Tendencias21

Crean un tejido plástico con gran capacidad para refrigerar el cuerpo

Ingenieros de Stanford (EE.UU.) han diseñado un tejido de bajo coste, hecho principalmente de plástico, que puede enfriar el cuerpo de forma más eficiente que los tejidos usados actualmente. Para ello han combinado nanotecnología, fotónica y química.

Crean un tejido plástico con gran capacidad para refrigerar el cuerpo

A principios de año, investigadores de la Universidad Cornell (Nueva York, EE.UU.) presentaron una ropa inteligente que puede adaptar sus propiedades térmicas para adaptarse al entorno y al cuerpo del usuario.

Ahora, ingenieros de la Universidad Stanford (California) han desarrollado un material textil de bajo coste, a base de plástico, que, utilizado en la ropa, puede enfriar el cuerpo de forma mucho más eficiente que con los tejidos naturales o sintéticos que usamos en la ropa hoy en día.

En un artículo publicado en Science, los investigadores sugieren que esta nueva familia de tejidos podría convertirse en la base para prendas que mantengan a la gente fresca en climas cálidos sin aire acondicionado.

«Si se puede enfriar a la persona en lugar de al edificio en el que trabaja o vive, que se ahorrará energía», dice Yi Cui, profesor asociado de ciencias e ingeniería de los materiales en Stanford y de ciencia fotónica en el SLAC National Accelerator Laboratory.

Este nuevo material funciona permitiendo que el cuerpo libere calor de dos maneras que hacen que el usuario se sienta cerca de 4 grados centígrados más frío que si llevara ropa de algodón.

Radiación infrarroja

El material se enfría dejando que se evapore el sudor a través del material, algo que las telas ordinarias ya hacen. Pero el material de Stanford proporciona un segundo y «revolucionario» mecanismo de refrigeración: permite que el calor que el cuerpo emite como radiación infrarroja pase a través del textil plástico.

Todos los objetos, incluidos nuestros cuerpos, lanzan calor en forma de radiación infrarroja, una longitud de onda invisible y benigna de luz. Las mantas nos calientan al atrapar las emisiones infrarrojas de calor cerca del cuerpo. Esta radiación térmica que escapa de nuestro cuerpo es lo que nos hace visibles en la oscuridad a través de las gafas de visión nocturna.

«Del 40 al 60 por ciento de nuestro calor corporal se disipa en forma de radiación infrarroja cuando estamos sentados en una oficina», dice Shanhui Fan, profesor de ingeniería eléctrica especializado en fotónica, en la información de Stanford. «Pero hasta ahora no ha habido poca o ninguna investigación sobre el diseño de las características de radiación térmica de los tejidos».

Para desarrollar su tejido refrigerante, los investigadores de Stanford mezclaron nanotecnología, fotónica y química para dar al polietileno -el plástico transparente y pegajoso que utilizamos como envoltorio de cocina- una serie de características deseables en un material de ropa: Permite que la radiación térmica, el aire y el vapor de agua lo atraviesen, y es opaco a la luz visible.

El atributo más fácil era permitir que la radiación infrarroja pase a través del material, ya que esta es una característica de los envoltorios alimentarios de polietileno ordinarios.

Por supuesto, el plástico de cocina es impermeable al agua y es transparente, así, lo que lo hace inútil como ropa. Los investigadores de Stanford abordaron estas deficiencias de una en una.

En primer lugar, encontraron una variante de polietileno usada habitualmente en la fabricación de baterías que tiene una nanoestructura específica que es opaca a la luz visible, pero es transparente a la radiación infrarroja, lo que podría dejar escapar el calor del cuerpo. Esto proporcionó un material de base que era opaco a la luz visible pero térmicamente transparente a efectos de eficiencia energética.

A continuación, modificaron el polietileno industrial tratándolo con productos químicos benignos para permitir que las moléculas de vapor de agua se evaporaran a través de nanoporos del plástico, dice el miembro del equipo Po-Chun Hsu, lo que permite que el plástico respire como una fibra natural.

Confección

Ese éxito le dio a los investigadores un material que reunía sus tres criterios básicos para una tela refrigerante. Para hacer este material delgado más similar a la tela, crearon una versión de tres capas: dos láminas de polietileno tratado separadas por una malla de algodón para darle resistencia y espesor.

Para probar el potencial de enfriamiento de sus tres capas frente a una tela de algodón de espesor comparable, colocaron una pequeña muestra de cada material en una superficie tan caliente como la piel desnuda y midieron la cantidad de calor atrapado por cada material.

«Llevar cualquier cosa atrapa algo de calor y hace que la piel esté más caliente», dice Fan. «Si disipar la radiación térmica fuera nuestra única preocupación, entonces sería mejor no llevar nada.»

La comparación mostró que el tejido de algodón hizo que la superficie de la piel estuviera 2 grados centígrados más caliente que con el tejido refrigerante. Los investigadores dijeron que esta diferencia significa que una persona vestida con su nuevo material podría sentirse menos inclinada a encender un ventilador o el aire acondicionado.

Los investigadores continúan su trabajo en varios frentes, incluida la adición de más colores, texturas y características de tejidos a su material. La adaptación de un material ya producido en masa para la industria de las baterías podría hacer que sea más fácil crear el producto.

«Si se quiere hacer un tejido, hay que poder hacer grandes volúmenes a bajo coste», dice Cui.

Fan cree que esta investigación abre nuevas vías de investigación para enfriar o calentar cosas, de forma pasiva, sin el uso de energía exterior, ajustando los materiales para que disipen o atrapen radiación infrarroja.

«En retrospectiva, parte de lo que hemos hecho parece muy simple, pero es porque poca gente ha investigado realmente la ingeniería de las características de radiación de los tejidos», dice.

Referencia bibliográfica:

P.-C. Hsu, A. Y. Song, P. B. Catrysse, C. Liu, Y. Peng, J. Xie, S. Fan, Y. Cui: Radiative human body cooling by nanoporous polyethylene textile. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aaf5471.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Egipto celebra hoy una alineación solar legendaria 22 febrero, 2022
    Egipto celebra hoy por todo lo alto la alineación solar con el templo de Abu Simbel, que ocurre dos veces al año: ilumina las estatuas de Ramses II, de Ra el dios del Sol, y de Amón rey de los dioses, dejando en la oscuridad a la estatua del dios Ptah por estar asociado a […]
    Redacción T21
  • El tambaleo de Marte, nuevo misterio para la ciencia 22 febrero, 2022
    La oscilación en el eje de rotación de Marte, recientemente detectada, representa un nuevo misterio para la ciencia que dos científicos españoles pueden tal vez aclarar: un nuevo modelo dinámico aplicable a la mecánica celeste encaja con el tambaleo observado en el planeta rojo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La rapidez mental casi no cambia a lo largo de la vida 21 febrero, 2022
    Nuestra capacidad para resolver problemas rápidamente se mantiene prácticamente inalterable de los 20 a los 60 años de edad, según un nuevo estudio. La rapidez con la cual logramos procesar la información cognitiva inicia su declive sobre edades más avanzadas, permaneciendo estable durante décadas. 
    Pablo Javier Piacente
  • Identifican al primer asteroide con tres lunas 21 febrero, 2022
    Los astrónomos han comprobado que un asteroide descubierto en el siglo XIX en el cinturón de asteroides, y denominado 130 Elektra, tiene la mayor cantidad de satélites de cualquier cuerpo del cinturón principal, y que es el único sistema de asteroides cuádruple conocido en el Sistema Solar. Posee 260 kilómetros de diámetro y cuenta con […]
    Pablo Javier Piacente
  • Músicos y químicos usan el sonido para comprender mejor la ciencia de la vida 21 febrero, 2022
    Los músicos están ayudando a los científicos a analizar datos, comprender mejor el plegamiento de proteínas y hacer nuevos descubrimientos bioquímicos a través del sonido. Es más fácil escuchar sonidos que interpretar datos.
    University of Illinois/T21
  • El espacio provoca cambios profundos en el cerebro de los astronautas 21 febrero, 2022
    El cerebro de los astronautas que están medio año en el espacio reconfigura las conexiones de los centros sensoriomotores para adaptarse a los movimientos en condiciones de ingravidez. La neuroplasticidad funciona también en el espacio.
    N+1/T21
  • "En el mundo microscópico de los átomos y las moléculas es donde van a salir nuevas tecnologías" 20 febrero, 2022
    MCHB. Usted en la actualidad se encuentra como director de la División Técnica de Óptica Cuántica del Instituto Max Planck en Múnich (Alemania) e imparte numerosos cursos y conferencias alrededor del mundo en torno a una física cuántica de las informaciones, donde nos expone como los físicos cuánticos utilizan leyes muy diferentes a las aplicadas […]
    Marisol Chévez Hidalgo-Bonefil
  • La próxima pandemia mundial podría ser provocada por un virus artificial 20 febrero, 2022
    La próxima pandemia mundial podría ser desencadenada por un virus artificial porque la biología sintética experimenta a sus anchas sin regulación alguna y expone públicamente sus protocolos, abriendo la puerta a una carrera armamentista biológica.
    Redacción T21
  • Las ondas gravitacionales nos descubrirán los últimos secretos del universo 19 febrero, 2022
    Las ondas gravitacionales nos permitirán detectar nuevos campos fundamentales y tal vez anomalías gravitatorias en los agujeros negros, dos procesos que no están contemplados en la Relatividad General ni en el Modelo Estándar de la física de partículas.
    Redacción T21
  • Descubren cómo evolucionaron las plantas para colonizar la Tierra hace más de 500 millones de años 18 febrero, 2022
    Investigadores de dos universidades británicas analizaron una gran cantidad de datos genéticos antiguos y actuales de especies vegetales, para descubrir cómo las primeras plantas en la Tierra desarrollaron los mecanismos utilizados para controlar el agua y “respirar” en el planeta, hace más de 500 millones de años. 
    Pablo Javier Piacente