Tendencias21
¿Cómo influye el ADN en nuestra inteligencia? Nuevas claves

¿Cómo influye el ADN en nuestra inteligencia? Nuevas claves

Conocer cómo está condicionada la inteligencia humana por los genes es importante para comprender los mecanismos biológicos que subyacen a algunas formas de deterioro intelectual. Un estudio realizado por científicos del King College de Londres ha dado un paso clave en esta dirección, al identificar por vez primera un gen que relaciona el espesor de la materia gris del cerebro con la inteligencia. Investigaciones previas también han identificado genes a los que pueden atribuirse diferencias individuales en la inteligencia o la influencia de los genes en nuestros niveles de inteligencia, a lo largo de la vida. Por Yaiza Martínez.

¿Cómo influye el ADN en nuestra inteligencia? Nuevas claves

Científicos del King College de Londres han identificado por vez primera un gen que relaciona el espesor de la materia gris del cerebro con la inteligencia.

El estudio, que se publica en la revista Molecular Psychiatry, podría ayudar a entender los mecanismos biológicos que subyacen a algunas formas de deterioro intelectual.

La sustancia o materia gris corresponde a aquellas zonas del sistema nervioso central de color grisáceo integradas principalmente por somas neuronales, dendritas y células glíales. En la superficie de nuestro cerebro, esta materia se dispone formando la corteza cerebral, que es la organización más compleja de todo el sistema nervioso.

Los investigadores se centraron en esta área del cerebro, que constituye la capa más externa de éste, y juega un papel clave en la memoria, la atención, la percepción, el pensamiento, el lenguaje y la conciencia, para tratar de comprender la relación entre genes e inteligencia.

Estudios anteriores habían demostrado que el espesor de la corteza cerebral, o ‘grosor cortical’, se correlaciona estrechamente con la capacidad intelectual, pero aún no se habían identificado los genes implicados, publica el King College en un comunicado.

¿Gen de la inteligencia?

Sylvane Desrivières, autora principal del estudio explica: «Queríamos saber cómo las diferencias estructurales del cerebro se relacionan con diferencias en la capacidad intelectual. La variación genética que hemos identificado está relacionada con la plasticidad sináptica” (la forma en que se comunican las neuronas o células cerebrales entre sí).

“Esto puede ayudarnos a entender lo que ocurre a nivel neuronal en ciertas formas de deficiencias intelectuales, en las que la capacidad de las neuronas para comunicarse de manera efectiva se ve comprometida de alguna manera «.

Para lograr su objetivo, los científicos analizaron muestras de ADN e imágenes del cerebro obtenidas por resonancia magnética de un total de 1.583 adolescentes sanos, de 14 años. Los jóvenes fueron asimismo sometidos a una serie de pruebas para determinar su inteligencia verbal y no verbal. En total, fueron analizadas más de 54.000 variantes genéticas posiblemente involucradas en el desarrollo del cerebro.

Se descubrió así que, como media, los adolescentes que llevaban una variante genética particular tenían una corteza más delgada en el hemisferio cerebral izquierdo, sobre todo en los lóbulos frontales y temporales; y peores resultados en las pruebas de capacidad intelectual.

Dicha variación genética afecta a la expresión del gen NPTN‎, que codifica una proteína que actúa en las sinapsis neuronales, y que por tanto afecta a la comunicación interneuronal.

El estudio sugiere que algunas diferencias en las capacidades intelectuales podrían ser el resultado de una función disminuida de la NPTN génica, en concreto, en determinadas regiones del hemisferio izquierdo del cerebro. Pero sólo representaría, según estimaciones, un 0,5% de la variación total de la inteligencia.

Por eso, Desrivières puntualiza: «Es importante señalar que la inteligencia se ve influida por muchos factores, genéticos y ambientales. El gen identificado sólo explicaría una pequeña proporción de las diferencias en la capacidad intelectual, por lo que es de ninguna manera puede denominarse ‘gen de la inteligencia’ «.

El hallazgo aún así resulta importante porque podría tener implicaciones para la comprensión de los mecanismos biológicos que subyacen a varios trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia o el autismo, que afectan a la capacidad cognitiva.

Genes, encéfalo e inteligencia

En 2012, científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en el transcurso de una investigación para desarrollar un mapa de los genes humanos que aumentan o dificultan la resistencia encefálica a distintos trastornos neurológicos y mentales, encontraron genes a los que también podían atribuirse diferencias individuales en la inteligencia.

Descubrieron más concretamente que una variante de un gen denominado HMGA2 influye en el tamaño del encéfalo y, también, en la inteligencia. Nuestro ADN cuenta con cuatro bases nitrogenadas: A, C, T y G. Según los resultados arrojados por este estudio, aquellas personas en las que el gen HMGA2 presenta C en lugar de T, presentan encéfalos mayores y obtienen mejores resultados en pruebas de cociente intelectual estandarizadas.

Relación entre genes e inteligencia, a lo largo de la vida

Como ha quedado demostrado con estas investigaciones, los genes pueden condicionar en cierta medida nuestra inteligencia. Un tercer estudio llevado a cabo en 2012 por científicos de la Universidad de Edimburgo (Escocia), sugirió que, de hecho, los genes podrían provocar casi un cuarto de los cambios en los niveles de inteligencia de las personas, a lo largo de sus vidas.

El análisis, que ofreció las primeras estimaciones sobre la influencia de los genes en este aspecto, reveló que las diferencias genéticas suponen un 24% de las variaciones en la calidad de la salud mental en la vejez.

Fue realizado a partir de una base de datos de 1.940 individuos no emparentados, cuya inteligencia fue medida desde que tenían 11 años, y hasta que tenían 65, 70 o 79 años. Los participantes también proporcionaron muestras de sangre para los análisis del ADN.

Los investigadores aplicaron a todos estos datos una novedosa técnica estadística, con la que buscaron las asociaciones entre los genes y los cambios en los niveles de inteligencia de los individuos a lo largo de los años.

Sus resultados sugieren que los genes podrían explicar en parte porqué el envejecimiento del cerebro afecta más a la inteligencia de unas personas que a la de otras, independientemente de los factores ambientales.

Referencia bibliográfica:

S. Desrivières, et al. Single nucleotide polymorphism in the neuroplastin locus associates with cortical thickness and intellectual ability in adolescents. Molecular Psychiatry (2014). DOI: 10.1038/mp.2013.197.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Resuelto el misterio de la alineación de las pirámides de Egipto 8 abril, 2022
    La perfecta alineación de las pirámides de Egipto no se habría conseguido con ayuda extraterrestre ni con tecnologías ocultas, sino gracias al movimiento del Sol sobre la superficie terrestre y la sombra que deja a su paso durante el equinoccio de otoño.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren la galaxia más lejana jamás vista: está a 13.500 millones de años luz de nosotros 8 abril, 2022
    Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto el objeto cósmico más distante jamás visto: una galaxia denominada HD1 y localizada a unos 13.500 millones de años luz de distancia de la Tierra. Ofrece una “instantánea” del Universo solo 300 millones de años después del Big Bang: podría permitir el descubrimiento de las estrellas más antiguas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Ya sabemos cómo construir gemelos digitales del cerebro 8 abril, 2022
    A través de las matemáticas, es posible usar ordenadores para dibujar automáticamente neuronas 3D como gemelos digitales y estudiar así las diferencias entre regiones cerebrales sanas y enfermas. Un resultado prometedor para aplicaciones médicas.
    EPFL/T21
  • Los hongos se comunicarían entre sí mediante 50 "palabras" 8 abril, 2022
    Los hongos se comunican entre sí mediante impulsos eléctricos que podrían ser similares los que generan el lenguaje humano. Disponen de hasta 50 "palabras" que forman un idioma más complejo que el inglés o el español. Hablan entre sí para mantenerse unidos, tal como hacen los lobos cuando aúllan.
    Redacción T21
  • En las profundidades, la Tierra también se está moviendo y cambiando 7 abril, 2022
    Las estructuras ubicadas en el interior de la Tierra podrían tener la misma movilidad que los continentes en la superficie, según un nuevo estudio. Las estructuras calientes se unen de una manera que recuerda a la formación de supercontinentes en el nivel superficial: por ejemplo, se ha comprobado que la estructura profunda debajo de África […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro se expande y encoge a lo largo de la vida 7 abril, 2022
    Un equipo internacional de investigadores ha creado una serie de gráficos cerebrales que abarcan toda nuestra vida, desde un feto de 15 semanas hasta un adulto de 100 años: muestran cómo nuestros cerebros se expanden rápidamente en los primeros años de vida y se encogen lentamente a medida que envejecemos.
    Pablo Javier Piacente
  • Aparente vínculo entre la presión arterial y las emociones 7 abril, 2022
    Una investigación germano-suiza ha descubierto una aparente relación entre la percepción emocional de la ira y el aumento de la presión arterial, lo que revela que hay factores psicobiológicos implicados en la actividad cardiaca.
    Redacción T21
  • Rusia está expuesta a una fuga de cerebros por la invasión de Ucrania 7 abril, 2022
    Muchos científicos y universitarios de Rusia se están planteando emigrar y buscar nuevas oportunidades en otros países, ante el desmantelamiento de la investigación rusa por el aislamiento internacional. El exilio científico ya se está planteando en términos de asilo político, como en la guerra fría.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Desentierran un barco de 4.000 años de antigüedad en Mesopotamia 6 abril, 2022
    Arqueólogos de Alemania e Irak han desenterrado un barco de 4.000 años de antigüedad que fue descubierto hace cuatro años en las cercanías de Uruk, una antigua ciudad de Mesopotamia situada en la ribera oriental del río Éufrates. El navío, de siete metros de largo, fue construido con material orgánico impregnado con betún natural.
    Pablo Javier Piacente
  • Los animales se perfilan como eficaces precursores de terremotos 6 abril, 2022
    Muchos animales están equipados con recursos sensoriales altamente desarrollados que logran leer una serie de señales naturales de las que pueden depender sus vidas, por lo que parece perfectamente posible que puedan detectar cualquier precursor de terremotos. China ya ha creado un sistema de alerta de terremotos monitoreando el comportamiento de los animales.
    Pablo Javier Piacente