Tendencias21
Determinan el área del cerebro que se activa cuando juzgamos a los demás

Determinan el área del cerebro que se activa cuando juzgamos a los demás

Neurocientíficos del MIT han conseguido definir, utilizando la tecnología de captación de imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI), el área del cerebro que se activa cuando emitimos un juicio de valor moral sobre el comportamiento de otras personas. El descubrimiento implicaría que no sólo los procesos cognitivos más sencillos se reflejan en la actividad cerebral, sino que también los procesos cognitivos complejos de mayor nivel están vinculados a áreas concretas de la corteza del cerebro. En este caso, los juicios morales ponen en marcha la unión temporoparietal que es el lugar en el que se encuentran el lóbulo temporal y el lóbulo parietal del cerebro. Se sabe que esta región juega un papel fundamental en los procesos de distinción entre el yo y los demás. Por Yaiza Martínez.

Determinan el área del cerebro que se activa cuando juzgamos a los demás

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, en Estados Unidos, han conseguido definir el área del cerebro que se activa cuando juzgamos si otros se están comportando o no correctamente, desde una perspectiva moral. ¿Qué sucede en el cerebro cuando se emite un juicio de valor de este tipo?

La neurocientífica Rebecca Saxe, del MIT, es una investigadora especializada en el análisis de las bases neuronales y psicológicas de la cognición social (la manera en que la gente interpreta lo que otros piensan), así como en el desarrollo del cerebro social.

Saxe lleva años tratando de entender cómo se producen en el cerebro los juicios morales, cómo se construyen los sistemas de creencias y de qué manera se genera el lenguaje. Es decir, tratando de describir y de dar explicación desde la observación del cerebro a todos aquellos procesos cognitivos que nos hacen específicamente humanos, publica el MIT en un comunicado. Una versión ampliada puede leerse en la revista MIT Tech Talk.

Pero es una ardua tarea, porque estos procesos cognitivos son altamente complejos y, sobre todo, porque los pensamientos y creencias no pueden observarse directamente. Sin embargo, las técnicas para la medición de la actividad cerebral desarrolladas en las últimas décadas abren cada vez más puertas a los neurólogos para el estudio del cerebro.

Área específica

En concreto, la técnica utilizada por Saxe y su equipo de investigadores ha sido la del registro de imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI. Esta técnica permite medir la respuesta hemodinámica -o de los flujos sanguíneos del cerebro-, relacionada con la actividad neuronal, es decir, que hace posible saber qué regiones del cerebro se activan cuando la gente está pensando en ciertas cosas.

Gracias a la fMRI, Saxe identificó que existe un área concreta del cerebro que se enciende cuando tratamos de entender porqué los otros actúan como actúan. Este área sería la denominada unión temporoparietal, que es el lugar en el que se encuentran el lóbulo temporal y el lóbulo parietal del cerebro.

Se sabe que esta región cerebral juega un papel fundamental en los procesos de distinción entre el yo y los demás. Por otro lado, daños en ella se han relacionado con la aparición de episodios de experiencias extracorporales. Estas experiencias también han podido inducirse, de manera artificial, mediante la aplicación de estímulos eléctricos a la unión temporoparietal.

Determinan el área del cerebro que se activa cuando juzgamos a los demás

Otros procesos

Para los científicos, la importancia del descubrimiento radica en que, aunque ya se sabía que algunas partes del cerebro están implicadas en aspectos específicos de la percepción y del control motor del cuerpo, ahora se sabe también que existe una región específica de la corteza cerebral que se encarga de procesos cognitivos abstractos de alto nivel, como el hecho de que comprendamos los pensamientos de otras personas o podamos juzgar sus actos.

Para el estudio, un grupo de voluntarios tuvo que tomar decisiones que implicaban un dilema moral, como darle a un botón que desviaría la ruta de un tren descontrolado ocasionando la muerte de una persona, pero salvando la vida a otras cinco.

Juzgar el comportamiento de otros en estas situaciones requiere de un complejo proceso que depende de más cuestiones, aparte del resultado de dicho comportamiento.

Por ejemplo, nuestros juicios están sometidos a nuestra situación con respecto a la persona que actúa: si un soldado ha puesto una bomba que ha matado a varios civiles, nuestra percepción sobre si el soldado tenía o no la intención de asesinar a civiles dependerá de en qué bando del conflicto nos encontremos.

En futuras investigaciones, Saxe planea estudiar otra cuestión compleja: la manera en que los niños desarrollan creencias relativas a grupos humanos que hayan estado en conflictos de larga duración con su propio grupo social (como musulmanes y serbios en la antigua Yugoslavia), y su efecto en la actividad del cerebro.

Reconocer la intención del otro

El logro de los neurocientíficos del MIT resulta de gran interés, pero no es la primera vez que se identifica actividad cerebral vinculada a procesos de cognición complejos. Hace unos años, neurólogos de la universidad de California consiguieron demostrar que las “neuronas espejo” de nuestro cerebro son capaces no sólo de activarse cuando ven realizar una acción, sino también de reconocer la intención de aquél que la realiza.

Las neuronas espejo son un grupo de neuronas que tienen la facultad de descargar impulsos tanto cuando el sujeto observa a otro realizar un movimiento, como cuando es el mismo sujeto quien lo hace.

Estas neuronas forman parte de un sistema de percepción y de ejecución cerebral que activa las regiones específicas de nuestra corteza motora cuando vemos que se mueve una mano u otra parte del cuerpo de otra persona, como si nosotros mismos también nos moviéramos aunque no lo hagamos.

Pero no sólo sirven para eso, sino que, además, nos ayudan a entender las intenciones de otros, tal y como demostraron entonces los neurocientíficos californianos. Y, aunque estas intenciones se refieren sobre todo a las intenciones motoras, este descubrimiento apunta a que se podría estimular la función de las neuronas espejo para que éstas desarrollem su capacidad y consigan hacer que pacientes con desórdenes como el autismo puedan empatizar con los pensamientos y sentimientos de otros, señalaron los investigadores.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las primeras imágenes del telescopio James Webb cambian nuestra visión del universo 12 julio, 2022
    La NASA ha mostrado al mundo las primeras imágenes captadas por el Telescopio Espacial James Webb: junto a la imagen infrarroja más profunda del Universo hasta la fecha, reveló la atmósfera de un exoplaneta al detalle, el final de una estrella agonizante, los increíbles paisajes de un “vivero estelar” y fusiones e interacciones galácticas. Es […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Tierra se habría formado a través de "semillas" de otros planetas 12 julio, 2022
    Un nuevo estudio sostiene que la Tierra no se formó mediante la acumulación de asteroides, como indican las teorías más aceptadas actualmente, sino mediante el agregado de planetesimales, que son las "semillas" de nuevos planetas que han crecido a un tamaño lo suficientemente grande como para tener un núcleo diferenciado. Esta visión permitiría explicar mejor […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera imagen del James Webb difumina la línea entre ciencia y arte 12 julio, 2022
    La primera imagen del telescopio James Webb difumina la línea entre ciencia y arte, nos lleva a la cuna del universo y nos habla de millones de planetas en miles de galaxias como la Vía Láctea, de millones de posibilidades de mundos habitables. Es lo más parecido a una Navidad en julio, explican los científicos.
    Redacción T21
  • La crisis planetaria es producto de la locura humana 12 julio, 2022
    La atmósfera terrestre está amenazada por 2.000 millones de coches, por los 1.330 millones de cabezas de ganado que desbordan el pasto comunal y por los 700 millones de toneladas de arroz que producimos cada año. Nuestro sistema económico permite, cuando no fomenta, que la codicia de unos pocos ponga en peligro la vida de […]
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Una estrella intrusa puede sembrar el caos en el sistema solar 12 julio, 2022
    Nuestro sistema solar está expuesto al paso de una estrella por sus cercanías y a una desestabilización de las órbitas planetarias durante miles de millones de años. Sería una catástrofe inesperada que solo ocurrirá, seguramente, después de la desaparición de la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los insectos también sentirían dolor 11 julio, 2022
    Los científicos han descubierto que los insectos probablemente tienen un sistema neuronal para amortiguar sus respuestas a estímulos potencialmente dolorosos, con el objetivo de adaptar su comportamiento de manera flexible a diferentes contextos, tal como lo hacen los humanos. Este mecanismo incluiría sensaciones similares al dolor, que han sido verificadas anteriormente en otros animales como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren corteza terrestre de 4.000 millones de años de antigüedad debajo de Australia 11 julio, 2022
    Los científicos han abierto una nueva ventana hacia el pasado más distante de la Tierra: el descubrimiento de un trozo de corteza terrestre por debajo de Australia Occidental indicaría profundos cambios ocurridos en la Tierra a nivel global hace 4.000 millones de años, que habrían influido en la evolución del planeta y en la estabilización […]
    Pablo Javier Piacente
  • La ciencia advierte: la mano invisible del mercado no evitará la catástrofe planetaria 11 julio, 2022
    Estamos viviendo el cambio global más catastrófico desde la extinción de los dinosaurios porque los dirigentes del mundo nos han llevado al borde de la extinción pensando que la mano invisible del mercado impediría lo que ya es inevitable. Como si estuviéramos en el Pérmico, no notamos nada de lo que se avecina.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren en Atapuerca la cara del hombre más antiguo de Europa 11 julio, 2022
    Excavaciones más profundas en el yacimiento burgalés de Atapuerca han dejado al descubierto el fósil de un homínido cuya antigüedad estaría entre los 1,2 y los 1,4 millones de años. Sería la cara parcial del hombre más antiguo de Europa.
    Redacción T21
  • Descubren un vínculo entre las fluctuaciones climáticas y la extinción masiva 10 julio, 2022
    Las fluctuaciones climáticas estarían relacionadas con los procesos de extinciones masivas, sugieren las huellas de la Gran Mortandad en el norte de La India. Variaciones isotópicas de carbonato, carbono y oxígeno delatan cambios ambientales mientras agonizaba la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe