Tendencias21
Descubren el nacimiento de la visión, desde la retina hasta el cerebro

Descubren el nacimiento de la visión, desde la retina hasta el cerebro

Investigadores suizos han descubierto cómo se construye la visión, desde la retina hasta el cerebro, y decodificado los mecanismos genéticos que controlan las neuronas del sistema visual. Un impulso a la medicina ocular regenerativa.

Descubren el nacimiento de la visión, desde la retina hasta el cerebro

Investigadores suizos han decodificado los mecanismos genéticos que controlan las neuronas del sistema visual y observado los primeros pasos en la construcción de la visión, allanando así el camino para la medicina ocular regenerativa.

Al observar los primeros pasos de este complejo proceso, los investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE), en colaboración con el Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana (EPFL), han identificado los programas genéticos que rigen el nacimiento, por un lado, de los diferentes tipos de células de la retina y, en segundo lugar, su conexión con la ubicación exacta del cerebro donde estas células pueden realizar su tarea.

Además, el descubrimiento de varios genes que regulan la transmisión de señales permite considerar la posibilidad de dar un impulso a la regeneración del nervio óptico en caso de enfermedad neurodegenerativa. Los resultados se publican en la revista Development.

El sistema visual de los mamíferos está formado por diferentes tipos de neuronas, cada una de las cuales tiene que encontrar su lugar para que el cerebro pueda transformar en imágenes los estímulos recibidos por el ojo.

Existen los fotorreceptores, que detectan la luz, las neuronas del nervio óptico, que envían la información al cerebro, las células de las redes cerebrales, responsables de formar imágenes, y las interneuronas, que aseguran las conexiones entre las otras células.

Todas estas neuronas proceden de células progenitoras que, aún no diferenciadas durante las fases iniciales del desarrollo embrionario, son capaces de dar lugar a las diferentes categorías de neuronas especializadas.

Dinámica de expresión génica

Para comprender mejor el desarrollo exacto de este mecanismo e identificar los genes que funcionan durante la construcción de la retina, los investigadores estudiaron la dinámica de la expresión génica en células individuales.

«Para rastrear la actividad de los genes en las células y comprender la especificación temprana de las neuronas de la retina, hemos secuenciado más de 6.000 células durante el desarrollo de la retina para realizar análisis bioinformáticos a gran escala», explica Quentin Lo. Giudice, primer autor de este artículo, en un comunicado.

Los investigadores estudiaron el comportamiento de las células progenitoras durante el ciclo celular, y luego durante su diferenciación gradual. Luego, cartografiaron con mucha precisión los diferentes tipos de células de la retina en desarrollo, así como los cambios genéticos que ocurren durante las primeras etapas de este proceso.

«Más allá de su edad, es decir, del momento de la vida embrionaria en que se generaron, la diversidad de neuronas proviene de su posición en la retina, que las predestina a un objetivo específico en el cerebro», explica Pierre Fabre, director de esta investigación.

Segundo análisis

A continuación, los investigadores realizaron un segundo análisis a partir de lo que ya se sabe sobre los mecanismos de la visión: si el ojo derecho se conecta esencialmente con el hemisferio izquierdo del cerebro, y viceversa, una pequeña fracción de las neuronas en el ojo derecho hace conexiones también con hemisferio derecho del cerebro.

De hecho, todas las especies con dos ojos con un campo visual que se superpone, como los mamíferos, deben poder mezclar información de ambos ojos en la misma parte del cerebro. Esta agrupación posibilita la visión binocular, que permite percibir profundidades o distancias.

«Conociendo este fenómeno, etiquetamos las células individualmente para rastrear cada una de ellas a medida que progresaban hasta su posición final en el sistema visual», dice Quentin Lo Giudice.

Tres descubrimientos

Al comparar la diversidad genética de estas dos poblaciones neuronales, los investigadores descubrieron 24 genes que podrían desempeñar un papel clave en la visión tridimensional. También identificaron las moléculas que guían a las neuronas cuando salen de la retina a través del nervio óptico para que encuentren el camino correcto hacia su especialización.

Asimismo descubrieron que estas mismas moléculas podrían permitir el crecimiento inicial de axones, la parte de las neuronas que transmite señales eléctricas a las sinapsis y, por lo tanto, aseguran el paso de información de una neurona a otra, así como a los veinte genes que controlan este proceso. Este descubrimiento es prometedor para la medicina regenerativa.

«Si el nervio óptico se corta o daña, después del glaucoma, por ejemplo, podríamos imaginar reactivar estos genes que generalmente están activos solo durante la fase de desarrollo embrionario». Al estimular el crecimiento de los axones, podríamos permitir que las neuronas permanezcan conectadas y sobrevivan», explica Pierre Fabre.

Aunque las capacidades de regeneración de las neuronas son muy bajas, existen y se deben encontrar técnicas para fomentar su desarrollo, señalan los investigadores.

La estimulación genética de la médula espinal dañada después de un accidente se basa en la misma idea y está comenzando a mostrar sus primeros éxitos, toda una esperanza adicional para la regeneración de las neuronas ópticas.

Referencia

Single-cell transcriptional logic of cell-fate specification and axon guidance in early-born retinal neurons. Quentin Lo Giudice et al. Development 2019 146: dev178103. DOI:10.1242/dev.178103 Published 9 September 2019
 
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente