Tendencias21

El agujero de ozono se está cerrando

El agujero de ozono se está cerrando. Así lo atestiguan investigadores de EE.UU. y Reino Unido, que han observado que desde 2000 hasta 2015, el agujero ha perdido un área de 4 millones de metros cuadrados, la mitad de Estados Unidos. La razón es que el ser humano ha reducido enormemente sus emisiones de cloro.

El agujero de ozono se está cerrando

Científicos del MIT (Massachusetts Institute of Technology, Boston, EE.UU.) y de otras partes han identificado las «primeras huellas de la curación» de la capa de ozono en la Antártida, publicadas en la revista Science.

El equipo encontró que el agujero de ozono del mes de septiembre se ha reducido en más de 4 millones de kilómetros cuadrados -alrededor de la mitad del área de Estados Unidos- desde 2000, cuando el agotamiento del ozono estaba en su apogeo.

El equipo también ha demostrado por primera vez que esta recuperación se ha ralentizado un poco, a veces, debido a los efectos de las erupciones volcánicas. En general, sin embargo, el agujero de ozono parece estar en un camino de sanación.

Los autores utilizaron «huellas dactilares» de los cambios en el ozono con la estación del año y la altitud para atribuir la recuperación del ozono a la continua disminución del cloro atmosférico procedente de los clorofluorocarbonos (CFC). Estos compuestos químicos solían ser emitidos por los procesos de limpieza en seco, frigoríficos viejos y aerosoles tales como laca para el cabello. En 1987, prácticamente todos los países del mundo firmaron el Protocolo de Montreal (Canadá) en un esfuerzo concertado para prohibir el uso de los CFC y reparar el agujero de ozono.

«Ahora podemos estar seguros de que las cosas que hemos hecho han puesto al planeta en un camino de sanación», dice la autora principal Susan Solomon, profesora de química atmosférica y ciencia del clima en el MIT, en la información de MIT News.

Han participado también el Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Boulder (Colorado), y la Universidad de Leeds (Reino Unido).

El cloro se come el ozono, pero solo si la luz está presente y si la temperatura es suficientemente fría. Por eso el agujero se forma en primavera: septiembre-octubre en el hemisferio sur. Los investigadores se habían centrado hasta ahora en octubre, cuando el agujero está completo, pero en el nuevo estudio se han fijado más en septiembre, momento en el que el cloro tiene más influencia sobre la formación del agujero.

Una tendencia de curación

Los investigadores hicieron un seguimiento de la apertura anual del agujero de ozono antártico en el mes de septiembre, de 2000 a 2015. Se analizaron mediciones de ozono tomadas por globos sonda y satélites, así como mediciones por satélite del dióxido de azufre emitido por los volcanes, que también puede potenciar el agotamiento de la capa de ozono. E hicieron un seguimiento de los cambios meteorológicos, como la temperatura y el viento, que pueden desplazar el agujero de ozono de un lugar a otro.

Luego compararon sus mediciones anuales de ozono en septiembre con simulaciones de los modelos que predicen los niveles de ozono según la cantidad de cloro que los científicos estiman que está presente en la atmósfera de año en año.

Los investigadores encontraron que el agujero de ozono había disminuido en 2015 en comparación con su tamaño máximo en el año 2000, en más de 4 millones de kilómetros cuadrados. Encontraron, además, que este descenso coincide con las predicciones del modelo, y que más de la mitad de la contracción se debió únicamente a la reducción del cloro atmosférico.

Sin embargo, en 2015, el agujero de ozono alcanzó un nuevo récord, a pesar del hecho de que el cloro atmosférica continuaba cayendo. Ese pico se debió principalmente a la erupción del volcán chileno Calbuco. Los volcanes no inyectan cloro en la estratosfera de forma significativa, pero sí aumentan las partículas pequeñas, que aumentan la cantidad de nubes estratosféricas polares que reaccionan con el cloro hecho por el hombre.

Dado que los niveles de cloro continúan bajando, Salomon no ve ninguna razón por la cual, salvo futuras erupciones volcánicas, el agujero de ozono no deba encogerse y finalmente cerrarse de forma permanente a mediados de siglo.

Referencia bibliográfica:

Solomon et al.: Emergence of Healing in the Antarctic Ozone Layer. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aae0061.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente