posee gigantescos volcanes de hielo 30 marzo, 2022
    Un estudio ha descubierto un extraño terreno irregular en Plutón, diferente a todo lo observado anteriormente en el Sistema Solar: incluye volcanes de hielo gigantes, que estuvieron activos hasta hace poco tiempo. Uno de ellos es del mismo tamaño que uno de los volcanes más grandes de la Tierra: el Mauna Loa, en Hawái.
    Pablo Javier Piacente
  • Se retrasa hasta 2033 la llegada a la Tierra de las primeras muestras de Marte 30 marzo, 2022
    La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) retrasan hasta 2033 la llegada a la Tierra de las primeras muestras recogidas de Marte por el rover Perseverance, debido a problemas técnicos que amenazan el éxito de la misión.
    Redacción T21
  • El metano es clave para detectar vida fuera del sistema solar 30 marzo, 2022
    Si se detectara metano en la atmósfera de un exoplaneta situado en la zona de habitabilidad de su estrella, sería un signo determinante para establecer que hay vida fuera del sistema solar, si se puede confirmar que tiene un origen biológico. El telescopio James Webb podría identificarlo.
    Redacción T21
  • Crean cucarachas cibernéticas que pueden buscar supervivientes en edificios derrumbados 29 marzo, 2022
    Cucarachas cyborg podrían convertirse en una herramienta invaluable en misiones de rescate: aprovechando el sentido de orientación natural de los insectos y enriqueciéndolo con una pequeña “mochila” tecnológica dotada de sensores y una cámara, logran superar las limitaciones de los robots y llegan casi a un 90% de eficacia en la identificación de seres humanos.
    Pablo Javier Piacente
  • El núcleo de la Tierra tiene un escape de un isótopo estelar 29 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que el núcleo terrestre está perdiendo un isótopo que se originó en nebulosa solar y que se cree llegó a nuestro planeta cuando un cuerpo similar a Marte colisionó contra la Tierra hace 4.533 millones de años.
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo mensaje para posibles civilizaciones en la Vía Láctea 29 marzo, 2022
    Científicos de la NASA han elaborado un mensaje que podría enviarse a un cúmulo estelar de la Vía Láctea que está a 6.000 años luz de la Tierra y que se considera puede acoger a vida inteligente. Propone un encuentro que podría durar siglos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubiertos en Serbia fósiles de antiguos neandertales 29 marzo, 2022
    Los paleoantropólogos han comprobado que los primeros neandertales vivieron en Serbia hace 300.000 años, representando la evidencia más antigua de su presencia en los Balcanes.
    N+1/T21