Tendencias21

Crean un tejido plástico con gran capacidad para refrigerar el cuerpo

Ingenieros de Stanford (EE.UU.) han diseñado un tejido de bajo coste, hecho principalmente de plástico, que puede enfriar el cuerpo de forma más eficiente que los tejidos usados actualmente. Para ello han combinado nanotecnología, fotónica y química.

Crean un tejido plástico con gran capacidad para refrigerar el cuerpo

A principios de año, investigadores de la Universidad Cornell (Nueva York, EE.UU.) presentaron una ropa inteligente que puede adaptar sus propiedades térmicas para adaptarse al entorno y al cuerpo del usuario.

Ahora, ingenieros de la Universidad Stanford (California) han desarrollado un material textil de bajo coste, a base de plástico, que, utilizado en la ropa, puede enfriar el cuerpo de forma mucho más eficiente que con los tejidos naturales o sintéticos que usamos en la ropa hoy en día.

En un artículo publicado en Science, los investigadores sugieren que esta nueva familia de tejidos podría convertirse en la base para prendas que mantengan a la gente fresca en climas cálidos sin aire acondicionado.

«Si se puede enfriar a la persona en lugar de al edificio en el que trabaja o vive, que se ahorrará energía», dice Yi Cui, profesor asociado de ciencias e ingeniería de los materiales en Stanford y de ciencia fotónica en el SLAC National Accelerator Laboratory.

Este nuevo material funciona permitiendo que el cuerpo libere calor de dos maneras que hacen que el usuario se sienta cerca de 4 grados centígrados más frío que si llevara ropa de algodón.

Radiación infrarroja

El material se enfría dejando que se evapore el sudor a través del material, algo que las telas ordinarias ya hacen. Pero el material de Stanford proporciona un segundo y «revolucionario» mecanismo de refrigeración: permite que el calor que el cuerpo emite como radiación infrarroja pase a través del textil plástico.

Todos los objetos, incluidos nuestros cuerpos, lanzan calor en forma de radiación infrarroja, una longitud de onda invisible y benigna de luz. Las mantas nos calientan al atrapar las emisiones infrarrojas de calor cerca del cuerpo. Esta radiación térmica que escapa de nuestro cuerpo es lo que nos hace visibles en la oscuridad a través de las gafas de visión nocturna.

«Del 40 al 60 por ciento de nuestro calor corporal se disipa en forma de radiación infrarroja cuando estamos sentados en una oficina», dice Shanhui Fan, profesor de ingeniería eléctrica especializado en fotónica, en la información de Stanford. «Pero hasta ahora no ha habido poca o ninguna investigación sobre el diseño de las características de radiación térmica de los tejidos».

Para desarrollar su tejido refrigerante, los investigadores de Stanford mezclaron nanotecnología, fotónica y química para dar al polietileno -el plástico transparente y pegajoso que utilizamos como envoltorio de cocina- una serie de características deseables en un material de ropa: Permite que la radiación térmica, el aire y el vapor de agua lo atraviesen, y es opaco a la luz visible.

El atributo más fácil era permitir que la radiación infrarroja pase a través del material, ya que esta es una característica de los envoltorios alimentarios de polietileno ordinarios.

Por supuesto, el plástico de cocina es impermeable al agua y es transparente, así, lo que lo hace inútil como ropa. Los investigadores de Stanford abordaron estas deficiencias de una en una.

En primer lugar, encontraron una variante de polietileno usada habitualmente en la fabricación de baterías que tiene una nanoestructura específica que es opaca a la luz visible, pero es transparente a la radiación infrarroja, lo que podría dejar escapar el calor del cuerpo. Esto proporcionó un material de base que era opaco a la luz visible pero térmicamente transparente a efectos de eficiencia energética.

A continuación, modificaron el polietileno industrial tratándolo con productos químicos benignos para permitir que las moléculas de vapor de agua se evaporaran a través de nanoporos del plástico, dice el miembro del equipo Po-Chun Hsu, lo que permite que el plástico respire como una fibra natural.

Confección

Ese éxito le dio a los investigadores un material que reunía sus tres criterios básicos para una tela refrigerante. Para hacer este material delgado más similar a la tela, crearon una versión de tres capas: dos láminas de polietileno tratado separadas por una malla de algodón para darle resistencia y espesor.

Para probar el potencial de enfriamiento de sus tres capas frente a una tela de algodón de espesor comparable, colocaron una pequeña muestra de cada material en una superficie tan caliente como la piel desnuda y midieron la cantidad de calor atrapado por cada material.

«Llevar cualquier cosa atrapa algo de calor y hace que la piel esté más caliente», dice Fan. «Si disipar la radiación térmica fuera nuestra única preocupación, entonces sería mejor no llevar nada.»

La comparación mostró que el tejido de algodón hizo que la superficie de la piel estuviera 2 grados centígrados más caliente que con el tejido refrigerante. Los investigadores dijeron que esta diferencia significa que una persona vestida con su nuevo material podría sentirse menos inclinada a encender un ventilador o el aire acondicionado.

Los investigadores continúan su trabajo en varios frentes, incluida la adición de más colores, texturas y características de tejidos a su material. La adaptación de un material ya producido en masa para la industria de las baterías podría hacer que sea más fácil crear el producto.

«Si se quiere hacer un tejido, hay que poder hacer grandes volúmenes a bajo coste», dice Cui.

Fan cree que esta investigación abre nuevas vías de investigación para enfriar o calentar cosas, de forma pasiva, sin el uso de energía exterior, ajustando los materiales para que disipen o atrapen radiación infrarroja.

«En retrospectiva, parte de lo que hemos hecho parece muy simple, pero es porque poca gente ha investigado realmente la ingeniería de las características de radiación de los tejidos», dice.

Referencia bibliográfica:

P.-C. Hsu, A. Y. Song, P. B. Catrysse, C. Liu, Y. Peng, J. Xie, S. Fan, Y. Cui: Radiative human body cooling by nanoporous polyethylene textile. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aaf5471.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente