Tendencias21
Descubren la zona del cerebro que nos enseña a aprender del dolor

Descubren la zona del cerebro que nos enseña a aprender del dolor

Científicos suizos han descubierto la zona del cerebro que gestiona el dolor y nos induce a aprender de las experiencias adversas de la vida: la corteza insular nos advierte del peligro y nos hace más prudentes.

Descubren la zona del cerebro que nos enseña a aprender del dolor

Neurocientíficos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) han descubierto que una área concreta del cerebro, llamada corteza insular o ínsula, gestiona las experiencias dolorosas y nos permite aprender de las experiencias adversas.

El dolor agudo que percibimos cuando nos golpeamos la pierna contra un objeto afilado es una sensación incómoda. Gracias a esa incomodidad, aprendemos a evitar situaciones que pueden ser dañinas para nosotros.

Esta forma de aprendizaje, llamada aprendizaje del miedo, ayuda a los animales y los humanos a sobrevivir y se gestiona a través de la amígdala cerebral, clave en el procesamiento de las emociones.

El  aprendizaje del miedo se refiere a la respuesta fisiológica que se produce ante un estímulo peligroso o desagradable. En el cerebro, el circuito del aprendizaje del miedo implica a neuronas de la amígdala, el hipocampo y de la corteza prefrontal.

Este circuito tiene una doble función: por un lado, convierte un estímulo neutral (me he golpeado la pierna con un objeto afilado) en un estímulo dañino que genera una reacción de miedo ante cualquier objeto afilado.

Por otro lado, este circuito neuronal crea también una memoria sobre esa experiencia que relativiza su significado: reduce la respuesta de miedo para que podamos vivir tranquilamente en un entorno que tiene objetos afilados. Sólo nos hace más prudentes.

La ínsula cerebral

La nueva investigación ha profundizado en este proceso y descubierto que la zona del cerebro que advierte al organismo del peligro que representa un objeto afilado es la corteza insular, también conocida como ínsula.

Situada en la parte inferior del surco lateral del cerebro, la corteza insular está asociada con la codificación de las sensaciones de nuestro cuerpo, así como con las emociones.

Como la corteza insular de los ratones es similar a la de los humanos, los científicos desarrollaron su investigación en roedores: diseñaron canales iónicos activados por luz en neuronas específicas de ratones.

Esta técnica les permitió detener a voluntad la actividad eléctrica de las neuronas de la corteza insular de los roedores, mediante el envío de pulsos cortos de luz láser, durante una experiencia relacionada con el aprendizaje del miedo.

Los investigadores descubrieron que los ratones casi ya no tenían miedo a una ligera descarga eléctrica en sus patas cuando desactivaban la corteza insular durante una experiencia dolorosa provocada por los científicos.

Además, los investigadores constataron que la capacidad de los ratones para aprender del doloroso evento se redujo considerablemente en esta situación.

Dolor y aprendizaje

El estudio demuestra que, además de informar a nuestro cerebro sobre el dolor físico, la corteza insular envía una señal clara a otras regiones del cerebro involucradas en la formación de la memoria para inducir el aprendizaje relativo a esa experiencia.

«Dado que la desactivación de la corteza insular suprime la sensación desagradable generalmente asociada con el evento de dolor, nuestro estudio sugiere que las neuronas de esta área son las responsables de esta sensación subjetiva, y las que inducen un proceso de aprendizaje en otras áreas del cerebro», explica Ralf Schneggenburger, uno de los investigadores, en un comunicado.

«Como resultado, la actividad de la corteza insular podría influir fuertemente en la formación de la conectividad cerebral en otras áreas del cerebro, lo que sería consistente con los estudios que muestran una actividad anormal de la corteza insular en individuos con ciertos trastornos psiquiátricos. Por lo tanto, nuestro estudio de los mecanismos neuronales que codifican el dolor en nuestro cerebro se podría utilizar, junto con futuros estudios sobre los mecanismos de plasticidad subyacentes, para desarrollar tratamientos para enfermedades psiquiátricas como la ansiedad y los trastornos del estrés postraumático”, añade.

Referencia

Insular cortex processes aversive somatosensory information and is crucial for threat learning. Emmanuelle Berret et al.  Science,  16 May 2019:eaaw0474. DOI: 10.1126/science.aaw0474

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente