Tendencias21
Nos morimos oyendo lo que pasa a nuestro alrededor

Nos morimos oyendo lo que pasa a nuestro alrededor

Un estudio canadiense ha demostrado que el cerebro responde a la audición en los últimos momentos de la vida, incluso en un estado inconsciente. Pero no sabemos si las personas pueden entender lo que oyen en el umbral de la muerte.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC, según las siglas en inglés) ha logrado dar sustento científico a una verdad empírica que el personal de enfermería, los médicos y los familiares de quienes se enfrentan a la muerte conocen desde hace mucho tiempo: el oído es el último sentido que se pierde al final de la vida.

Mediante electroencefalografía (EEG), una tecnología ampliamente difundida que mide la actividad eléctrica en el cerebro, los expertos canadienses dirigidos por Elizabeth Blundon recopilaron una gran cantidad de datos del comportamiento cerebral de pacientes en diferentes condiciones, en el St. John Hospice de Vancouver.

Los responsables del estudio explicaron que en las últimas horas antes de una muerte natural esperada, en el caso de los pacientes terminales alojados en una institución, muchas personas entran en un período de falta de respuesta. Eso indicaría que ningún sentido se encuentra activo, aunque la audición parece no responder a ese patrón.

Estudiaron pacientes sanos que recibían controles, otros con cuidados paliativos frente a enfermedades terminales pero que todavía estaban conscientes y, por último, los mismos pacientes cuando ya ingresaban en un estado de inconsciencia. Según un comunicado de prensa, los resultados son sorprendentes con respecto a las respuestas cerebrales al sonido.

La audición nos acompaña hasta el final

Lo más llamativo es que los científicos lograron identificar procesos cognitivos específicos al momento de ser estimulados con sonidos en los pacientes del último grupo, demostrando así que el sentido de la audición se preserva aún en los momentos finales de la vida y sin que sea necesario mantener un estado consciente.

Los investigadores destacaron que analizaron al detalle las diferencias en los resultados de los distintos grupos de pacientes, para evitar cualquier tipo de error de interpretación. Aún así, comprobaron claramente que los tonos utilizados para buscar respuestas cerebrales generaban una actividad eléctrica similar en los pacientes sanos y en aquellos en estado terminal, incluso cuando ya estaban inconscientes.

Por otro lado, los especialistas indicaron que aunque se ha podido comprobar que el cerebro reacciona al sonido hasta los momentos finales de la vida, todavía no se ha logrado determinar si las personas comprenden el lenguaje, vivencian recuerdos o pueden interpretar aquello que escuchan en el umbral de la muerte. Sin dudas, esta cuestión será motivo de futuras investigaciones.

Además, tanto este trabajo como otros que se concreten a futuro pueden abrir nuevas vías de desarrollo terapéutico en áreas como la musicoterapia y otras especialidades similares, aportando nuevas visiones que mejoren los cuidados paliativos de los pacientes en estado terminal.

Un punto clave relacionado con esta investigación es que ahora existen más razones para llevar adelante una práctica que siempre fue común entre los familiares que se despiden de un ser querido: hablarles, expresarse, tranquilizarlos… Todo parece indicar que mantener la comunicación sonora hasta el último momento es algo útil y con efectos concretos y positivos sobre la persona que está dejando este plano de la existencia.

Referencia

Electrophysiological evidence of preserved hearing at the end of life. Blundon, E.G., Gallagher, R.E. and Ward, L.M. Scientific Reports (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41598-020-67234-9

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

4 comentarios

  • Enfermé gravemente en 1976, con 24 años y, durante algunos minutos, estuve “clínicamente muerto”. Llevo más de 44 años investigando la experiencia y repitiéndola voluntariamente. Afirmo y sostengo que la muerte no existe. En los instantes finales, antes de trascender a la realidad, no solo el oído, sino todos nuestros sentidos se potencian. Podemos prestar atención a varios hechos de manera simultánea, e incluso percibir los movimientos y las expresiones de personas que se encuentran fuera de nuestra habitación. También se potencia la detección de las señales vitales de nuestro cuerpo, que presiente y siente el dolor de la partida… y mucho, mucho más!

RSS Lo último de Tendencias21

  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe