Tendencias21
Desplazados en Malí regresan a la nada

Desplazados en Malí regresan a la nada

Con su vestimenta tradicional naranja, Agaichetou Toure está tranquilamente sentada en la sala de espera de un centro para desplazados ubicado en Kalaban-Koura, un popular barrio en las afueras de la capital de Malí.  Toure tardó casi dos años en registrarse como desplazada, porque desconocía que existían este tipo de centros que proveen ayuda. Ella […]

El artículo Desplazados en Malí regresan a la nada fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Agaichetou Toure huyó de Gao en marzo de 2012. Crédito: Marc-André Boisvert/IPS

Agaichetou Toure huyó de Gao en marzo de 2012. Crédito: Marc-André Boisvert/IPS

Por Marc-Andre Boisvert
BAMAKO, Jan 31 2014 (IPS)

Con su vestimenta tradicional naranja, Agaichetou Toure está tranquilamente sentada en la sala de espera de un centro para desplazados ubicado en Kalaban-Koura, un popular barrio en las afueras de la capital de Malí. 

Toure tardó casi dos años en registrarse como desplazada, porque desconocía que existían este tipo de centros que proveen ayuda.

Ella huyó con sus tres hijos de Gao, capital de la sureña región maliense del mismo nombre, el día siguiente de que los islamistas tomaran control de la ciudad en marzo de 2012. Tomó una canoa y cruzó el río Níger cuando aún escuchaba disparos detrás de ella.

Sus dos hijos mayores se refugiaron en Níger con una tía. Toure y su hija de ocho años abordaron un autobús que en cuatro días los llevó a Bamako, unos 1.200 kilómetros al sur de Gao. Una  vez en la capital, Toure se refugió en la casa de su hermano.

Difíciles condiciones de vida

Casi dos años después, sus condiciones de vida siguen siendo difíciles. El hermano tiene dos esposas y ocho hijos en una vivienda con apenas dos dormitorios.

Cada noche, dependiendo de con cuál de sus esposas dormirá su hermano, Toure debe cambiarse de habitación.

“Estoy estancada en Bamako. No me gusta. Pero debo quedarme”, dice esta mujer de 42 años, una de las ocho que aguardan para registrarse en el centro de desplazados.

Su ciudad, Gao, fue escenario de combates la semana pasada.

Ya pasó un año desde que el gobierno de este país de África occidental recuperó el control del norte, y seis meses desde que se celebraron elecciones pacíficamente.

En enero de 2012, una rebelión tuareg desencadenó una serie de acontecimientos que derivaron en la toma de casi dos tercios del territorio de Malí.

Los tuareg fueron rápidamente expulsados por movimientos islamistas, varios vinculados con la red radical Al Qaeda.

Pero las intervenciones militares internacionales, de Francia primero y de la Unión Africana después, liberaron por completo el norte en enero de 2013 y permitieron que se realizaran elecciones en julio de ese año.

Sin embargo, cientos de miles de desplazados y refugiados aún no han regresado a sus hogares.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula en 217.811 los desplazados en Malí hasta este mes, en su mayoría del sur y Bamako. Esto representa una disminución respecto de junio de 2013, cuando eran 353.455.

Además, 167.000 malienses se encuentran refugiados en países vecinos.

En una austera pero nueva oficina en Kalaban-Koura, Mahamane Allassa Assofaré recibe diariamente a unos 20 desplazados, que quieren registrase en ese centro, uno de los cinco administrados por la organización no gubernamental internacional Agencia para la Cooperación Técnica y el Desarrollo (ACTED, por sus siglas en inglés), con sede en París, en colaboración con la OIM.

Assofaré documenta la historia de cada desplazado que cruza la puerta. Es el primer paso para ayudarlos a que reciban ayuda, servicios básicos, capacitación profesional, dinero en efectivo y atención médica.

“Sufren muchos problemas. El costo de vida es mucho mayor en Bamako que en sus lugares de procedencia. Hay problemas de salud, alimentación y vivienda”, explica Assofaré a IPS mientras entrega un cuestionario a un desplazado.

La OIM estima que alrededor de 57 por ciento de los 353.455 desplazados registrados en junio de 2013 regresaron a sus hogares, de los cuales 78 por ciento decidieron hacerlo porque consideraron que mejoró la situación de seguridad.

Niamoye Alidji es una desplazada a la que IPS había ya entrevistado hace dos años. Fue una de las primeras en regresar a su hogar en Timbuktu, ciudad al norte de Malí reconocida como patrimonio universal por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“La gente está regresando lentamente. Los comercios reabren, las escuelas también. En Timbuktu, las cosas están mejor. Estamos seguros, dice a IPS en conversación telefónica.

No hay nada a qué volver

Pero, aunque Timbuktu está en paz, varias regiones están lejos aún de ser seguras. La ciudad de Gao fue atacada  la tercera semana de enero y en la última del mes fue el turno de Kidal, en el norte del país. En algunas áreas, la situación de seguridad sigue siendo frágil.

“Nuestra postura es no estimular regresos masivos”, aclara Olivier Beer, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). “La seguridad no lo es todo”, dice a IPS.

El funcionario explica que las condiciones humanitarias y la ausencia de instalaciones estatales son las razones por las cuales no es conveniente una repatriación masiva.

Con él coincide Almahady Cisse, de Cri de Coeur, colectivo maliense creado para apoyar las víctimas de la crisis en el norte.

“Faltan medidas de acompañamiento. Muchos desplazados tienen miedo a regresar, sobre todo los funcionarios públicos, lo que demora el apoyo del Estado”, asegura a IPS.

“Pocas escuelas han reabierto. Todavía hay pocos centros de salud. La protección para los residentes es mínima. Básicamente, por ahora, las poblaciones están abandonadas a su propia suerte”, añade.

Abdoulaye Haidara, de 50 años, es originario de una aldea cercana a Bourem, localidad en la región de Goa, pero vive en Bamako desde hace casi dos años. Se resiste a volver a su lugar natal.

“Yo hablo con mi familia en Bourem. Parece que la situación está mejor. Me gustaría retornar, pero allí no queda nada. Todo lo que tenía desapareció. No tengo cómo alimentar a mis cuatro hijos. No tiene propósito alguno regresar”, dice a IPS.

Assofaré sostiene que, debido a la falta de servicios e infraestructura en el norte, muchos desplazados que volvieron a sus hogares después de la violencia optaron por trasladarse a Bamako.

“Perdieron todo en el saqueo, y la economía está bastante mal”, explica Assofaré.

Mientras, se mantiene un flujo de nuevos desplazados que se trasladan al sur del país.

Situación frágil

La situación de los desplazados es todavía delicada.

“Hicimos una profunda investigación, y la situación de los desplazados está llevando a una lenta precariedad de las familias que los albergan”, explica a IPS el director de ACTED para Malí, Nicolas Robe.

Muchos desplazados se mudaron a casas de familiares, sobrecargando a esos hogares. La situación se hace insostenible para algunos de ellos, al punto de que han solicitado ayuda.

La OIM estima que muchos desplazados necesitarán asistencia alimentaria al regresar a sus hogares. Unas 800.000 personas requerirán inmediata ayuda, mientras unos tres millones de los 14,8 millones de habitantes del país corren riesgo de pasar hambre en los próximos tres meses.

No sorprende, por tanto, que Cisse, de Cri de Coeur, piense que no se debe estimular el regreso de los desplazados.

“Un retorno no debe ser prematuro. Alguien que lo ha perdido todo necesita apoyo. Necesita tiempo para organizar el mejor regreso posible. Y, hasta ahora, todavía estamos en ese proceso”, insiste.

Artículos relacionados

El artículo Desplazados en Malí regresan a la nada fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/01/desplazados-en-…

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente