Tendencias21

Aplican la sincronización de cerebros al control de avatares virtuales

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke, en EEUU, ha conseguido sincronizar artificialmente -y conectar a una computadora- los cerebros de monos y ratas, para que estos controlen un brazo virtual o realicen sencillos cálculos al unísono. El avance supone un “nuevo paradigma” en las interfaces cerebro-máquina, que tendría aplicaciones tanto en la fabricación de computadoras orgánicas como en la neurorehabilitación de pacientes paralizados, aseguran los investigadores. Por Yaiza Martínez.

Aplican la sincronización de cerebros al control de avatares virtuales

En 2012, un estudio realizado por neurocientíficos del Instituto Max Planck de Alemania demostró que, cuando los músicos ejecutan una pieza musical con otros músicos, la actividad de sus ondas cerebrales se sincroniza. Es decir, que la coordinación musical haría emerger pequeñas redes en los cerebros y entre los cerebros, que posibilitarían la alineación temporal de acciones.

En 2010, otra investigación de diversos centros franceses había señalado que esto mismo ocurre en las interacciones sociales, por ejemplo cuando, sin darnos cuenta, emulamos los movimientos o los gestos de otros.

Sincronización artificial

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Duke, en EEUU, ha conseguido sincronizar artificialmente los cerebros de monos y ratas para que los animales controlen una máquina virtual o hagan cálculos sencillos de manera conjunta.

El avance introduce, aseguran los investigadores  en un comunicado de dicha Universidad, un nuevo paradigma en las interfaces cerebro-máquina (BCI, por sus siglas en inglés).  Y es que, hasta ahora, las BCI (que registran ondas cerebrales que son procesadas e interpretadas por una máquina u ordenador) solo habían sido utilizadas por un único individuo cada vez.

Brainets de ratas y macacos   
 
Los científicos han denominado Brainets (redes cerebrales) a estas redes artificialmente establecidas entre cerebros. Hablan de ellas en dos artículos que han salido esta misma semana en la revista Scientific Reports.
 
En esta explican cómo vincularon artificialmente los cerebros de monos, por un lado, y los cerebros de ratas, por otro, y que esta conexión permitió a los animales intercambiar información sensorial y motora en tiempo real, para controlar los movimientos de un avatar virtual o para realizar, de manera conjunta, algunos cálculos simples.
 
Los cerebros de los animales fueron interconectados mediante matrices implantadas en sus cortezas motora y somatosensorial, que capturaron y transmitieron las ondas cerebrales de cada uno de ellos.

Trabajando con todos los cerebros

En el caso de los monos (tres macacos Rhesus), una vez que los cerebros de estos estuvieron interconectados, los animales colaboraron para controlar los movimientos del brazo de un avatar virtual que aparecía en una pantalla digital situada frente a ellos.
 
Cada animal controlaba dos de las tres dimensiones (por ejemplo, eje X y eje Y) del movimiento de dicho brazo, que entre todos debían guiar hasta tocar un objetivo móvil.
 
El objetivo, sin embargo, solo podía alcanzarse si al menos dos de lo macacos sincronizaban sus cerebros para producir señales continuas que movieran el brazo 3D. Al final, los animales lo consiguieron.
 
En el experimento con roedores, los científicos conectaron los cerebros de cuatro ratas para que estas completasen al unísono tareas de cálculo simples, como reconocer patrones, almacenar y recuperar información sensorial o hacer predicciones temporales.
 
Así, por ejemplo, las ratas recibieron información sobre la temperatura y la presión barométrica y fueron capaces de combinarla entre ellas, para predecir una probabilidad aumentada o disminuida de lluvia. Bajo ciertas condiciones, los autores observaron que la Brainet de las ratas podía funcionar al mismo nivel e incluso a nivel superior que la red cerebral de cada rata por separado.

Aplican la sincronización de cerebros al control de avatares virtuales

Potenciales aplicaciones

«Esta es la primera demostración de una interfaz cerebro-máquina compartida”, señala Miguel Nicolelis, codirector del Centro de Neuroingeniería de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke y principal autor del estudio.
 
El investigador espera que, al igual que ha pasado con las BCI tradicionales, estas nuevas interfaces se usen cada vez más, por ejemplo, para ayudar a desarrollar  computadoras orgánicas creadas por la interconexión entre múltiples cerebros animales y ordenadores.
 
En la página web del Nicolelis Lab se explica cómo serían estos dispositivos (ver imagen arriba). La Brainet estaría formada, por ejemplo, por los cerebros interconectados de cuatro ratas y una BCI, que entregaría señales de entrada a la corteza cerebral de los animales. Si las ratas quisieran alcanzar una recompensa –en este caso, agua-, su respuesta neuronal a dichas señales debería sincronizarse en la Brainet (las flechas representan el flujo de información a través de esta red).

Por otra parte, Nicolelis y sus colaboradores  trabajan en un proyecto llamado ‘Walk Again’, que consiste en una Brainet humana no invasiva que se utilizará para impulsar la neurorehabilitación de pacientes paralizados. Para el proyecto se emplearán sensores flexibles y del grosor de un cabello (microwires) que detectan las señales eléctricas que generan cientos de neuronas individuales de las cortezas parietal y frontal, que son las regiones responsables de la generación de movimientos voluntarios.

Referencia bibliográfica:
 
Miguel Pais-Vieira, Gabriela Chiuffa, Mikhail Lebedev, Amol Yadav, Miguel A. L. Nicolelis. Building an organic computing device with multiple interconnected brains. Scientific Reports (2015). DOI: 10.1038/srep11869.
 
Arjun Ramakrishnan, Peter J. Ifft, Miguel Pais-Vieira, Yoon Woo Byun, Katie Z. Zhuang, Mikhail A. Lebedev, Miguel A.L. Nicolelis. Computing Arm Movements with a Monkey Brainet. Scientific Reports (2015). DOI: 10.1038/srep10767.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sensor cuántico revoluciona la arqueología, la geología y la seguridad 1 marzo, 2022
    Un sensor cuántico puede dibujar con una precisión inédita el subsuelo terrestre: no solo localiza objetos y estructuras, sino que también predice terremotos y erupciones volcánicas en la décima parte del tiempo requerido por otras tecnologías.
    Redacción T21
  • Descubren los secretos de la muerte cerebral 1 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha podido observar en directo por primera vez lo que pasa en el cerebro humano en el momento de la muerte: unas ondas cerebrales especializadas nos preparan en segundos la película de la vida que se ha relatado en las experiencias cercanas a la muerte.
    Eduardo Martínez de la Fe